De lengua los tacos

Cuando llegó al palacio vio que la fiesta en realidad era un engaño. Alguien la había estafado al venderle un boleto, así que cuando la orquesta de tu monte de Venus comenzó a tocar una cumbia, la lengua se dedicó a bailar en medio de la pista

POR Óscar Garduño Nájera

Cuando llegó al palacio vio que la fiesta en realidad era un engaño. Alguien la había estafado al venderle un boleto, así que cuando la orquesta de tu monte de Venus comenzó a tocar una cumbia, la lengua se dedicó a bailar en medio de la pista

Lips_1Lips in Noir (www.flickr.com)

Primera parte, donde el autor de este texto se declara abiertamente heterosexual, por lo que confiesa que en algún momento escucho a alguien (también heterosexual) decir que sólo se puede escribir de lo que se conoce bien.

  1. Antes que el mundo fuese la porquería que es hoy en día. Incluso antes de las estrellas y los planetas. Antes del verbo y del fracaso rotundo de los dioses. En ese momento, justo cuando el reloj marcó las diez y media de la noche o de la mañana, ya estaban tus piernas abiertas, ya hablabas de placer con mi lengua, vestida con frac y bombín.
  2. En algún momento de una historia que nadie ha escrito se encontró mi lengua con los pliegues lluviosos de tu vagina, entonces nuestro narrador alargó los puntos y seguidos… luego de algunos minutos escribió la palabra FIN, y como episodio bíblico la lluvia cesó.
  3. ¿Lo has notado?, le pregunté. Eso de “a labios cerrados mejor conservado el secreto” nos insultó tanto la noche de hoy que incluso se atrevió a escupir en mi rostro.
  4. Ocurre un sismo a altas horas de la noche. A la altura de tus rodillas, prefiero gozar de los escombros, de este constante movimiento que en ocasiones nos permite el placer.
  5. Nuestro 68, ya lo sabemos, fue de tragedias y muertos, fue cuando el anhelo de una revolución se vino abajo; aún nos queda una oportunidad, no para ganar una guerra ya de hecho perdida, el año que le sigue impondrá nuestro mandato… dictadores seremos.
  6. Nuestro vinculo es tal que yo respiro a través de ti cuando tú abres las piernas, cuando me proporcionas el líquido-oxígeno que asesina cualquier esperanza.
  7. Cuando llegó al palacio vio que la fiesta en realidad era un engaño. Alguien la había estafado al venderle un boleto, así que cuando la orquesta de tu monte de Venus comenzó a tocar una cumbia, la lengua se dedicó a bailar en medio de la pista.
  8. Te lo repetí: vas a extrañar mi lengua. Tú te pusiste a hablar. Cerraste las piernas, desapareciste para no volver jamás.
  9. Se entiende que muchos hombres caigan en la desesperación, acostumbrados como están a hablar demasiado, mover la lengua alocadamente en lugar de conservar la paciencia de quien se deja sorprender por la belleza de una zona que lo mismo proporciona vida que muerte.

10. Los tacos de lengua son un insulto a las buenas costumbres. Lo único que los pone a salvo es que al menos arden en aceite.