No salen de un lío y ya están en el siguiente

Conocemos la reacción de los panistas: está editada la cinta y no es la voz de Ernesto. La misma cantaleta de todos los ventaneados que, a pesar de todo, discuten o rechazan las pláticas que, aseguran, no son ellos

POR Carlos Ferreyra Carrasco

Conocemos la reacción de los panistas: está editada la cinta y no es la voz de Ernesto. La misma cantaleta de todos los ventaneados que, a pesar de todo, discuten o rechazan las pláticas que, aseguran, no son ellos

RuffoRechaza senador Ernesto Ruffo apoyo y audios a favor de Anaya (formato7.com)

No debemos olvidar cuando el líder del PAN en la Cámara de Senadores era el ilustre Ernesto Cordero, uno de los hombres de mayor confianza de Felipe Calderón, presidente, y ante la bilis del hoy dirigente nacional, Gustavo Madero, repartió 20 millones de pesos a cada uno de los simpatizantes del pasado gobernante. Y ni agua para los gustavistas.

Cordero, presidente del Senado, en un juego de futbol americano en Estados Unidos mientras se instalaba el Congreso en México, como titular de Hacienda, aseguró que una familia podía vivir con 6 mil pesos al mes, suficientes para casa, comida, ropa, paseos y educación privada para los hijos.

Relevado como pastor panista, el sustituto José Luis Preciado celebró el cumpleaños de su esposa con dinero de la institución en áreas oficiales, con mariachis al canto, vino a granel y toda suerte de alcoholes y bocadillos de importación.

Luego hubo fiestecitas privadas con señoras de alquiler, después de sus reuniones regionales, Querétaro, Guanajuato, con bailes sicalípticos, alcohol a pasto y grabaciones para mostrar al más cachondo o el que mejor “metía la pierna” durante las danzas.

En otras grabaciones los próceres azules negociaban comisiones por trámites legales o intervenir en alguna propuesta legislativa. Y hasta por coyotaje en adjudicación de obra pública.

En todos los casos armaron gritería contra la “ilegalidad” de las grabaciones. Pero ahora sabemos que Vicente Fox contrató una empresa italiana especialista en espionaje, misma que igual contrataron gobiernos estatales y hasta empresas paraestatales.

De las quejas subsecuentes nadie se hizo cargo. Las acusaciones de invasión de la privacidad, espionaje y más, pasaron por manos de quienes eran de suponerse responsables de investigar y en su caso, castigar los abusos e ilegalidades. Pero todos tenían las manitas manchadas.

Para certificar la falta de escrúpulos panistas, se da a conocer nueva cinta con la voz del primer gobernador blanquiazul en la historia del país, Ernesto Ruffo Appel, gestionando fondos públicos para su candidato a la presidencia panista, Ricardo Anaya. Lo hace ofreciendo respaldo al gobernador de Sonora, Guillermo Padrés, al que advierte que le preparan la camita a su salida del gobierno por desvíos y robos al erario.

Apunte al margen: Ruffo Appel no ganó la gubernatura de su estado; en ese 1989 los tricolores al mando de Ernesto “sana distancia” Zedillo, urgió a Luis Donaldo Colosio anunciar el triunfo de la oposición, a la que puso como contrincante a la senadora Margarita Ortega Villa, de la que existía conciencia que iba a ser sacrificada. Ella lo admitió un par de años después en conversación privada. Luego falleció.

En la nueva grabación Ruffo Appel anuncia a Padrés su visita a Sonora con Ricardo Anaya: “Gobernador, oye, ayúdanos, traemos por ahí el gasto corriente de la campaña de Ricardo para Sonora… Necesito subir espectaculares y varias cosas ahí”, dice Ruffo a la vez que pide una reunión privada: “Vamos a ir a Sonora con Ricardo Anaya. Vamos a hacer un recorrido por ahí, y a ver si podemos verte y saludarte, y para ver unos temas importantes porque después de que entregues, por ahí van a venir algunos catorrazos y pues hay que tratar de apoyarte, auxiliarte, Gobernador… traemos una información importante y pues no quisiera preocupar, pero si hubiera algunas detenciones o algo, quisiera pues de una vez cuidarte y apoyarte”.

Conocemos la reacción de los panistas: está editada la cinta y no es la voz de Ernesto. La misma cantaleta de todos los ventaneados que, a pesar de todo, discuten o rechazan las pláticas que, aseguran, no son ellos.

La información atribuye la posesión de la cinta a un diario norteño que incluye la respuesta del mandatario sonorense: “Te lo voy a agradecer en el alma, sí lo necesito. Yo le pido aquí a Arturo (Alvarado, su secretario particular) que se ponga en contacto ahí con ustedes”.

A los panistas no les queda más que votar por el continuismo maderista, con sus moches y disimulos, o lanzarse a la rebelión convocada por Javier Corral, el émulo pitufo (por azul) de los morenos de Andrés Manuel, al que todos los partidos parecen allanarle el camino soñado a Palacio Nacional.