La historia oscura que el éxito de los Beach Boys ocultó

Love & Mercy llega a la pantalla para contar un drama escondido tras el éxito de la banda californiana. El propio líder de la agrupación, Brian Wilson, que hoy tiene 73 años, cuando vio la película por primera vez tuvo que tomarse su tiempo para digerir las escenas en las que aparecía

POR EFE

Love & Mercy llega a la pantalla para contar un drama escondido tras el éxito de la banda californiana. El propio líder de la agrupación, Brian Wilson, que hoy tiene 73 años, cuando vio la película por primera vez tuvo que tomarse su tiempo para digerir las escenas en las que aparecía

BeachImagen de la película Love & Mercy

Playas doradas, verano, surf. Los Beach Boys coronaron las listas de éxitos en los 60 con su luminosa visión del sueño americano, pero la banda californiana, y en particular su líder, Brian Wilson, arrastraron una historia oscura que ahora llega a las pantallas de cine en la película Love & Mercy.

Un padre manipulador (músico frustrado), una madre ausente y el éxito repentino de la banda de sus tres hijos (Brian, Dennis y Carl) por un lado. Por otro, la inquietud creativa de Brian, no siempre comprendida por sus compañeros de grupo, y menos por su progenitor, que sólo pensaba en dinero rápido.

Pero sobre todo, la tenebrosidad extrema la pone el doctor Eugene Landy, terapeuta que apartó al creador del Pet Sounds de su familia y amigos, y destruyó su carrera a base de sobremedicación y abusos psicológicos, hasta que apareció en su vida Melinda Ledbetter, una dulce y tenaz vendedora de coches que se convertiría en su esposa.

Bill Pohlad (productor de títulos como 12 años de esclavo o El árbol de la vida) se pone detrás de la cámara en este inusual biopic que ha contado con la colaboración del matrimonio Wilson & Ledbetter y que ofrece una historia muy poco conocida, incluso por los amantes de la banda.

 

Narración con saltos temporales

La narración corre en paralelo, con saltos temporales, en dos ejes: los años 60, con Paul Dano en la piel del joven y prometedor Wilson, y la década de los 80, con John Cusack en su rostro más castigado.

La actriz, productora y directora Elizabeth Banks asume el rol de Ledbetter y Paul Giamatti aterroriza como el perverso Landy, hasta el punto, cuentan, de que el propio Wilson, que hoy tiene 73 años, cuando vio la película por primera vez tuvo que tomarse su tiempo para digerir las escenas en las que aparecía.

Love & Mercy no decepciona a los amantes de la música de los Beach Boys, al retratar la evolución que vivió el grupo cuando Wilson, en plena cresta de la ola del estrellato, en 1966, decidió abandonar la gira para encerrarse en el estudio a experimentar con nuevos sonidos.

El resultado fue Pet Sounds, un trabajo mucho más reflexivo y complejo, por las armonías rebuscadas y el uso de instrumentos no convencionales, que las canciones de rock surfero que les hicieron famosos.

Hoy se considera uno de los álbumes más influyentes de la música pop, con himnos como “God only knows” o “Wouldn’t it be nice”, pero en su momento tuvo que vencer muchas reticencias internas, intensificadas por la fría recepción comercial que tuvo.

El otro nudo narrativo del filme es el encuentro con Melinda de un Brian ya maduro y derrotado, su historia de amor, y cómo ella va descubriendo las maniobras de Landy.

Tanto Wilson como Ledbetter han participado activamente en la producción de la película, desde la cesión de derechos, a la consulta directa con los actores y la supervisión del resultado. “Mis escenas favoritas son las rodadas en el estudio de grabación. Me trajeron maravillosos recuerdos de aquel trabajo con grandes músicos como Hal Blaine y la Wrecking Crew”, ha dicho el músico, según reflejan las notas de producción del filme.

Para Paul Dano, a quien le ha tocado interpretar los años más brillantes del músico, la mejor manera de investigar en él fue a través de su trabajo. “Me enamoré de él por completo, es una persona maravillosa”, ha dicho. “Es increíble cómo alguien puede tener tantos problemas y al mismo tiempo ser tan abierto al mundo a través de la música, sentir tanta belleza y tanto dolor a la vez, ha sido muy emocionante”.

 

Julio 12, 2015.