LOS LIBROS, LAS PROSTITUTAS, EL TIEMPO

Como gran observador de la condición humana, Walter Benjamin escribió: “Los libros y las prostitutas entrecruzan el tiempo. Dominan la noche como el día y el día como la noche”. Por su parte, el húngaro avecindado en París, Brassaï, dedicó gran parte de su tiempo a fotografíar la oscuridad de la Ciudad Luz y de sus habitantes de la noche, entre ellas las prostitutas

POR José Luis Durán King

Como gran observador de la condición humana, Walter Benjamin escribió: “Los libros y las prostitutas entrecruzan el tiempo. Dominan la noche como el día y el día como la noche”. Por su parte, el húngaro avecindado en París, Brassaï, dedicó gran parte de su tiempo a fotografíar la oscuridad de la Ciudad Luz y de sus habitantes de la noche, entre ellas las prostitutas

ProstiWhen humans lose the plot, by Brassaï (www.nourishingobscurity.com)

Como gran observador de la condición humana, Walter Benjamin escribió: “Los libros y las prostitutas entrecruzan el tiempo. Dominan la noche como el día y el día como la noche”. Nacido en Berlín, el 15 de julio de 1892, en el terreno intelectual, Benjamin fue de todo y sin medida: filósofo, crítico literario, crítico social, traductor, locutor de radio y ensayista. Su pensamiento recoge elementos del Idealismo alemán o el Romanticismo, del materialismo histórico y del misticismo judío que le permiten hacer contribuciones perdurables e influyentes en la teoría estética y el Marxismo occidental. Fue un crítico acérrimo de Hitler, de la teoría fascista y la hipocresía de la democracia burguesa, así como del capital financiero e industrial alemán que apoyó al nazismo como forma de contrarrevolución preventiva contra los socialistas. Intentó conciliar el marxismo con su herencia cultural judía y con las tendencias artísticas vanguardistas. Aunque también se dio tiempo y espacio para experimentar con el hachís y escribir al respecto acerca de un club del siglo XIX en el que Charles Baudelaire se reunía para consumirlo. Benjamin murió el 26 o 27 de septiembre de 1940 en Portbou (España), tras ingerir una dosis letal de morfina, después de que el grupo de refugiados judíos que integraba fue apañado por la policía española cuando intentaba salir de Francia sin la visa requerida. Varios de sus compañeros de viaje consiguieron finalmente pasar por España y llegar a Lisboa. Sólo que a Benjamin adelantó sus miedos, y ante el temor de caer en manos de la Gestapo, decidió poner punto final a su obra. Ironías de la vida: la restricción a las visas obtenidas en Marsella sin visado de salida, como la que Benjamin poseía, fue levantada por las autoridades españolas pocos días después de que el pensador se suicidara.

 

Cartón_Bitch_2Brassai (soleildanslatete.centerblog.net)

Brassaï fue un fotógrafo húngaro conocido por sus trabajos sobre París, ciudad donde desarrolló su carrera. Gyula Halász nació el 9 de septiembre de 1899 en Brassó, entonces parte de Hungría, hoy perteneciente a Rumania. Brassaï estudió pintura y escultura en la Academia de Bellas Artes de Budapest antes de alistarse en el regimiento de caballería de la armada austrohúngara hasta el final de la Primera Guerra Mundial. En 1920 se estableció en Berlín donde trabajó como periodista y estudió en la Universidad de las Artes local. En 1924 llegó a París donde vivió por el resto de su vida. Aprendió el francés leyendo nada menos que la obra de Marcel Proust a través de los numerosos artistas del barrio de Montparnasse. Trabó amistad con Henry Miller, Léon-Paul Fargue y el poeta Jacques Prévert. El amor que sentía por París lo impulsó a recorrer de noche sus calles y personajes, y por supuesto a fotografiarlos. Para ganarse las calorías y desprenderse la etiqueta de sórdido, también produjo escenas de la vida social de la ciudad, sus intelectuales, su ballet y grandes óperas. Sus amigos no se salvaron de su lente, y así dejó para la posteridad fotografías de Salvador Dalí, Pablo Picasso, Henri Matisse, Alberto Giacometti y a muchos de los prominentes escritores de la época como Jean Genet y Henri Michaux, entre ellos –faltaba más— Henry Miller. Es considerado uno de los grandes fotógrafos del siglo XX. Murió el 8 de julio de 1984 en Èze (Alpes-Maritimes), al sur de Francia y fue enterrado en el cementerio de Montparnasse de París.