George Martin, el hombre que cambió la música contemporánea

Decir que cambió “la música popular” es poco preciso: logró que el sonido de la música popular se volviera tan sofisticado como el de la música culta y no menos compleja y experimental. Hay un antes y un después en lo que escuchamos gracias a Martin, y si hoy es difícil recuperar la magnitud de su revolución, es porque triunfó en todos los frentes

POR Leonardo D’Espósito

Decir que cambió “la música popular” es poco preciso: logró que el sonido de la música popular se volviera tan sofisticado como el de la música culta y no menos compleja y experimental. Hay un antes y un después en lo que escuchamos gracias a Martin, y si hoy es difícil recuperar la magnitud de su revolución, es porque triunfó en todos los frentes

Martin_1Muere George Martin, el quinto Beatle (www.sandiegored.com)

El productor discográfico George Martin, célebre por su trabajo con los Beatles, falleció el martes 8 de marzo pasado a los 90 años. La noticia es así de escueta y quien la dio a conocer a través de la red social Twitter fue Ringo Starr, baterista de los Beatles y amigo desde los comienzos de la banda de Martin. “Thanks you for all your love and kindness George peace and love xx” (Gracias por todo tu amor y amabilidad, George, paz y amor) fue el mensaje que, a última hora del 8 de marzo, apareció en el TL de los seguidores de Ringo.

Con eso se cierra el aspecto informativo de este texto. No hay más que saber: los seres humanos, como cualquier otro ser, mueren en algún momento. No importa cuánto dure una vida, lo que importa es lo que se haya logrado con ella. En el caso de Martin, nada menos que cambiar de modo definitivo la música. Decir que cambió “la música popular” es poco preciso: en todo caso, logró que el sonido de la música popular –lo que llamamos “música popular”— se volviera tan sofisticado como el de la música culta y no menos compleja y experimental. Hay un antes y un después en lo que escuchamos gracias a George Martin, y si hoy es difícil recuperar la magnitud de su revolución –revolución no premeditada, por otra parte— es porque triunfó en todos los frentes.

La biografía dice que Martin nació en Londres el 3 de enero de 1926 y falleció el 8 de marzo de 2016 en la misma ciudad. Que participó como soldado en la Segunda Guerra Mundial, que era ingeniero de sonido, que fue contratado por EMI para trabajar como productor en el pequeñísimo sello Parlophone, dedicado entre otras cosas a producir discos de comediantes. Que, intrigado por el crecimiento del R&B y el rock en el Reino Unido, quiso trabajar con uno de esos grupos. Que entonces, en 1962, llegó Brian Epstein con los demos de una banda que habían rechazado en todas partes. Que Martin quedó encantado porque no sólo creía que, potencialmente, había grandes músicos allí sino porque además le encantó el humor de esos cuatro tipos. Que contrató a los Beatles para Parlophone y que, contra las prácticas de esos años, confió en que Lennon y McCartney eran grandes compositores y les permitió grabar su propio material. Y que con “Please Please Me”, primer single, Los Beatles tuvieron su primer N° 1.

Ahora bien, lo de Martin no consiste solamente en haber descubierto a los Beatles: tarde o temprano, alguien lo hubiera hecho. Lo importante es que Martin les permitió ir incrementando el rango sonoro de la banda, les fue presentando las herramientas que proveía el estudio de sonido para evolucionar. Los primeros discos de los Beatles, hasta Rubber Soul, incluyen en general material que ellos ya habían pulido en sus presentaciones en vivo. Martin las pulió y señaló cuáles eran sus fortalezas y debilidades. A partir de Rubber Soul, todo pasaba por ampliar el rango sonoro. No es raro que, desde Sgt. Pepper, dejaran de tocar en vivo. Martin logró en esos dos álbumes de transición que fueron Rubber Soul y, sobre todo, Revolver, que los canales de sonido se trabajaran de modo diferencial y que la consola se volviera un instrumento más.

 

Martin_2George Martin (www.taringa.net)

Logró incorporar las ideas sonoras –especialmente— de Lennon en esos discos, desde exóticos instrumentos de viento tibetanos (al final de “Tomorrow Never Knows”, el tema que cierra Revolver) hasta cintas de percusión pasadas al revés. Martin fue central en ese álbum para la creación del ADT, el sistema de grabar voces y audio en dos cintas casi simultáneas, con un pequeño delay, para lograr una reproducción más cercana a la de la música en vivo (el procedimiento se volvió estándar casi inmediatamente). Los Beatles dejaron entonces de presentarse en público y crearon algunos de los discos más importantes de la historia: Sgt. Pepper, el Álbum Blanco y Abbey Road, sólo por mencionar los centrales. En todos ellos hay una gran experimentación y profundidad; el collage sonoro del lado B de Abbey Road es, en ese sentido, una cima.

Martin, que venía de la música clásica, aplicó toda la innovación que la música culta había generado en la segunda mitad del siglo XX en el trabajo de los Beatles, a veces como puro juego o sátira, a veces –la mayoría— para inventar algo nuevo. Esa capacidad inventiva aparece también en sus trabajos con otros grupos y solistas, desde Elton John hasta Kenny Rogers. O en sus trabajos para el cine (compuso la banda de sonido de un filme de James Bond, Vive y deja morir, cuya canción “Live and Let Die, de Paul McCartney y Wings, también produjo) o el escenario (el compilado beatlesco Love para Cirque du Soleil en 2006). O la creación de los estudios AIR, donde grabaron Michael Jackson, los Rolling Stones, The Police, Dire Straits, Black Sabbath o Pink Floyd. La vida de George Martin está llena de logros y su triunfo es visible a los oídos. Cuesta creer que viviera sólo 90 años.

 

Tomado de: Diario BAE. Marzo 10, 2016.