Eliades Ochoa presenta en Salón Los Angeles material inédito de Buena Vista Social Club

POR José Luis Durán King

Desde 1989 quedó de manifiesto el feliz maridaje entre Eliades Ochoa y el público mexicano. La gente mostró su asombro ante un músico que no sólo hacía lo que quería con su guitarra, sino que tejía de forma fina, con ayuda de la concurrencia, un repertorio que antes de la presentación aún no estaba conformado

 Eliades_1

Eliades Ochoa es un portento musical, que carga en sus alforjas la tradición armónica de la guitarra cubana, y más específicamente, del son de oriente, el de Santiago de Cuba, ciudad cercana a Loma de la Avispa, provincia donde él nació.

Ochoa, como muchos soneros de la Isla, es dueño de una improvisación que no se aprende en el pupitre. Colocarle una partitura en su atril no tiene sentido, lo más seguro es que Eliades terminará por dar vuelta a la hoja y utilizar el espacio en blanco para anotar sus pendientes del día.

Esa conversación musical libre de directrices, Eliades la comenzó a construir desde los 11 años, cuando tocaba sones, y sobre todo guarachas, en el exterior húmedo y nocturno de los bares y burdeles de Santiago, donde, aguijoneado por la necesidad, rasgaba las cuerdas de su guitarra –casi de su tamaño— para recibir algunas monedas que contribuyeran al gasto familiar.

Como el mismo músico señala en el documental Buena Vista Social Club (1999) de Wim Wenders, hace mucho tiempo que dejó de pasar el sombrero entre la gente para colectar dinero. El triunfo de la Revolución significó para Eliades alejarse de la vida azarosa a las afueras de los bares.

Cuando Eduardo Llerenas –director general de Discos Corasón— conoció a Eliades Ochoa en 1985, el guitarrista, al frente del Cuarteto Patria, era la estrella indiscutible de la Casa de la Trova, un inmueble modesto pero ya legendario cuyo escenario ha visto desfilar a artistas cubanos de enorme talento y trayectoria.

Cuatro años después de ese encuentro (1989) Eliades se presentó en México, donde sus interpretaciones de la música tradicional cubana sorprendieron a propios y extraños, convocados en una breve gira que incluyó el Salón Los Angeles, el Bar León, la Prepa 7 y un concierto afuera de Santa Prisca en Taxco.

Desde esa primera vez quedó de manifiesto el feliz maridaje entre Eliades Ochoa y el público mexicano. La gente mostró su asombro ante un músico que no sólo hacía lo que quería con su guitarra, sino que tejía de forma fina, con ayuda de la concurrencia, un repertorio que antes de la presentación aún no estaba conformado.

No sólo eso, mientras el músico conversaba con el respetable, aflojaba y apretaba las cuerdas de su instrumento, según la pieza que a continuación interpretaría. Esa “técnica” muy pocos guitarristas la dominan. Eliades es uno de esos artistas.

Con una trayectoria forjada en gran parte en México, Eliades fue invitado por Nick Gold de World Circuit a integrar la galaxia de Buena Vista Social Club, que ha ganado fama mundial por la calidad de sus músicos e interpretaciones de la música emanada de los cuatro puntos cardinales de Cuba.

Y si con el triunfo de la Revolución el sombrero de paja de Eliades fue desechado, con la grabación de Buena Vista Social Club en 1996 y la película de Wim Wenders dos años después, el destino profesional de Eliades Ochoa tomó derroteros más risueños: grabó discos para el sello EMI-Virgin, realizó giras internacionales constantes y ganó una fama mundial que lo coloca entre figuras señeras del son cubano como Pepe Sánchez, Manuel Corona, Ñico Saquito, Rosendo Ruiz, Miguel Matamoros, Ibrahim Ferrer y Compay Segundo, entre otros.

 

Eliades_2

El próximo 13 de junio, Eliades Ochoa regresa a México con el Grupo Patria –que ahora añade trompetas y piano a las cuerdas y percusiones del Cuarteto original—para presentar en el emblemático Salón Los Angeles el nuevo CD de Buena Vista Social Club: Joyas encontradas (Lost and Found, en su versión en inglés).

Joyas encontradas es una colección de temas inéditos, algunos de ellos registrados durante las legendarias sesiones con el productor Ry Cooder en 1996 y otros durante los años siguientes, cuando las flamantes estrellas internacionales grabaron sus primeros discos como solistas, a pesar de la avanzada edad de la mayoría de ellos.

A través de Discos Corasón, Joyas encontradas se lanza en México con un concierto en el Salón Los Angeles del embajador plenipotenciario del son Eliades Ochoa, quien además es el más joven de las estrellas originales.

El material que el público disfrutará en Joyas encontradas es un cofre de gemas preciosas que acrisola la calidad y el espíritu cautivantes del elenco original de Buena Vista Social Club. Es, oficialmente, el tercer disco del conjunto de los artistas que conquistaron, merced a sus interpretaciones magistrales y don de gentes, hasta las audiencias más exigentes del planeta.

Nuevamente el público tiene la oportunidad de escuchar a Compay Segundo, Omara Portuondo, Ibrahim Ferrer, Rubén González, Carlos Calunga (quien asumió el papel de vocalista de Orquesta Buena Vista Social Club al fallecer el señor Ferrer), además de dos de los dos músicos más innovadores de Buena Vista Social Club: Cachaíto López y Miguel Angá Díaz.

Y aquí el tracklisting, para que lo vayan degustando acompañado de un habano y un buen palo de ron:

  1. Bruca Manigua
  2. Macusa
  3. Tiene sabor
  4. Bodas de oro
  5. Black Chicken 37
  6. Habanera
  7. Cómo fue
  8. Guajira en F
  9. Quiéreme mucho
  10. Pedacito de papel
  11. Mami me gustó
  12. Lágrimas negras
  13. Como siento yo
  14. ¡Canta Rubén!

 

Concierto-Baile

Discos Corasón presenta el CD

Joyas encontradas de Buena Vista Social Club

Con: Eliades Ochoa

Salón Los Angeles

Calle de Lerdo No. 206

Col. Guerrero

Del. Cuauhtémoc, D.F.

Tels. (55) 55 97 51 81 y 55 97 88 47

Sábado 13 de junio de 2015

19:30 hrs. acceso al público

$500.00 entrada general