La verdadera historia de Godzilla y sus amigos

“Nació del ancestral temor del pueblo japonés a los efectos que supuso las bombas atómicas lanzadas al final de la Segunda Guerra Mundial. Asimismo, el poder de destrucción de Godzilla es lo que hubiese sido de Tokio si dicha bomba hubiese caído en esa ciudad”, señala especialista

(rtve)

POR Jesús Jiménez

“Nació del ancestral temor del pueblo japonés a los efectos que supuso las bombas atómicas lanzadas al final de la Segunda Guerra Mundial. Asimismo, el poder de destrucción de Godzilla es lo que hubiese sido de Tokio si dicha bomba hubiese caído en esa ciudad”, señala especialista

Nacido en 1954, Godzilla es uno de los monstruos más famosos de la historia del cine y todo un símbolo en Japón, donde su popularidad originó toda una saga de películas de monstruos gigantes. También triunfó en Hollywood con dos grandes superproducciones (1994 y 2014) y en Japón acaba de estrenarse su última película Shin Godzilla (Hideaki Anno, Shinji Higuchi), que ha arrasado en la taquilla.

Ahora, Juan Luis Sánchez y Luis Miguel Carmona (De perdidos a Star Wars, J.J. Abrams: un hombre y sus sueños) resumen los más de 60 años de historia de Godzilla y los monstruos del cine japonés en Lucha de gigantes. Godzilla, Gamera, Mothra y otros monstruos enormes de Japón (Diábolo ediciones).

“Godzilla –explica Juan Luis— es todo un icono a nivel internacional, el monstruo más conocido que ha dado Japón (lo siento, Sadako y Pikachu). Se venden incluso en España camisetas, figuras y todo tipo de merchandising. Ha aparecido en los comics Marvel, ha tenido una serie de animación de Hanna Barbera, ha salido en Los Simpson destruyendo Tokio con Gamera y Mothra, ha protagonizado videojuegos, y el corto de animación tronchante Bambi conoce a Godzilla, de 1969, está considerado todo un clásico”.

“Godzilla –añade Luis Miguel— es todo un referente en el cine japonés que pasó por varias etapas: un monstruo horrendo y destructivo en sus primeros títulos; un héroe que salva al mundo luchando contra malévolas criaturas gigantescas; e incluso un afectuoso bicho infantiloide”.

Nacido del temor a la bomba atómica

Aunque sea un personaje de ficción Godzilla representa un miedo muy real: “Nació del ancestral temor del pueblo japonés a los efectos que supuso las bombas atómicas lanzadas al final de la Segunda Guerra Mundial”, explica Luis Miguel. “Asimismo, el poder de destrucción de Godzilla es lo que hubiese sido de Tokio si dicha bomba hubiese caído en esa ciudad”.

Añade Luis Miguel: “Su aspecto es el de una criatura de piel gris rugosa, además de una larga cola con la que también destruía edificios a su antojo. Sus placas dorsales le brillan cuando está a punto de echar fuego por la boca. En definitiva, un extraño híbrido entre diferentes clases de dinosaurios: tiranosaurio, estegosaurio, saurópodo e iguanodonte”.

Un monstruo que nació en 1954. “Ese año –indica Juan Luis Sánchez— Ishiro Honda, el director más importante del género, dirigió para Toho Japón bajo el terror del monstruo, que inauguró el género conocido como kaiju-eiga (grandes monstruos). El tema central es el terror nuclear”.

Godzilla está inspirado en King Kong

Godzilla_2(rtve)

Tampoco es casual que Godzilla naciese apenas dos años después del exitoso reestreno en cines (1952) de King Kong (1933). “Está claro –asegura Juan Luis— que la gran inspiración de Honda fue King Kong, el mayor éxito internacional en el campo de los monstruos gigantes y uno de los films más influyentes del cine fantástico. De hecho, Japón bajo el terror del monstruo, aunque nos encante, viene a ser una respuesta de serie B a aquélla; y pese a que está rodada mucho más tarde, en 1958… ¡los efectos especiales son muy inferiores!”

“Todo empezó con King Kong y su reestreno en 1952 –añade Luis Miguel. Pero también con El monstruo de tiempos remotos (The Beast from 20.000 Fathoms, 1953), un film de bajo presupuesto y no excesivamente afortunado cuya trama era el almacenamiento de armas atómicas de las diferentes potencias y las pruebas nucleares que se estaban realizando por distintas partes del globo terráqueo. La película, basada en un relato de Ray Bradbury, contaba el despertar de un Redosaurio gigante por culpa de las pruebas atómicas que el gobierno americano realizaba en un lugar del Ártico. Era ocasión de mostrar cómo el hombre creaba su propia destrucción por el afán de almacenar armas y poder. Y es que el ser inocente resultaba ser el pobre dinosaurio, congelado hace millones de años y que al despertar sentía un irrefrenable poder de destrucción”.

En cuanto al rápido éxito de Godzilla, Luis Miguel lo tiene claro: “El pueblo japonés necesitaba un héroe que le liberase de todos sus traumas y complejos después de la guerra. Y Godzilla, en su lucha contra otros monstruos –aunque no comenzó a pegarse de tortas con ellos hasta el segundo film, El rey de los monstruos (1955)— les dio esa oportunidad. Por fin tenían un héroe”.

El libro

Godzilla_3Godzilla (www.databyte.info)

Pero… ¿Qué nos vamos a encontrar en este libro? “Un recorrido –señala Luis Miguel— por las 28 películas sobre Godzilla realizadas hasta la fecha. Comentadas, analizadas y documentadas de forma amena. También otros monstruos nacidos a su sombra tanto en cine –Mothra, la tortuga Gamera— como en televisión, como el fenómeno Ultraman”.

“Nos gusta documentarnos bien –explica Juan Luis— y ofrecer muchos datos, en lugar de limitarnos a lanzar teorías pseudointelectuales como otros libros que pretenden sentar cátedra. Además, ofrecemos un homenaje sentido a un subgénero que nos encanta, sin perder el espíritu crítico. Es decir, hubo una progresiva infantilización de este tipo de películas y algunas son ridículas. Como todos los fans del género lo sabemos, y diferenciamos las buenas de las malas, y las nefastas”

Los autores dividen las películas de monstruos japoneses en tres etapas: 1954-1975 (La era Showa); 1984-1995 (La era Heisei) y 1999-2004 (La era Millennium). “Va por emperadores –expresa Juan Luis; la era Showa, o era de la paz estuvo regida por Hirohito, va de Japón contra el terror del monstruo (1954) a Invasión extraterrestre (1968); la era Heisei es la actual, con el emperador Akihito, que de acuerdo con las noticias podría retirarse pronto. Se vuelve a recuperar el tono adulto de este tipo de cine. Hemos añadido también la era Millennium, que ha dado películas muy bien hechas; yo recomiendo Gamera: la venganza de Iris de Shusuke Kaneko, que es un pedazo de director”.

¿Quién ganó… King Kong o Godzilla?

Una de las anécdotas más famosas sobre la saga es que la película King Kong contra Godzilla, tenía dos finales: uno para el público japonés (en el que triunfaba Godzilla) y otro para el norteamericano (con el triunfo de King Kong).

“Siempre he creído que era verdad, hasta escribir este libro”, asegura Juan Luis. “Pero resulta que en las dos versiones triunfa King Kong, el monstruo yanqui. Era una época en la que Japón necesitaba de la ayuda estadounidense y yo creo que les hicieron un poco la pelota”.

Otras anécdotas sobre las películas de monstruos

Godzilla_4M. Scott Meester (plus.google.com)

Mientras los estadounidenses usaban en sus películas de monstruos la técnica stop-motion, los japoneses idearon otra más barata: “Como no había pasta para utilizar stop-motion, o sea animación fotograma a fotograma, que es una técnica artesanal pero que requiere de tiempo y por tanto de pasta, le ponían un traje de monstruo a un tío y a tomar por saco”, indica Juan Luis. “Tim Burton siempre soñaba con ser el tipo que se disfrazaba de Godzilla y destruía las maquetas de Tokio”.

“El maestro de estos efectos visuales fue Eiji Tsuburaya. Mientras que el extra que en más ocasiones vistió el traje de Godzilla fue Haruo Nakajima, que estuvo en todas las películas de la serie desde 1954 hasta 1972”, abunda Luis Miguel.

“Hablando del traje –continúa Luis Miguel—, éste pesaba más de 100 kilos y estaba completamente, por lo que, quien lo vestía, debía soportar en ocasiones temperaturas de hasta 50 grados, lo que le provocaban continuos desmayos. Asimismo, en las películas al pobre lagarto le hacían de todo: llega a bailar, a hablar, a volar…”

“Recuerdo otra anécdota que me asustó un poco”, señala Juan Luis. “El traje de Gamera, en El mundo bajo el terror, llevaba un sistema equipado con gasolina para que echara fuego. Al final, explotó, pero por suerte no lo llevaba nadie, el especialista se lo había quitado porque pesaba tanto que sólo se lo podía poner unos minutos; en caso contrario, se desmayaba”.

Los autores también nos descubren que el gran Akira Kurosawa quiso hacer una película de monstruos. “Kurosawa –añade Juan Luis— era fan declarado del subgénero, añoraba dirigir una de esas películas, pero su enorme prestigio internacional se lo impedía, pues en aquel entonces los directores ‘serios’ no hacían ese tipo de cine. Pero Japón bajo el terror del monstruo está rodada por Ishiro Honda, que era protegido de Kurosawa. Y él incluye la cinta en la lista de sus 100 películas favoritas de todos los tiempos”.

Las mejores y las peores películas de monstruos

Godzilla_5Godzilla (en.wikipedia.org)

Preguntamos a los autores cuáles serían las mejores películas del género. “Las mejores –expresa Luis Miguel— son algunas que consideramos clásicos dentro de un capítulo especial del libro: King Kong contra Godzilla (1962), El hijo de Godzilla (1967) y Godzilla contra Cibergodzilla, máquina de destrucción (1974). Además de todas de la etapa Showa”.

En cuanto a Juan Luis: “Yo me quedo con Japón bajo el terror del monstruo, pues no abusa del monstruo, va mostrando partes del mismo, lo que resulta muy inquietante. Además, está rodado en blanco y negro, lo que resulta muy evocador. Luego se perdió la seriedad, los filmes son divertidos en gran medida, pero no son lo mismo”.

Respecto a las peores… “El que se merece un palo enorme –indica Juan Luis— es Roland Emmerich, director de Independence Day, al que dieron un montón de pasta para la versión americana de Godzilla (1998), y sólo sabe mezclar personajes absurdos (una reportera, un cámara que se llama Animal, y un agente secreto francés que pasaba por allí) con secuencias de destrucción, de ésas que aparecen en todas sus películas. A pesar de la diferencia de presupuesto, algunas de sus maquetas darían vergüenza ajena a los autores de las peores películas niponas”.

“Las que peor fama tienen –añade Luis Miguel— son Godzilla vs. Spacegodzilla y Gorgo y Superman se citan en Tokio, aunque ésta última a nosotros nos parece entrañable”.

Los monstruos más ridículos

Algunos de los monstruos de estas películas no han resistido bien el paso del tiempo y pueden llegarnos a parecer incluso ridículos.

“Yo destacaría –abunda Juan Luis— a Mothra, que es una especie de polilla enorme mortífera; o Battra, una polilla gigante. Pero se lleva la palma sobre todo Biollante, ¡una especie de rosa monstruosa! El que se la inventó era un crack”.

“Hay muchos –añade Luis Miguel— como Minilla, el hijo de Godzilla, y Jet Jaguar (rebautizado en España como Superman, pasando de derechos de DC comics y esas zarandajas)”.

En cuanto a sus próximos proyectos, los autores no quieren desvelar demasiado. “Sólo diré –indica Juan Luis— mi frase favorita de las películas del autor estudiado en nuestro nuevo libro, que saldrá en menos de dos meses: “¡Apártate de ella, puerca!”

Tomado de: rteve.es. Agosto 11, 2016.