Tierra de cementerio: elemento para la magia negra

POR Josep de Santantoni

 Junto a la creencia de que la tierra donde estaban enterradas personas santas tenía virtudes curativas, creció y se desarrolló otra radicalmente distinta, diametralmente opuesta a la anterior: la tierra de cementerio aporta malas energías a las personas

 Panteón_1(en.wikipedia.org)

El cementerio es el lugar donde se depositan los restos mortales de los difuntos. Dependiendo de la cultura del lugar, los cuerpos pueden introducirse en ataúdes, féretros o sarcófagos, o simplemente envolverse en telas, para poder ser enterrados bajo tierra, depositados en nichos, mausoleos u otro tipo de sepulturas. La palabra cementerio viene del término griego koimetérion, que a su vez dio origen a la palabra latina cemeterium. Ambas palabras tienen el mismo significado: dormitorio. De acuerdo con las creencias cristianas, en el cementerio los cuerpos duermen hasta que llegue el Día de la resurrección. A los cementerios cristianos se les llama también camposantos. Asimismo, en la cultura y religión musulmanas, el suelo o tierra del cementerio es la morada natural de los fallecidos. En la tierra se completa el ciclo vital del hombre, al que el Corán cita en el versículo 20/55: “De ella (la tierra) os creamos, a ella os retornaremos y de ella os haremos surgir otra vez”. Esta creencia es muy similar a la expresada por el cristianismo: “Polvo eres y al polvo volverás”.

Usualmente, los cementerios son comunitarios; en cada uno de ellos se encuentran las tumbas de los miembros de la comunidad o lugar donde se hallan ubicados; cada difunto tiene su propio espacio determinado aunque, por decisión familiar y al transcurrir un tiempo determinado, suele ser habitual que se entierre a varios o sucesivos miembros de la familia en el mismo lugar.

 

Tierra curativa… y tierra que enferma

Los cementerios, tumbas, sepulcros, etcétera, a pesar de su imagen y aspecto muchas veces tétricos, en cierta manera han sido asimilados en la cultura popular como signos de buena suerte. Así por ejemplo, una de las creencias que durante largo tiempo estuvo muy extendida fue la de los poderes mágicos y curativos que tenía la tierra de las tumbas de los santos o de aquellos que murieron prematuramente y que eran identificados con los ángeles. En la Edad Media está documentada una cita de Beda el Venerable, en la que se nos dice que “muchas personas cogían tierra de la tumba de San Osvaldo, y, mezclándola con agua, la daban de beber a los enfermos y éstos se curaban”.

Pero, por otro lado, junto a esta creencia de que la tierra donde estaban enterradas personas santas tenía virtudes curativas, creció y se desarrolló otra creencia radicalmente distinta, de corte diametralmente opuesto al anterior: la de que la tierra de cementerio aporta “malas energías” a las personas. Citaremos aquí un ejemplo concreto: en Colombia está muy extendida la creencia de que tras una visita al cementerio, la persona experimenta una gran sensación de cansancio, porque el cementerio roba fuerzas; la tierra del cementerio sala el cuerpo y trae malas energías. Así pues, cuando los familiares  y amistades del difunto llegan “cansados” del cementerio, deben tomar una ducha de agua tibia con alcohol, para limpiar el cuerpo de esas energías negativas. Asimismo, todo quien haya estado en un cementerio hará bien en echarse azúcar en los pies, ya que con ello exorcizará todo atisbo de malos presagios. En otros países sudamericanos, Chile incluido, hay también muchas personas que creen firmemente en que, cuando uno entra a un cementerio y pisa tierra, con esa acción abarca y atrae hacia sí todos los males del lugar. Un respetable caballero nos decía en la puerta del Cementerio General de Santiago: “Puedes entrar toda clase de males en tu casa si llevas tierra de cementerio pegada a tus zapatos y sin darte siquiera cuenta la esparces en tu casa al llegar”. Y otro testimonio recogido en el mismo lugar: “Hay mucha diferencia de cuando entras a cuando sales, uno puede entrar acá feliz y salir deprimido y con desánimo”.

 

Energía de los difuntos y magia negra

Panteón_2(www.hauntforum.com)

Sin embargo, la creencia negativa que con más fuerza ha arraigado en el inconsciente colectivo, y que está plenamente vigente en nuestros días, es la de que la tierra de cementerio es maligna, perjudicial y muy dañina, cuando es utilizada para rituales de magia negra. La base de esta creencia –por otra parte, bien fundamentada— es que la tierra del cementerio está “cargada” con la energía de los muertos que descansan en él, y con todos los dolores, penalidades, sufrimientos, tristezas y enfermedades que los difuntos tuvieron en vida.

Por ello no es en absoluto extraño que, amparados y aprovechándose de este enorme poder energético, dicha tierra sea muy utilizada por brujos, brujas y practicantes de todo tipo de artes oscuras (en definitiva, magia negra en todo el sentido de la palabra), para hacer asimismo toda clase de trabajos negativos; por supuesto, y salvo casos muy especiales, siempre a petición y por encargo de una tercera persona. Entre esos “trabajos” se hallan “salar” a las personas, “enterrarlas” en esa tierra para causarles algún perjuicio, separar parejas, alejar a quienes causan problemas, rituales de “despojo” (sacar a alguien de algún lugar: casa, trabajo…), hacer que las fortunas o bienes sean malgastados… Brujos y brujas utilizan también esa tierra, tras “consagrarla” en unas fechas muy concretas mediante antiguos y oscuros rituales, para provocar todo tipo de dolores, dolencias y enfermedades en las personas, por encargo de rivales en negocios o en asuntos amorosos y también por actos de venganza; y muchos otros rituales y objetivos que sería demasiado largo detallar aquí, pero que siempre tienen el mismo objetivo final y muy concreto: ocasionar daño.

Pero hay quienes van incluso más lejos y hacen de esto un auténtico negocio. En determinados lugares de venta de artículos esotéricos y místicos no es difícil encontrar unas bolsitas conteniendo, según aseguran las etiquetas, “tierra de cementerio”, y llegando incluso a diferenciar si dicha tierra procede de una tumba masculina o de una tumba femenina; es decir, si quien estaba enterrado en ella era un hombre o una mujer, para así realizar el “trabajo” con mayor efectividad, de acuerdo con el sexo de la víctima. Hace sólo un año, vimos –y fotografiamos— este tipo de “producto” en Lisboa (Portugal), en bolsitas de 250 gramos y al precio de 12.95 euros; es decir, más de nueve mil pesos chilenos al cambio actual. Dicha tierra se vendía libremente, y según figuraba en la etiqueta, servía para “potenciar maldiciones y hechizos”.

 

Panteón_3(eltemplodelaluzinterior.com)

En un artículo titulado “Radiestesia: Elegir una vivienda sana”, el radiestesista y terapeuta bioenergético José Dekovic, vicepresidente de la Sociedad de Radiestesia de Chile, escribe: “Otra fuente de problemas que se dan en algunos inmuebles y que, indudablemente, conviene avizorar oportunamente, se debe a la prevalencia de ciertos fenómenos generados por lo que se denomina ‘tierra de cementerio’. Tierra de cementerio es un concepto genérico que puede significar diversas cosas, a saber: i) material que efectivamente procede del suelo de un cementerio moderno o antiguo, ii) material que se origina o pertenece a lugares donde antiguamente se llevaban a cabo ceremonias ritualísticas funerarias con sacrificios de seres humanos o de animales, iii) es tierra o material que se encuentra en lugares donde ocurrieron hechos de violencia y donde hubo mucho sufrimiento, dolor, rabia, agonía, impotencia, muerte, etc., y iv) material que se relaciona con artefactos o cacharros arqueológicos, mismos que han sido extraídos o robados en excavaciones en lugares donde estaban emplazados cementerios, lugares ceremoniales, etc. Su presencia en una vivienda adquiere proporciones desastrosas para la salud y la calidad de vida de sus moradores, puesto que constituye una garantía casi segura de ruina, enfermedad y muerte. Cuando se detecta la prevalencia de tierra de cementerio en un determinado lugar, ella conlleva la desagradable presencia o intrusión de entidades astrales parasitarias –espíritus desencarnados o energías malignas y malévolas—”.

 

Roban la tierra a difuntos

En el periódico Crónica de Concepción, se publicó hace ya algún tiempo la siguiente noticia:

“Inescrupulosos molestan a los difuntos para robarle la tierra que cubre sus tumbas”. ¿El objetivo? Hacerle daño a una persona no deseada. Esto, a través de oscuros procedimientos (en su gran mayoría charlatanerías) que desencadenan grandes calamidades sobre la víctima en la que recae el supuesto “mal”.

De acuerdo con Joel Chávez, gerente de operaciones del Cementerio de Concepción, la presencia de individuos que tratan de abastecerse de materiales para realizar sus maléficas acciones, es un hecho cotidiano. “Se ha detectado a personas que vienen a buscar tierra u otros elementos, pero de inmediato se les expulsa y se denuncian a Carabineros. Son siempre los mismos”.

Ahora bien, con respecto a la gente que realiza estas prácticas, la mentalista Eva Chandía señala que en su mayoría sólo buscan obtener beneficios económicos con la credulidad de las personas.

“Generalmente son individuos que trabajan en estas cosas sin estar autorizados, entonces leen un par de libritos por ahí y ya son capaces de engañar a la gente”, explicó.

Sin embargo, la astróloga reconoce que nada bueno se busca con el uso de la tierra de cementerio. Algunos practicantes de hechicería podrían poner en serios aprietos a sus víctimas, o incluso, provocarles la muerte. “Esa magia es efectiva cuando la bruja es buena, y sabe lo que es la magia negra. Si, por ejemplo, lanza un hechizo sobre una casa, se va a saber al tiro si lo hizo bien o no, porque se va a transformar en un infierno”, señaló la especialista en ciencias ocultas.

 

Denuncias en Chiloé por magia negra y brujería

Panteón_4(stalker.wikia.com)

Y recogemos también, del pasado año 2007, esta otra noticia:

“Fiscalía de Chiloé ha recibido 15 denuncias por magia negra y brujería”. Paños de colores malignos y tierra de cementerio arrojada en los frontis de las casas han motivado los chilotes a presentar acciones legales en el Ministerio Público.

El Ministerio Público ha recibido 15 denuncias de magia negra y brujería desde la instalación de la Reforma Procesal Penal en Chiloé, sin embargo, casi la mayoría de éstas no han sido investigadas.

El fiscal jefe de la comuna, Daniel Alvarado, explicó que las denuncias tienen que ver con tradiciones de la zona como considerar magia negra la utilización de la tierra de cementerio para arrojarla en la casa de un enemigo. “Denuncian que les arrojaron un paño de cierto color con tierra que se presume de cementerio, cosas de ese tipo, que estiman que son actos destinados a provocar algún perjuicio”, expresó el fiscal.

Daniel Alvarado agregó que “ninguna de esas denuncias por presuntas amenazas y brujería fue tramitada como delito, sino que se aplicó la facultad de no iniciar investigación porque los hechos no son constitutivos de delitos”.

Uno de los últimos casos fue protagonizado por el trabajador Manuel Cárdenas, quien llegó hasta la fiscalía de Chiloé denunciando que un machi le dijo que su padre había sido objeto de magia. “No puede trabajar, se siente como cansado. Lo llevamos a un machi y él le dio un medicamento, y botó tierra. El machi dijo que era tierra de cementerio”, comentó Cárdenas.”

Pero no sólo se utiliza la tierra de cementerio para dañar física o psíquicamente a las personas. En regiones del Sur de Chile está también muy extendida la creencia de que dicho elemento puede arruinar cosechas enteras. Así, cuando un vecino quiere hacer un mal a otro vecino, trae tierra del cementerio y la esparce en la noche por las cuatro esquinas del sembrado; de este modo la siembra queda maleada y da muy poca producción. También se asegura que tirando huevos güeros a un papal, se logra que las papas de esa siembra salgan ciegas y den muy poca producción.

 

Tomado de: El Templo de la Luz Interior. Octubre 13, 2008.