Canadá: mil mujeres indígenas desaparecidas y asesinadas

Una queja frecuente por parte de los indígenas canadienses es que la policía no investiga las muertes en sus comunidades tal como investiga los delitos contra otros canadienses, y muchas veces clasifican las muertes sospechosas como suicidios o como resultado de causas naturales

(wikipedia)

POR RT Sepa Más

Una queja frecuente por parte de los indígenas canadienses es que la policía no investiga las muertes en sus comunidades tal como investiga los delitos contra otros canadienses, y muchas veces clasifican las muertes sospechosas como suicidios o como resultado de causas naturales

En el norte de la Columbia Británica, un tramo de la carretera Transcanadiense 16 es conocida como “La Autopista de las Lágrimas”. La llaman así porque en estos 720 kilómetros de asfalto al menos 18 mujeres jóvenes han desaparecido o han sido asesinadas desde 1969. La mitad de ellas eran indígenas, de acuerdo con The Washington Post.

“La Autopista de las Lágrimas” es sólo un símbolo de una tragedia que desde hace décadas azota a Canadá: la violencia contra las mujeres indígenas. En muchas ocasiones los crímenes contra este colectivo no se investigan con precisión porque las víctimas procedían de regiones pobres y no tenían a nadie que las defendiera. Sin embargo, el gobierno de Justin Trudeau se adelantó en su promesa electoral clave y nombró una comisión de investigación para estudiar los casos de más de mil mujeres y niñas indígenas desaparecidas y asesinadas.

Aunque la investigación no tiene autoridad para obligar a la policía a reabrir casos cerrados, sí podrá enviar a las autoridades la información que obtenga e investigar la conducta policial. Una queja frecuente por parte de los indígenas canadienses es que la policía no investiga las muertes en sus comunidades tal como investiga los delitos contra otros canadienses, y muchas veces clasifican las muertes sospechosas como suicidios o como resultado de causas naturales.

Al mismo tiempo, en 2014 la policía de Canadá realizó un análisis estadístico de mil 181 casos: mil 17 muertes y 164 desapariciones de mujeres. Sus conclusiones fueron que aunque las mujeres indígenas constituyen sólo 4.3 por ciento de la población del país, representan 16 por ciento de las mujeres asesinadas y 11.3 por ciento de las desaparecidas.

Muchos de los casos analizables se remontan a hace varias décadas, pero el problema a menudo reaparece en las noticias. Por ejemplo, en el verano de 2014, la sociedad canadiense quedó conmocionada por el asesinato de una adolescente indígena de 15 años cuyo cuerpo fue encontrado flotando en el río Rojo del Norte. La chica estaba bajo la supervisión del sistema de protección de la infancia pero escapó del hotel donde vivía.

 

Agosto 5, 2016.