Diez motivos contra la inteligencia

La inteligencia lo dejará a usted en la más completa de las soledades. No sea tan ingrato. No se conforme con ser un ratón de biblioteca y, sobre todo, no se convierta en una máquina de esas que acumulan conocimiento tan sólo para embolsarlo

POR Óscar Garduño Nájera

La inteligencia lo dejará a usted en la más completa de las soledades. No sea tan ingrato. No se conforme con ser un ratón de biblioteca y, sobre todo, no se convierta en una máquina de esas que acumulan conocimiento tan sólo para embolsarlo

IntelligenceAndré Kertészs: Carnival. Pictures of people and their books (condalmo.wordpress.com)

  1. Otros piensan por usted. Lo han hecho desde hace muchos años. No se mueva, no intente cambiar las cosas, no se esfuerce. Ni un paso adelante. Si de decisiones inteligentes se trata, otros también ya se encargaron de tomarlas por usted. Véalo de esta manera: en realidad le hicieron un favor, la inteligencia, ellos lo saben, puede ser tan nociva como el tabaquismo, sólo que aquí la taquicardia no se nota, porque tampoco usted notará que las decisiones ya están tomadas.
  2. La inteligencia lo dejará a usted en la más completa de las soledades. No sea tan ingrato. No se conforme con ser un ratón de biblioteca y, sobre todo, no se convierta en una máquina de esas que acumulan conocimiento tan sólo para embolsarlo y golpear con las bolsas a los que se dejen. Salga, viva la vida, sacúdase el polvo de los libros, baile un cha-cha-chá.
  3. Déjese de cifras y datos históricos, ¡ya existe Wikipedia y Google! Lo que usted con tanto esfuerzo ha venido almacenando en su gastada memoria, ya lo encuentra en cualquier computadora con un click de distancia, por lo que la idiota no es la computadora, el idiota es usted que aún no aprende a usarla.
  4. Observe su entorno. ¿En algo le ha ayudado su inteligencia? Sí, vamos, tiene un buen trabajo, un buen ingreso, bebe whisky de las mejores marcas, pero más allá de este trágico hedonismo, ¿qué le ha dejado su inteligencia? ¿Fotografías en Facebook donde presume que acudió a tal conferencia o presentación de libro? ¿Postear artículos eruditos que ni siquiera usted es capaz de entender?
  5. No se lacere más: la inteligencia que usted tiene no le ha servido para asimilar una realidad que conforme pasan los días se pone peor. Así que amárrela, no la deje suelta, el mundo seguirá su curso con o sin su inteligencia, sólo que sin ella al menos usted ya no se atormentará tanto.
  6. De sobra lo sabemos, usted iba para otra cosa: vestir capa de héroe y salvar al mundo con su inteligencia, por lo que desde niño no hizo otra cosa que acumularla a lo imbécil; pero luego las cosas cambian, otros son los que se le adelantan, y ahora mira volar a los superhéroes sentado en una banca de Reforma mientras come papas fritas con salsa Valentina.
  7. Recuerde esto: no hay peor halago que alguien le puede hacer que decirle que es muy inteligente. ¿Eso qué demonios significa? La persona que le dice tal halago compró la fracesita en algún libro de superación personal, y el juicio que hace de su inteligencia no es real, tiene que ver con su autoestima y su gran victoria al deshacerse a tiempo de su propia inteligencia.
  8. ¿En cuántas ocasiones ha despreciado a los demás porque su supuesta inteligencia lo hace sentirse superior a ellos? La inteligencia puede ser más nociva de lo que parece, y cuando viene de un Estado como el nuestro, las balas, los miles de desaparecidos, la ignominia, la corrupción, la policía y los toletes nos demuestran que si de inteligencia se trata, el Estado nos lleva la misma ventaja que un Fórmula Uno lleva a un vochito con la banda del motor descompuesta; por eso nuestros hombres del poder permanecen tan cómodos: usted no cuenta para ellos y, a la manera de Steve Jobs, lo que usted piensa, ellos ya lo pensaron con años de anticipación.
  9. Los hombres inteligentes de hoy están relacionados con el poder, y eso, el poder, corrompe, destruye, aniquila… tome usted un respiro, vea que no pertenece a la misma jaula y escape de ese zoológico de una buena vez por todas.

10. La inteligencia ha muerto. Decrete esto, a manera de mantra, cien veces al día. Verá cómo se sentirá mejor y agradecerá haber leído este texto a tiempo.