Olor a sobaco para encontrar pareja

Un bar en el este de Londres congrega hombres y mujeres en torno a una mesa cargada de bolsas rellenas de camisetas. Cada participante toma las camisetas, las lleva hasta las narices y comienza a olfatear. El uso de las feromonas anima al público a olfatear el camino hacia el amor verdadero

POR Nastaran Tavakoli-Far

 Un bar en el este de Londres congrega hombres y mujeres en torno a una mesa cargada de bolsas rellenas de camisetas. Cada participante toma las camisetas, las lleva hasta las narices y comienza a olfatear. El uso de las feromonas anima al público a olfatear el camino hacia el amor verdadero

Aroma_1Los participantes huelen las camisetas de los otros y, si les atrae el olor, se buscan entre ellos (www.ecuavisa.com)

Una noche, en un bar en el este de Londres, hombres y mujeres se congregan en torno a una mesa redonda cargada de bolsas plásticas rellenas de camisetas. Cada quien toma las camisetas, las llevan hasta las narices y comienzan a olfatear.

Bienvenidos a un evento organizado por Pheromone Parties, una agencia especializada en conectar parejas.

Dentro de un mercado de “buscacorazones” valorado en más de 3 mil 200 millones de dólares al año, esta es una de las empresas que utilizan la química para encontrar la pareja ideal.

Usan feromonas –sustancias que todos secretamos y que algunos piensan que juegan un papel muy importante en la atracción— y animan a los participantes a olfatear el camino hacia el amor verdadero.

El sistema funciona pidiendo a las potenciales citas que duerman con la misma camiseta puesta durante tres días y, cuando lleguen a la reunión, las coloquen dentro de bolsas plásticas numeradas. Si a alguien le gusta el olor de una camiseta, se les puede tomar una foto sosteniendo la bolsa numerada.

Las imágenes se proyectan contra una pared y el dueño de la camiseta, si gusta, puede buscar a la persona que sostiene su número.

 

Rompiendo el hielo

Una de las que participa es Claire Selby, quien afirma que, para ella el olfato es una parte importante del atractivo. “Una vez que uno empieza a salir con alguien o tener una relación seria ese aspecto tiene que estar entre los tres principales”, señala. “No se puede sostener una relación con alguien que huele mal, ¡no se puede!”

Otro participante, Bruno Mayor, dice que la velada es una buena manera de romper el hielo ya que todos están involucrados en lo que denomina una “extraña” actividad.

Él cree que para que la búsqueda de una pareja funcione, uno tiene que verse en persona y ahí es donde los sistemas convencionales en Internet se quedan cortos. “Lo peor de todo es cuando uno ve gente como si se tratara de un catálogo y uno empieza ‘sí, sí, no, no’”, abunda.

“Si uno los conociera en persona sería diferente porque habría conversación y de pronto uno dice ‘¡Ah!, me gusta este otro detalle de esta persona’”.

 

Todo está en la química

Aroma_2(redlatinastl.com)

Una de las desventajas de buscar pareja online son las altas expectativas que se crean, explica la experta en relaciones Christie Hartman. “Por lo general se necesita conocer a una persona un poco más para crear ese vínculo químico”, añade la especialista.

La realidad de las relaciones por Internet es que las personas sólo se conocen físicamente por primera vez el día de la cita, y en ese encuentro puede no haber esa chispa vital, indica la experta. “Uno está sentado al lado de una persona de la que no sabe nada y tratar de generar un vínculo químico con alguien así de rápido no es muy realista”.

Esa falta de química es un asunto que el estudiante de genética de Oxford, Laurynas Pliuskys, intenta abordar en el laboratorio. Él es el fundador de un sitio de citas online llamado LoveGene y utiliza sus conocimientos para incorporar información biológica en el proceso de establecer relaciones.

Pliuskys considera que los factores biológicos juegan un papel importante en atracción, compatibilidad y las relaciones. “Pienso que cuando hablamos de química nos referimos a varias cosas. Es la conversación que se tiene, los tipos de personalidad que coinciden y también es biología”, indica.

“.

 

Índice de compatibilidad

LoveGene utiliza pruebas genéticas para determinar indirectamente las feromonas de un individuo. Como resultado, las personas tratan de coordinar citas con alguien con quien probablemente tendrían buena química.

Cuando los usuarios se afilian, envían una muestra de su saliva que la compañía analiza, examinando los genes relacionados a las feromonas. Esta información se usa para determinar la compatibilidad de las personas, cuando seleccionan los perfiles en el sitio, y reciben un índice de compatibilidad.

“Con el auge de apps como Tinder y Grindr existe toda una cultura de gente saliendo en una cita apresurada sin descubrir quién es esa persona”, expresa Pliuskys. “Pronto se dan cuenta de que, aun en los primeros segundos del encuentro, no es la persona que buscaban porque la química simplemente no existía. Con este servicio tratamos de devolver la química al proceso de buscar pareja”.

 

“No todo es color de rosa”

Aroma_3(vidayestilo.terra.com.pe)

Sin embargo, a pesar de qué tan fiables sean las feromonas para determinar la atracción y la compatibilidad, algunos expertos en relaciones advierten de los peligros de usar la química en el juego del amor.

La terapeuta Sara Nasserzadeh cree que depender de factores biológicos en el proceso de encontrar pareja altera el cortejo significativamente.

Estos rituales son importantes para demostrar a la potencial pareja nuestras habilidades y para abrir el camino a que nos conozcan y confíen en nosotros, indica la especialista.

“Pero si se reúnen y dicen, ‘bueno nuestra química es compatible’, se saltan esa primera etapa”, añade Nasserzadeh.

Es más, ella se preocupa por que depender demasiado de la ciencia haga que las personas evadan la responsabilidad de sus decisiones, incluyendo quién escogen para tener una relación. “La realidad de la vida no es que alguien te encuentra una pareja y que todo va a salir color de rosa”.

 

Tomado de: BBC Mundo. Marzo 31, 2014.