La gran atracción que Churchill sentía por el Islam

El estadista británico, recordado por su liderazgo militar durante la Segunda Guerra Mundial, tenía tal fascinación por la cultura islámica que un familiar le rogó no convertirse al Islam, reportó el diario The Independent

POR Notimex

El estadista británico, recordado por su liderazgo militar durante la Segunda Guerra Mundial, tenía tal fascinación por la cultura islámica que un familiar le rogó no convertirse al Islam, reportó el diario The Independent

WinstonWinston Churchill (www.ibtimes.com)

El interés del ex primer ministro británico en el Islam fue revelado por una carta escrita por lady Gwendoline Bertie, cuñada de Churchill, en agosto de 1907, la cual fue recientemente descubierta por el investigador Warren Dockter, de la Universidad de Cambridge.

En la misiva, cuyo contenido fue dado a conocer el domingo por The Independent, Bertie escribió al líder: “He notado en su disposición una tendencia a orientalizarse, una tendencia como pasha” (título honorífico en algunos países musulmanes).

“Por favor, no se convierta al Islam”, instó Bertie, quien estaba casada con Jack Churchill, hermano del reconocido estadista. Añadió que “si usted entra en contacto con el Islam, su conversión podría llevarse a cabo con mayor facilidad de lo que ha supuesto, llamada de la sangre, usted sabe lo que pienso, luche contra ello”.

De acuerdo con Dockter, fue la cultura islámica, más que la teología, lo que despertó en Churchill el interés por el Islam, aunque el ex primer ministro pudo nunca haber considerado seriamente la conversión, ya que en ese tiempo “era más o menos ateo”.

Churchill tenía una fascinación por la cultura islámica como era común entre los habitantes de Victoria, señaló.

En una carta que el estadista escribió en 1907 a Lady Constance Georgina Bulwer-Lytton, promotora del derecho al voto, afirmó que “deseaba ser” un pasha, título de mayor distinción en el Imperio otomano otorgado a hombres con mando superior en el ejército.

Churchill, quien antes de asumir el gobierno se desempeñó como oficial del ejército británico en Sudán, vestía en ocasiones prendas tradicionales árabes en privado, lo que evidenciaba su gusto por la cultura musulmana.

Una prueba más fue una misiva que escribió en 1899 en Sudán, en la cual afirma que “los musulmanes individuales pueden mostrar cualidades espléndidas, pero la influencia de la religión paraliza el desarrollo social de aquellos que la siguen”.

Dockter estima que la familia de Churchill no debió preocuparse tanto por su interés en el Islam y explica que seguramente Lady Bertie estaba inquieta porque el líder británico tenía como amigo a Wilfrid S. Blunt, un reconocido arabista, anti imperialista y poeta.

 

Diciembre 28, 2014.