Juana in a million

La historia de una mujer sencilla es una de las mejores historias que se puede contar. Juana in a million lo demuestra. Recrea la experiencia de Vicky Araico, la potencializa llevándola al extremo y lo que vemos en escena son fantasmas que rondan entre la miseria de estar en un país que no es el suyo

POR Óscar Garduño Nájera

 La historia de una mujer sencilla es una de las mejores historias que se puede contar. Juana in a million lo demuestra. Recrea la experiencia de Vicky Araico, la potencializa llevándola al extremo y lo que vemos en escena son fantasmas que rondan entre la miseria de estar en un país que no es el suyo

Juana_1Vicky Araicao Casas’ Juana in a Million at the Southwark Playhouse (onestoparts.com)

Shakespeare sabía bien que con los monólogos no es cosa sencilla. Aun así recurre a ellos en varias ocasiones. Si tienes personajes complejos, la introspección forma parte de ellos, y no hay mejor manera de exponerla al público que haciendo uso del monólogo. Ésa bien puede ser una receta del vate de Avon.

No tienes otras herramientas que los tonos de tu voz y los movimientos de tu cuerpo. De entrada, a mí eso me parece hermoso. Porque si a lo anterior le sumas la palabra viva dentro de una historia que el personaje cuenta acerca de sí mismo nos da la posibilidad de calificar de malos o buenos a los monólogos. Seguro la actriz Vicky Araico lo sabe mejor que nosotros. Por eso nos presenta Juana in a million, puesta teatral unipersonal que nos cuenta una historia que parte de otra historia, porque en ocasiones es así cómo se estructuran las buenas historias. Matrioska de dos muñecas. Testimonial. Vicky Araico lo señala: “La obra nació en Toronto, Canadá, cuando trabajé como ilegal y escuché muchas historias que me sacudieron. Ahí comenzó a gestarse Juana in a million. Luego viajé a Londres a estudiar, me encontré un sistema muy parecido, el de una población invisible que trabaja todas las noches”.

Sobre migración. De eso va la propuesta de Vicky Araico y Nir Paldi. Uno cree en ocasiones que lo ha visto todo acerca de tal o cual tema y repentinamente nos damos contra la pared. El trabajo que realiza Vicky Araico es impresionante en todas sus dimensiones. Controla de tal manera su cuerpo, su voz, el escenario, que uno parpadea en muy pocas ocasiones. Ella por sí sola representa a más de tres personajes, los crea, les da aspecto físico, voz, sin cambios de vestuario, sin nada, su cuerpo, un vestido blanco y un excelente trabajo actoral.

La trama va de una mujer que emigra a Londres con la finalidad de encontrar un mejor futuro y al llegar se encuentra a los seres invisibles que lo mismo se dispersan por América que por Europa cual amorfa masa, hombres y mujeres a los que las condiciones de su país los ha obligado a emigrar en busca de algo mejor, aunque en ocasiones eso que parece “mejor” no sea más que cerrar una puerta y abrir otra para entrar al mismo infierno. “De pronto olvidamos que los emigrantes son seres humanos que están buscando mejores posibilidades de vida. Gente trabajadora que manda dinero a sus países, que piensa o creyó que yéndose a otros países era la mejor forma de salir adelante”, nos dice Vicky Araico, nominada este año al premio Off West End en Londres por Mejor Actriz. Respecto a Juana in a million ganó el Premio Fringe First en el Festival Fringe de Edimburgo en 2012 y fue beneficiaria del programa Rutas Escénicas del FONCA en el 2013.

 

Juana_2

La historia de una mujer sencilla es una de las mejores historias que se puede contar. Los que se complican las cosas dirán que no es cierto. Juana in a million lo demuestra. Recrea la experiencia de Vicky Araico, la potencializa llevándola al extremo y lo que vemos en escena son fantasmas que rondan entre la miseria de estar en un país que no es el suyo, bajo condiciones precarias de vida, dependiendo siempre de las decisiones que tome tu jefe en turno… ¿Quién es Juana? Los tantos y tantos que se ven lejos de su país, los tantos y tantos que huyen atemorizados por el narcotráfico, los tantos y tantos que huyen antes que morir atravesados por balas de sanguinarias guerras, los tantos y tantos que mientras usted lee esto buscan un pedazo de pan, un trabajo digno en calles de las cuales incluso desconocen el significado del nombre, porque de entrada ni siquiera entienden la lengua. Juana in a million es de esas obras que valen la pena. Por muchos factores. Algunos ya los dije. Otros ustedes los descubrirán.