Murió Pat Conroy, autor de El príncipe de las Mareas

A pesar de que Conroy había estado enfermo en las últimas semanas, la Universidad de South Carolina plantel Beaufort organizó en octubre un festival literario de tres días en el que el escritor fue el plato fuerte e incluyó un análisis de sus obras, así como una proyección de El gran Santini

POR AP

A pesar de que Conroy había estado enfermo en las últimas semanas, la Universidad de South Carolina plantel Beaufort organizó en octubre un festival literario de tres días en el que el escritor fue el plato fuerte e incluyó un análisis de sus obras, así como una proyección de El gran Santini

Conroy(AP/ Richard Shiro, archivo)

Charleston, South Carolina, E.U. El escritor Pat Conroy, cuyas memorables obras El gran Santini y El príncipe de las mareas están ambientadas en la costa de South Carolina donde vivió, fue elogiado el sábado pasado como un gran cronista de la condición humana y como un alma humilde y afectuosa.

Conroy, de 70 años, murió el viernes rodeado de su familia y amigos en su casa en la localidad de Beaufort, aproximadamente a una hora de camino en automóvil al sur de Charleston, indicó su casa editorial.

El autor falleció menos de un mes después de que anunciara en Facebook que tenía cáncer y estaba en tratamiento. Dijo que “lucharía duro” contra la enfermedad y les expresó a sus admiradores que “les debo una novela y pretendo entregárselas”.

Una misa de funeral se efectuará el martes en la iglesia católica de San Pedro en Beaufort y la inhumación posterior tendrá carácter privado.

Barbra Streisand, que protagonizó y dirigió la película El príncipe de las mareas basada en la novela del mismo nombre de Conroy, difundió el sábado una fotografía de ella con el escritor por la red social Instagram. “Él era generoso, amable, humilde y cariñoso. Era una alegría trabajar con él. Fue un gran honor para mí que me confiara su bello libro”, explicó Streisand. “El lenguaje natural de Pat era la poesía. Escribió oraciones que eran como un hechizo”.

A pesar de que Conroy había estado enfermo en las últimas semanas, la Universidad de South Carolina plantel Beaufort organizó en octubre un festival literario de tres días en el que el escritor fue el plato fuerte e incluyó un análisis de sus obras, así como una proyección de El gran Santini. El evento culminó con una fiesta en honor del 70 cumpleaños del autor.

“El agua es ancha y ahora él la ha cruzado”, añadió su esposa, la novelista Cassandra Conroy, en un comunicado difundido por la casa editorial Doubleday, en una referencia a uno de los libros del escritor, El agua es ancha.

Nan A. Talese, editora de Conroy por mucho tiempo, abundó que el finado autor “será apreciado como uno de los escritores favoritos y de mayores ventas de Estados Unidos, y voy a extrañarlo terriblemente”.

El alcalde de Charleston, John Tecklenburg, quien conoció a Conroy la mayor parte de la vida adulta del autor, lo describió como “el gran cronista del tiempo y lugar que yo llamo casa. Él lo vio con claridad. Escribió del tema con un propósito”.

Conroy, que vendió 20 millones de libros a nivel mundial, compartió de manera amplia y franca detalles de su vida como un joven militar y su angustiosa relación con su padre abusivo, el piloto de la Infantería de Marina y héroe militar Donald Conroy.

El autor también narró su paso por la escuela militar, La Citadela en Charleston, así como sus dificultades con su salud y la depresión.

“La razón por la que escribo es para explicarme mi vida”, señaló Conroy en una entrevista en 1986. “También he descubierto que cuando lo hago le explico a otras personas sus propias vidas”.

 

Marzo 5, 2016.