De Houellebecq a Grossman: escritores ante los ataques

A unas semanas de los atentados en París, David Grossman señala: “Es importante no mezclar el Estado Islámico con el Islam. Esto es lo que busca el Estado Islámico: dividir a la sociedad francesa”. A los que Houellebecq añade: “Los gobiernos de los últimos 10 años han fracasado en su misión fundamental: proteger a la población francesa”

POR Javier García

 A unas semanas de los atentados en París, David Grossman señala: “Es importante no mezclar el Estado Islámico con el Islam. Esto es lo que busca el Estado Islámico: dividir a la sociedad francesa”. A los que Houellebecq añade: “Los gobiernos de los últimos 10 años han fracasado en su misión fundamental: proteger a la población francesa”

ParísAtentados de París. Un policía de élite que entró en Bataclan (www.abc.es)

Es uno de los escritores más reconocidos venidos de Medio Oriente. El autor israelí David Grossman (1954) sabe de conflictos, de bombas, de luchas en la frontera por problemas políticos y religiosos. También de la partida de seres queridos: su hijo murió alcanzado por un misil al sur del Líbano en 2006.

Hace más de dos décadas Grossman conquistó a Occidente con la historia de una Palestina ocupada, en su novela La sonrisa del cordero, y el pasado 13 de noviembre, el narrador estaba en un hotel céntrico de París cuando la ciudad se volvió un territorio inseguro y vulnerable.

“Vivir con el miedo es destructivo. Crees ver peligro en todas partes. Ese es el poder del terror. Nos lleva de nuevo a un estado animal”, explicó Grossman al diario galo Libération.

Sobre el fanatismo y el miedo, agregó: “Es difícil entrar en las cabezas de las personas que son fanáticas. No pueden entender a Occidente, menos las políticas exteriores de Francia ni su estilo de vida con su lema Libertad, Igualdad, Fraternidad”. Y a modo de consejo, señaló el autor de La vida entera: “Es importante no mezclar el Estado Islámico con el Islam. Esto es lo que busca el Estado Islámico: dividir a la sociedad francesa”.

A quien no le interesa ser un conciliador es al autor francés Michel Houellebecq (1956). A menos de una semana de ocurridos los hechos publicó un polémico texto en el diario italiano Corriere della Sera.

“Los gobiernos de los últimos 10 años (¿Veinte? ¿Treinta?) han fracasado penosa, sistemática y fuertemente en su misión fundamental. Es decir, proteger a la población francesa confiada a su responsabilidad”. Luego fue a la carga del presidente François Hollande y la clase política. “Es bastante improbable que el insignificante oportunista que se sienta en la butaca de jefe de Estado, igual que el retrasado congénito que desempeña las funciones de primer ministro, por no hablar de los tenores de la oposición, salgan de esta situación”, señaló el autor de la novela Sumisión, que ficciona con el triunfo de un presidente musulmán en las elecciones de 2022.

Licenciado en Lenguas Orientales, el narrador francés Mathias Enard (1972) vive hace 15 años en Barcelona, España. Diez días antes de los atentados fue elegido con su novela Boussole (Brújula), ambientada en ciudades de Medio Oriente, Premio Goncourt 2015.

“La tragedia es gigantesca para todo el mundo, pues el objetivo son las personas. Y más que ellas, es la cultura, la tolerancia. Los atentados no tienen nada que ver con Oriente, con Medio Oriente o con el lejano Oriente. Son una globalización del terror”, abundó el también autor de títulos como Calle de los ladrones.

Mientras la historiadora y psicoanalista gala Elisabeth Roudinesco (1944), autora de A vueltas con la cuestión judía, añadió: “La ansiedad y el miedo son dos cosas diferentes. La ansiedad es existencial. Todos estamos ansiosos. Pero el miedo debe ser superado. Puede ser abordado precisamente en rituales colectivos y la decisión de no ceder a él. Me gustó mucho la reacción de todos los que han decidido salir a la calle y seguir viviendo, no como antes, pero para seguir adelante”.

Ante su labor de académica e investigadora, comentó: “El psicoanálisis tiene que adaptarse a los sufrimientos contemporáneos”. Mientras, sobre la superación individual fue menos categórica: “Ese sufrimiento no se evalúa, y cada uno responde de manera diferente de acuerdo a su historia”.

 

Tomado de: La Tercera. Noviembre 26, 2015.