POR Herza Du Valca

 Nada muere/ nada pesa en lo sublime/ sólo cambiamos de lugar/ como en la mesa del desayuno/ cantando lo que decimos

Gratuita

Me regalo

en un intento

por dejar de tenerte

ir más allá de lo posible

de lo que han dicho

que conocemos

queriendo abundar

en el hecho de que todo

es nuestro

de que nada hace falta

en el acto repetitivo

de que desaparece

lo visible

nada muere

nada pesa en lo sublime

sólo cambiamos de lugar

como en la mesa del desayuno

cantando lo que decimos

instruyendo a quien desee

oírnos.

 

Hoy nos tenemos

nada necesito.