La imaginación gótica, en la Biblioteca Británica

Terror and Wonder: The Gothic Imagination exhibe manuscritos de libros como Frankenstein, Drácula y Jane Eyre, y una carta escrita por Jack el Destripador. También primeras ediciones de obras de William Blake, Ann Radcliffe, Mary Shelley, Charles Dickens, Edgar Allan Poe, Bram Stoker y Neil Gaiman

POR José Ángel González

Terror and Wonder: The Gothic Imagination exhibe manuscritos de libros como Frankenstein, Drácula y Jane Eyre, y una carta escrita por Jack el Destripador. También primeras ediciones de obras de William Blake, Ann Radcliffe, Mary Shelley, Charles Dickens, Edgar Allan Poe, Bram Stoker y Neil Gaiman

Gótico_1Tales of Terror, por Matthew Lewis published 1808 (British Library Board)

La primera novela gótica, dicen los estudiosos del subgénero, fue El castillo de Otranto (Horace Walpole, 1765). La última, Melmoth el errabundo (Charles Maturin, 1815). Ambos autores, inglés el primero e irlandés el segundo, son indiscutibles representantes del mundo anglosajón en el que la sombría amenaza de demonios, peligros sobrenaturales y lugares tenebrosos fue elegida como escenario, desde finales del siglo XVIII hasta principios del XIX, para una literatura que contrarrestara la sobriedad racionalista que imperaba en otras zonas europeas.

Lo gótico renació en los años 80 del siglo XX como una subcultura urbana multiforme, también afincada en Gran Bretaña y muy marcada por lo comercial en música, moda, cine y series de televisión. Ser gótico tiene hoy poco que ver con las ansias románticas de los literatos ingleses: basta pintarse las uñas y los labios de negro y empalidecerse la piel para pertenecer a la tribu de los crepusculares.

 

150 millones de publicaciones

Sea como sea y aunque lo literario se haya reducido a estético, la persistencia de esta opción está viva y goza de buena salud 250 años después de la publicación del libro de Walpole citado como piedra fundacional del género. Para conmemorar el aniversario, la British Library –una de las mayores del mundo, con 150 millones de publicaciones que aumentan a un ritmo de 3 millones más cada año— ha decidido entregarse a la “sombra oscura” de lo gótico.

La muestra Terror and Wonder: The Gothic Imagination explora las raíces de la cultura gótica en la literatura británica y reúne dos centenares de objetos que quieren convertir las salas de exposiciones de la biblioteca en lugares “perversamente iluminados” por la muerte, lo macabro, la decadencia, la espiritualidad no canónica y otros valores del duradero estilo.

 

Diseños de moda

La British Library, que mantiene abierta la exhibición hasta el 20 de enero, no se ha quedado en los libros, sino que añade objetos contemporáneos que van de los diseños de moda a las obras de arte y las películas de zombies.

Junto a los manuscritos de novelas clásicas como Frankenstein, Drácula y Jane Eyre, que van más allá del terror gótico pero están fermentadas en su poso, la exposición presenta curiosos artefactos tanto antiguos como nuevos, entre ellos un “kit para matar vampiros” de la era victoriana, una carta de Jack el Destripador y vestuario del diseñador Alexander McQueen de inspiración macabra.

Se exponen también primeras ediciones o tiradas con ilustraciones de especial mérito artístico de obras de, entre otros, William Blake, Ann Radcliffe, Mary Shelley, Charles Dickens, las hermanas Brontë, Edgar Allan Poe, Bram Stoker y Neil Gaiman.

 

Bocetos de Hellraiser

Gótico_2Vampire Hunting Kit Victorian on display in Terror and Wonder (Royal Armouries)

Desde Nosferatu a las más recientes películas de zombies, la exposición utiliza clips de largometrajes, carteles de cine, diseño de vestuario y utilería para mostrar cómo los temas de la literatura gótica han sido adaptados al teatro y el cine, lanzando a la cultura popular a personajes como Drácula, Jekyll y Hyde y el monstruo de Frankenstein. También se exhibe el guión original y bocetos de Clive Baker para Hellraiser, así como notas de Stanley Kubrick sobre El resplandor.

“La exposición presenta una gama de materiales increíblemente rica, desde la deslumbrante belleza de los artefactos medievales a los discos de vinilo de los comienzos de la música gótica. Hay algo para todos”, explica el coordinador de la muestra Tim Pye. La biblioteca ha añadido a su web Discovering Literature ensayos, artículos y audiovisuales sobre autores góticos.

 

Tomado de: 20minutos.es. Diciembre 31, 2014.