Retratos y detalles del éxtasis sexual

La fotógrafa Linda Troeller y la etnógrafa Marion Schneider se alían para fotografiar a mujeres de ocho nacionalidades para que recreen y narren sus primeros orgasmos. El libro Orgasmo recopila 25 experiencias contadas en primera persona

POR Ánxel Grove

La fotógrafa Linda Troeller y la etnógrafa Marion Schneider se alían para fotografiar a mujeres de ocho nacionalidades para que recreen y narren sus primeros orgasmos. El libro Orgasmo recopila 25 experiencias contadas en primera persona

Orgasmo_1Orgasm (www.flickr.com)

Veinticinco mujeres de siete países, diferentes edades y distintos perfiles socioeconómicos y culturales se han animado a hablar en primera persona de sus orgasmos y trasladarlos a fotografías. La idea es desmontar los “modelos prefabricados” de lo que es o debiera ser el éxtasis sexual femenino, señalan las autoras del experimento publicado ahora en libro –Orgasm: Photographs and Interviews—, la fotógrafa Linda Troeller y la escritora y etnógrafa Marion Schenieder.

Las autoras de la monografía, que también habían firmado el libro The Erotic Lives of Women, se propusieron indagar en la idea y las sensaciones del orgasmo –“un mundo físico, pero también fantástico, cultural, histórico y, sobre todo, del alma”, añaden— mediante los testimonios en primera persona y los retratos de nueve mujeres alemanas, seis estadounidenses, tres holandesas, otras tantas de Israel, dos colombianas, una francesa y una de Portugal. El resultado lo publica la editorial sin ánimo de lucro Daylight Books.

 

“Volver a lo salvaje”

“Necesitamos más orgasmos en el mundo. Necesitamos que todas las personas lo alcancen sin que importe la vida que lleven”, señala una de las participantes, la portuguesa Sofia, una mujer joven –el libro sólo revela los nombres de pila, aunque las fotos son reveladoras de la edad de las participantes—, para quien el orgasmo significa “volver a lo salvaje, estar cerca del mundo, ser más grande que yo misma, perder los límites, entre ellos los de mi piel, convertirme en ilimitada y expandirme”.

Todas las mujeres fueron consultadas con las mismas cinco preguntas y grabaron sus respuestas para componer un relato oral que se reproduce en primera persona en el libro. Las cuestiones fueron: “¿Qué significa el orgasmo para ti?” “¿Puedes recordar tu primer orgasmo y mostrar las sensaciones a la cámara?” “¿Puedes recordar tu orgasmo más intenso y mostrar lo que sentiste a la cámara?” “¿Tienes fantasías cuando te provocas o tienes un orgasmo?” “¿Cuál es el futuro del orgasmo en la sociedad y el mundo?”

Responsabilidad sin culpa

Los relatos de las mujeres que voluntariamente participaron en el proyecto y se dejaron retratar experimentando un orgasmo o intentando emular lo que sienten son pruebas, dicen los editores, de “los beneficios para la salud física y mental” de alcanzar el clímax sexual, la “necesidad de una comunicación honesta con los compañeros sexuales”, la “importancia de la autoestima”, el papel que juega la fantasía, la “naturaleza espiritual” de los orgasmos y la importancia decisiva de que las mujeres “se responsabilicen de su sexualidad sin vergüenza ni culpa”.

Catherine, una mujer madura de Francia, dice: “Llegas al orgasmo con un sentimiento de absoluta iluminación, con todas tus expectativas confluyendo. Cuando alcanzas ese momento estás dispuesta a amar a los demás, al mundo en general y a la vida y olvidar durante un momento todo lo malo que sucede”. Marcela, de Colombia, añade: “Cuando te revelas a la otra persona durante un orgasmo, te comprometes, te expresas, te amas… En ese momento aparece la creación”.

 

¿Es como dicen los medios?

Orgasmo_2Sat morning orgasm (www.pinterest.com)

Troeller y Schenieder dicen en el prólogo de la obra que deseaban indagar en las variadas formas de alcanzar el orgasmo y experimentarlo porque no tienen claro que la realidad del momento esté bien documentada. “¿Es como lo vemos y escuchamos en los medios? ¿Representa la forma de sentir de las mujeres?”, se preguntan.

Durante el desarrollo del trabajo encontraron a mujeres “ávidas por expresarse” porque habían sufrido “estrictos tabúes u otras formas de represión de sus sentimientos”, mientras que otras “simplemente deseaban compartir su alegría” en el ambiente de intimidad creado al exponerse a una fotógrafa y una escritora.

 

Vivir sus propias vidas

En el ensayo “Rompiendo tabúes” incluido en el libro, el profesor de Filosofía y Cultura de la Universidad de París VIII Unesco Jacques Poulain concede a las mujeres participantes en el proyecto la capacidad de “romper barreras”, porque “no hablan para criticar modelos culturales o experimentar con una nueva forma de exhibicionismo” sino que lo hacen para “vivir sus propias vidas con la misma honestidad que sienten cuando experimentan un orgasmo”.

“La energía es tan grande que en determinado momento necesitas descargarla en el universo. Después te sientes libre”, explica la alemana Marion en el libro. Otra de las participantes, la israelí Keren, añade: “Mi orgasmo más intenso lo provoqué yo misma. Fue un momento de libertad absoluta en el que me sentí conectada con la naturaleza y el silencio”.

 

Tomado de: 20minutos.es. Septiembre 20, 2014.