Intensidad y dolor de una vida: Marguerite Duras

Se trata de una novela más cercana a la biografía de una autora que sólo de El amante (sin llegar a ser lo mejor de su producción novelística) llegó a vender más de tres millones de ejemplares y fue traducida a más de 40 idiomas

POR Óscar Garduño Nájera

 Se trata de una novela más cercana a la biografía de una autora que sólo de El amante (sin llegar a ser lo mejor de su producción novelística) llegó a vender más de tres millones de ejemplares y fue traducida a más de 40 idiomas

 Marguerite_1Sitios en el corazón: Marguerite Duras: Escribir (sitiosenelcorazon.blogspot.com)

No se puede escribir una novela con tan sólo un verbo: fumar. Pero si le agregas dos litros de alcohol, salsa de intensidad y unos cuantos cominos de una de las mejores escritoras francesas, tal vez consigas algo. Marguerite. Intensidad y dolor de una vida. Se trata de una novela más cercana a la biografía de una autora que sólo de El amante (sin llegar a ser lo mejor de su producción novelística) llegó a vender más de tres millones de ejemplares y fue traducida a más de 40 idiomas. La autora es Sofía G. Buzali, quien al parecer ya tiene experiencia en novelas de este tipo, pues la anterior es acerca de la vida de Leonora Carrington, Leonora antes de Leonora, Fondo Editorial del Estado de México, con la que obtuvo el Premio al Certamen Internacional de Literatura Sor Juana Inés de la Cruz 2012.

Por momentos, la novela avanza en su brevedad. Luego se detiene y se vuelve repetitiva. Digamos que bien podría prescindir de ciertos pasajes. Rescatas las citas entrecomilladas que la autora rescata de los textos de Marguerite. La verosimilitud en los recuerdos de la voz narrativa que nos presenta a Marguerite Duras no se sostiene. Menos si se toma en cuenta que está en medio de un proceso de rehabilitación debido al exceso de alcohol. Pero no es tan fácil ponerse en los zapatos de la escritora que se admira. Y menos si ésta se dio a conocer también por su carácter parco. En Opera Mundi nos dimos a la tarea de entrevistar a Sofía G. Buzali. He aquí el resultado. Tras leerla, de la novela cada quien obtendrá su juicio.

 

Sofía, cuéntame un poco cómo fue el proceso de Marguerite. Intensidad y dolor de una vida.

Pues surgió al acabar mi segunda novela, que es la de Leonora antes de Leonora; al terminar comencé a escribir la de Marguerite Duras.

Al parecer llevaste a cabo un exhausto proceso de investigación literaria y fílmica.

Uno de mis objetivos es la investigación, pero, independientemente de eso, una de mis escritoras preferidas es Marguerite Duras; y cuando estaba yo pensando, recapacitando, cuál sería la siguiente novela que quería escribir, voltee, vi todos sus libros y me pregunté ‘¿por qué no?’, y fue como surgió todo acerca de ella.

Entretejes una primera voz narrativa con otra como recurso estilístico, y las dos manejan distintas perspectivas en la novela. A mí me llama la atención la primera porque está escrita en primera persona, de tal forma que la que nos habla a través de la novela es Marguerite. ¿Cómo fue ponerte en los zapatos de ella, y en algún momento imaginar lo que tú creías que ella estaba imaginando, más allá de la información de sus diarios, correspondencias, novelas, películas…?

Mira, hice varios intentos, y cuando empiezas una novela, ésta por sí sola te, sobre todo en mi caso. Hice un intento, hice otro. Y para el principio de la novela partí un poco del libreto de la película Hiroshima mon amour”.

Marguerite_2

Porque además hablamos de una de las mejores escritoras francesas que tuvo una personalidad muy compleja, con un carácter muy difícil…

Y eso es lo que me apasiona de ella: su vida, con quién se relacionó, sus dolores, su adicción al alcohol, ese sufrimiento que siempre tuvo para dejar de beber, el cigarro, son muchas situaciones, independientemente del mundo donde ella se desarrolla.

Parece que lo que consigues con esta novela es presentarnos por un lado a la Marguerite Duras autora, ganadora del Premio Goncourt en 1984, reconocida, la que también hizo más de diez películas;  y por otro lado a la Marguerite Duras humana, demasiado humana.

“En un principio leí todas sus novelas, luego me adentré en las películas, me adentré en sus diarios, me adentré en la biografía de Laura Adler, que es una gran biografía, y ya al tener la voz de Marguerite, adentrarme en crear al personaje, que sí me llevó tiempo llegar a crearlo e imaginar lo que ella piensa, siente, qué le duele, que no, fue un largo proceso”.

Hay una entrevista que le hacen a Marguerite Duras en la televisión francesa, la cual se puede ver en YouTube y dura más de una hora. En una parte ella dice, respecto a los libros, que “siempre se viven con cierta culpabilidad”, ¿tú, Sofía, vives con cierta culpabilidad este libro de Intensidad y dolor de una vida?

En esta ocasión, no. Lo viví en el de Leonora, porque ella era una mujer que aún vivía. Y yo de alguna manera sentía una culpa espantosa por tener que escribir sobre ella. Sentía que estaba involucrándome en sus espacios, en su intimidad; pero con Marguerite no me sucedió, porque ella tiene todos estos diarios donde casi se confiesa: sus libros, sus novelas, finalmente parten de su propia vida.

Parece que fue una novela que terminaste muy pronto, ¿cuánto tiempo te llevó escribirla?

Alrededor de año y medio. Mira, la tenía ya terminada, la trabajé en un taller literario, y yo pensaba que iba a seguir e iba a seguir, no había dicho aquí va a terminar, pero cuando llegué a la última parte, en el taller me dijeron: ‘este es el final’, y yo les dije: ‘pero cómo, si falta todavía’, y fue: ‘no, este es el final, un final abierto, que te deja con la duda si ella recae o no en el alcohol; no pensé que iba acabar ahí, y después, ya recibida en la editorial quise equilibrarla con unos capítulos extra, porque era todavía más chica de lo que es ahora.