El primer orgasmo femenino en el cine

El cine porno empezó en 1970 pero el primer desnudo y el primer orgasmo femenino no fue justamente ahí sino mucho antes. Hedy Lamarr fue una de las caras más estereotípicamente hermosas del cine mundial y además de todo eso que no le fue menor, fue quien se sacó toda la ropa frente a una cámara y además gimió en la misma escena

Hedy Lamarr, el orgasmo del cine que inventó el wifi (www.lavozdegalicia.es)

POR Diario Registrado

El cine porno empezó en 1970 pero el primer desnudo y el primer orgasmo femenino no fue justamente ahí sino mucho antes. Hedy Lamarr fue una de las caras más estereotípicamente hermosas del cine mundial y además de todo eso que no le fue menor, fue quien se sacó toda la ropa frente a una cámara y además gimió en la misma escena

La primera mujer en desnudarse frente a una cámara lo hizo en 1933. Éxtasis es la película, que fue repudiada por sectores conservadores (y no tanto). Muestra con sutileza y por primera vez en la historia del cine a una mujer pasándola genial con un hombre en el medio de una infidelidad. Ella, además, fue una de las inventoras del WIFI. Juramos. Y sí. Tenía que tener un lugarcito en el suple.

El cine porno empezó en 1970 pero el primer desnudo y el primer orgasmo femenino no fue justamente ahí sino mucho antes. Hedy Lamarr fue una de las caras más estereotípicamente hermosas del cine mundial y además de todo eso que no le fue menor, fue quien se sacó toda la ropa frente a una cámara y además gimió en la misma escena.

En 1933, el film Éxtasis la lanzó a la fama. Ella tenía sólo 16 años (¡Oiga!) y ya había protagonizado dicha película bajo la dirección de Gustav Machaty. Pero no sólo eso sino que además, engañada, protagonizó el primer desnudo del séptimo arte.

Y si nos parece que ya es bastante feminista todo para la época, la película fue una de las primeras en hablar de una infidelidad cometida por una mujer. Por supuesto que causó críticas y fue condenada por las Ligas de la decencia (?) y por el papa Pío XI.

Lo que más quilombo generó todo este tema de ver a una mujer pasándola bien, fue que en el film aparece la cara de Hedy Lamarr durante el orgasmo. O sea, se ve cómo ella disfruta del placer sexual en 1933. Osadía.

Lo más loco de todo esto aún no lo contamos. Parece que Friedrich Mandl, un empresario proveedor de municiones y aviones de combate a sus amigos Hitler y Mussolini, obligó a sus padres a darla en matrimonio y la secuestró. Ella, encerrada, empezó a estudiar ingeniería ya que era superdotada y parece que la muchacha sentó precedentes y le tocó el culito al descubrimiento del WiFi.

Agosto 16, 2016.