¿Mickey Mouse controla el mundo?

Partiendo de la teoría MK-Ultra y del ideario de los Illuminati, la CIA en los años 50 se habría servido de la ayuda de Walt Disney para elaborar un programa de control mental con el fin de dominar el mundo a través de las celebrities

POR Elena Meléndez Elena Meléndez

Partiendo de la teoría MK-Ultra y del ideario de los Illuminati, la CIA en los años 50 se habría servido de la ayuda de Walt Disney para elaborar un programa de control mental con el fin de dominar el mundo a través de las celebrities

Mouse_1Algunas conspiraciones sitúan a Mickey Mouse como símbolo de programas para el control mental (Flickr/ CarbonNYC)

En un primer momento se planteó como un programa para mejorar las técnicas a utilizar en interrogatorios. Al comprobar su efectividad (con ensayos probados en humanos) quisieron ir más allá y desarrollar todo un programa de control mental para dominar el mundo. ¿De qué va todo esto?, te preguntarás.

En 1953, el director de la CIA, Allen Dulles, inició un programa de investigación secreto sustentado en diferentes métodos para controlar la mente a través de la aplicación de sustancias psicotrópicas o del uso de descargas eléctricas.

El objetivo principal era dar con lo que sería un “suero de la verdad” que les ayudase en los interrogatorios. Algunas fuentes afirman la existencia de documentos que prueban los miles de experimentos que realizaron en humanos llegando a precisar que Sirhan Sirhan, condenado por el asesinato de Robert Kennedy, pudo haber disparado bajo los efectos de la hipnosis tras ser “entrenado” para obedecer.

 

Proyecto Monarca y las divas del pop

El Proyecto Monarca es un método de control mental considerado una continuación del proyecto MK-Ultra. Todo el programa se basa en al fidelización de “esclavos” formados a través de métodos sádicos como la tortura, el dolor, la humillación, la privación de libertad y una serie de protocolos extremos que crearían traumas y anularían la voluntad del sujeto para controlar su voluntad “activándola” o “desactivándola” mediante estímulos o señales sólo perceptibles por aquellos “entrenados”.

Se supone que ese tipo de “esclavos” serían utilizados por importantes organizaciones relacionadas con la elite mundial en campos tales como el militar y la industria del entretenimiento. Sería en este punto donde entrarían en juego las grandes divas del pop del momento que, a través de una serie de símbolos o gestos, se comunicarían con el subconsciente de este colectivo de elegidos.

Así celebrities como Madonna, Rihanna, Beyoncé, Katy Perry o Lady Gaga serían, en realidad, instrumentos de propaganda utilizados por este gran sistema de control con el fin de dominar el mundo a su antojo.

Esta sugestión, para los creyentes de la conspiración, tiene nombre y apellido: Walt Disney, al que consideran el principal precursor de proyecto y creador de toda la simbología arquetípica que ha nutrido a varias generaciones de niños, llegando a formar parte del ideario cotidiano y sellándose en la parte inconsciente de sus mentes.

Mickey Mouse sería entonces el símbolo máximo que “marcaría” a las estrellas “formadas” para un fin superior y con el que comunicarían toda una serie de creencias relacionadas con la brujería, el satanismo y otros oscuros rituales.

 

La gran pareja Illuminati

Mouse_2Madonna. B&W (www.pinterest.com)

Otro sector de los conspiracionistas vería en la pareja formada por Jay Z y Beyoncé la principal fuerza de los IIluminati para restablecer un nuevo orden mundial y ejercer su influencia frente al poder establecido.

Es frecuente que ambos miembros de la pareja se dejen fotografiar haciendo el símbolo de la pirámide, presente en la mayoría de símbolos ocultistas. Los defensores de esta teoría señalan como prueba definitiva el nombre que los artistas escogieron para su hija afirmando que Blue es realmente el acrónimo de “Born Living Under Evil” (nacida bajo el mal) y que Ivy significa “Illuminati’s Very Youngest” (la más joven de los Illuminati).

Además, la diva ha vestido indumentaria basada en el satanismo en más de una ocasión y durante su aclamada actuación en la final de la Super Bowl del pasado año, exhibió ante los millones de espectadores la pirámide Illuminati. También son muchos los que afirman que la cantante se muestra “poseída” cuando se sube al escenario.

Toda una teoría, difícil de demostrar, cuyos seguidores se encargan de alimentar día tras día en la red hasta el punto de que cada vez son más los medios rigurosos los que recogen el tema, a veces como extravagancia y otras veces como mera anécdota, pero fomentando pese a todo sus percepciones sobre el orden mundial.

 

Tomado de: Gonzoo. Julio 19, 2014.