De la A la Z con el Cronopio mayor

Un libro que puedes abrir en cualquier página y no hacer preguntas sobre la trama o los personajes; de hecho, aparece más de uno. Por ejemplo: García Márquez en una vieja fotografía. Por ejemplo: las primeras ediciones de Julio Cortázar o bien ediciones en otros idiomas. Una que otra carta a máquina

POR Óscar Garduño Nájera

 Un libro que puedes abrir en cualquier página y no hacer preguntas sobre la trama o los personajes; de hecho, aparece más de uno. Por ejemplo: García Márquez en una vieja fotografía. Por ejemplo: las  primeras ediciones de Julio Cortázar o bien ediciones en otros idiomas. Una que otra carta a máquina

Cronopio_1Julio Cortázar (lomioesviajar.wordpress.com)

A Cortázar sí que le habría gustado esta edición de su biografía visual y documentada que Alfagura pone en nuestras manos para festejar el centenario del natalicio del autor. No sé si a él le habría gustado que se metieran con sus papeles personales, sus fotografías, sus borradores, parte de su privacidad, pero él ya no está entre nosotros, así que si alguien quiere ya puede ir a preguntarle por la ruta que mejor le acomode, nada más no nos deje tan embarrado de sangre el monitor de la computadora donde ahora leen.

Julio Cortázar de la A a la Z es de esos libros que puedes abrir en cualquier página y no hacer preguntas sobre la trama o los personajes; de hecho, aparece más de uno. Por ejemplo: García Márquez en una vieja fotografía. Por ejemplo: las  primeras ediciones de Julio Cortázar o bien ediciones en otros idiomas. Una que otra carta a máquina. Julio Cortázar ofrece disculpas por mandarla de esa manera. Se justifica: las únicas dos plumas con las que cuenta ya tienen la punta chata. Nos enteramos de algunas noticias importantes. Lo mejor: algunos de los apuntes para su gran obra maestra, Rayuela, así como las distintas ediciones de la misma. Primeros borradores. Sus primeras lecturas. Opinión acerca de cualquier tema y con el humor que tanto le caracterizó. La clásica fotografía donde aparece un joven Julio Cortázar tocando (suponemos que lo hace porque no hay fotografías con sonido) una trompeta, cabeza recargada en la pared. Papelitos donde alcanza a tomar notas que luego serán párrafos que luego serán libros que luego serán parte de la obra de uno de los mejores autores en lengua hispana. Sus gustos musicales. Sus cronopios pendientes. Sus primeros textos publicados en revistas. Fotografías y muchas. Recordemos lo aficionado que era él a tomarlas (incluso aparecen en muchos de sus cuentos). La clásica con su gato frente a la ventana.

 

Cronopio_2Julio Cortázar (www.elortiba.org)

A mí lo primero que me llamó la atención fue el diseño del libro. Un merecido aplauso para Sergio Kern. Tal vez el único “pero” que le pongo (y lo comenté con Mariana, de Alfaguara) es que la pasta no es dura, por lo tanto hay que tratar el libro con mucho cuidado, pues en una de esas se dobla, y son de esos dobleces frente a los cuales casi lloras frente a un también compugido Cortázar. Sin embargo, creo que eso habría aumentado los costos. Como sea, lo que tenemos es una miscelánea de sorpresas en torno a Julio Cortázar, todo un recorrido por la vida de nuestro Cronopio mayor.

Hay que agradecer el trabajo a los editores Aurora Bernárdez y Carles Álvarez Garriga, pues sopongo que no fue empresa fácil a la que se enfrentaron. Tampoco se trataba de aventar todo el material sobre un escritorio y de ahí escoger con una venda sobre los ojos hasta darle forma al libro. Es aquí que llega el título. Julio Cortázar de la A a la Z es un extraño, metafísico y humorístico diccionario de una de las mayores bestias latinoamericanas en la literatura universal. Saquen ustedes conclusiones. A ver: diccionario de la A la Z, y entonces en lugar de preguntarse cuál podría ser su contenido vayan a su librería de confianza y pídanlo.