Mes: febrero 2015

¿Por qué los hombres están perdiendo el deseo sexual?

¿Por qué los hombres están perdiendo el deseo sexual?

Las expectativas sexuales femeninas han cambiado demasiado, demasiado rápido y la mayoría no está dispuesta a ser como sus madres y vivir vidas asexuadas. Muchos hombres tienen problemas lidiando con esas expectativas porque lo que aprendieron en casa es distinto y por tanto este nuevo rol femenino les resulta poco familiar

Araki, ¿arte erótico?

Araki, ¿arte erótico?

Nobuyoshi Araki es consciente de su obscenidad, de mirada sucia y mercantilista que tanto irrita al feminismo, a los movimientos conservadores de medio mundo, que no pocas veces se han tomado la venganza por la mano con su obra, con huelgas de las empleadas de seguridad de los museos, o a pedradas contra los carteles donde se anunciaba

De lengua los tacos

De lengua los tacos

Cuando llegó al palacio vio que la fiesta en realidad era un engaño. Alguien la había estafado al venderle un boleto, así que cuando la orquesta de tu monte de Venus comenzó a tocar una cumbia, la lengua se dedicó a bailar en medio de la pista

Un museo para confrontar el estigma de la locura

Un museo para confrontar el estigma de la locura

El Bethlem Royal Hospital exhibe su colección de obras de artistas, con el nexo común de que todos fueron sus pacientes. Un vasto material se despliega como forma de expresión de los recodos de la mente y para confrontar el estigma social de las enfermedades mentales

El verdadero erotismo pertenece a Bataille

El verdadero erotismo pertenece a Bataille

Errata Naturae traduce por primera al castellano Historia del erotismo, un libro que compila las obsesiones de Georges Bataille, un pensador para quien toda creación es un proceso mediante el cual el hombre se supera transgrediendo todos los tabúes, en particular los relacionados con el erotismo y la muerte

1905: el año milagroso de Albert Einstein

1905: el año milagroso de Albert Einstein

ras ser rechazado para un puesto de asistente de laboratorio, tuvo que conformarse con trabajar como empleado de la oficina de patentes de Berna. Pero el joven no era el empleado modélico de la oficina de patentes concentrado en el examen minucioso de las solicitudes, inmune a la distracción