El amor es lo sagrado: Tzvetan Tódorov

“Pocas personas se sacrificarían hoy por Dios, por la nación o por la clase obrera, es decir, por abstracciones, pero muchos padres están dispuestos a sacrificarse si la vida de sus hijos peligra; lo mismo se puede decir de otras formas de amor”, explica el pensador

POR EFE

“Pocas personas se sacrificarían hoy por Dios, por la nación o por la clase obrera, es decir, por abstracciones, pero muchos padres están dispuestos a sacrificarse si la vida de sus hijos peligra; lo mismo se puede decir de otras formas de amor”, explica el pensador

TodorovTodorov alerta contra la codicia liberticida (www.elconfidencial.com)

Bilbao, España. Tzvetan Tódorov, uno de los intelectuales más reconocidos del mundo, explica que, a diferencia de otras épocas, “el amor es lo sagrado” para el hombre moderno occidental, porque ahora pocos se sacrificarían por Dios o la nación, pero muchos lo harían por sus hijos o por otra persona amada.

Filósofo, lingüista, sociólogo, historiador, crítico y teórico literario, Tódorov (Sofía, 1939) participó en Bilbao en el festival Gutun Zuria, dedicado al erotismo en la literatura.

El intelectual búlgaro nacionalizado francés señaló que pidió a los organizadores del festival hablar del amor más que del erotismo, que sólo es “una variante” del amor.

Tras considerar que “ha cambiado mucho el rol social del amor” y que en la modernidad “ese sentimiento es lo que puede dar sentido a una vida”, Tódorov dijo que, debido a una “alquimia única”, el amor es “lo sagrado” que tiene el hombre moderno.

“Pocas personas se sacrificarían hoy día por Dios, por la nación o por la clase obrera, es decir, por abstracciones, pero muchos padres están dispuestos a sacrificarse si la vida de sus hijos está en peligro y lo mismo se pouede decir de otras formas de amor”, señala.

El Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales en 2008 opina que el amor produce una “transformación alquímica de los sentimientos” que incluso puede iniciarse con un “encuentro por azar” con alguien en la calle.

“Una persona sonríe a otra por la calle, y si los dioses están con nosotros, si se han echado los dados de una cierta manera, estos encuentros fortuitos se pueden transformar en la base, el fundamento de toda una vida”, indica.

El autor de El jardín imperfecto: luces y sombras del pensamiento humanista sostiene que el amor ocupa “el primer lugar, pero muy frágil” en el “jardín” del hombre, que “siempre será imperfecto” debido precisamente al amor.

“Sabemos que podemos vivir sin amor, hay vidas humanas sin amor, pero lamentamos a quienes viven así”.

Sobre este asunto, a Tódorov se le quedó marcada en la memoria una frase del escritor francés del siglo XIX Benjamin Constant: “Daría todos los tronos de la tierra por un apretón de manos, por una mirada”.

Para él, el amor es un “sentimiento frágil que puede romperse tan fácilmente como ha llegado” y añadió que cuando alguien dice “te amaré siempre” eso demuestra “la fuerza del sentimiento”, pero “no es una predicción sobre lo que va a ocurrir 10 o 20 años después”.

La clausura de la octava edición del festival Gutun Zuria fue protagoniza por Tódorov. El filósofo explicó que sigue trabajando en su principal interés, que es el de “entender mejor la condición humana”.

Tras publicar a finales del pasado año La pintura de la Ilustración. De Watteau a Goya, el prolífico y polifacético autor adelantó que ahora está centrado en una obra distinta que dedicará a los “insumisos” de la historia.

Se refiere con el término a personas de distintas épocas y países que “se niegan a obedecer las órdenes que reciben de un orden represivo o dictatorial y que eligen la vía de la resistencia, pero no armada, sino moral”.

“Existen, pero son poco habituales”, por lo que Tódorov quiere dedicar su libro a hacerles “un elogio”, cree que los políticos actuales “carecen de esa motivación moral, no sólo utilitaria o pragmática”.

El festival contó este año con otros autores como James Ellroy, Javier Marías, Fernando Arrabal y Álvaro Pombo.

 

Abril 26, 2015.