Mes: agosto 2014

La carrera literaria de Jules Verne, ¿un viaje fantástico

La carrera literaria de Jules Verne, ¿un viaje fantástico

El escritor francés sigue siendo lo contrario de un clásico: un nombre muy conocido desde Taipo a Tucson, pero ausente en los planes de estudio y las historias de la literatura. Para Kingsley Amis, “El aspecto literario de su obra es, por supuesto, de mala calidad, una característica sin duda reproducida con gran fidelidad por parte de sus sucesores”

Las sobrevivientes

Las sobrevivientes

Algunos homicidas seriales, como el australiano Christopher Wilder, en ocasiones perdonan la vida a sus víctimas. Otros, como Ted Bundy, conviven con alguna mujer por años sin atacarla, y unos más olvidan sacrificar a alguna de ellas

Exponen en Chicago grabados antifascistas mexicanos

Exponen en Chicago grabados antifascistas mexicanos

El antimilarismo, la unión obrera y el antifascimo dominaban el temario de los pósters, carteles, banderolas y panfletos que produjo el colectivo. Entre los 40 artistas predominaban los estalinistas y varios participaron como voluntarios en un atentado para asesinar al refugiado ruso León Trotski

Y entonces llegó el glamour…

Y entonces llegó el glamour…

Si los años 20 fueron los años de Chanel, los años 30 dieron el protagonismo a Elsa Schiaparelli. Pero Europa, cada vez más gris, cede todo el protagonismo a Hollywood y los estudios de cine contratan, por primera vez a diseñadores, para vestir a sus divas, dentro y fuera de la pantalla

Seis cartas de amor de escritores famosos

Seis cartas de amor de escritores famosos

Balzac confesó a la condesa Eveline Hanska “no puedo unir dos ideas sin que tú te interpongas entre ellas”. Jean Paul Sartre escribió a Simone de Beauvoir: “Esta noche te quiero en una tarde de primavera”. Gustave Flaubert fue enfático con Louise Colet: “Quiero morderte con todas las alegrías de la carne, hasta que desfallezcas y mueras”

Cónclave demoniaco

Cónclave demoniaco

Cuando la religión y el mito, la excepcionalidad de raza, se imponen en el discurso y la negociación de ciegos y sordos iracundos, lo único que pervive son el dogma y la intolerancia. El acuerdo es imposible en un entramado de creencias lanzadas desde un bombardero o una resortera