La belleza es un reino muy corto

Sandra Edwards, por Peter Gowland (Playboy)

POR José Luis Durán King

 La frase “La belleza es un reino muy corto” se atribuye al filósofo ateniense Sócrates. La actriz, modelo y centerfold de la revista Playboy, Sandra Edwards, tuvo oportunidad de confirmar las palabras del pensador, a la que quizás la mujer debió añadir que las beldades no están exentas de tragedias

Sandra Edwards (Marzo 12, 1938, Los Ángeles) fue una actriz y modelo con sangre cherokee en sus venas. Además de haber sido imagen central en la revista Playboy en marzo de 1957, también fue bailarina en Las Vegas. Como actriz participó en películas como The Crowded Sky (1960) y A Fever in the Blood (1961), así como en varios programas de televisión, incluyendo Sugarfoot, Hawaiian Eye y Maverick. La frase “La belleza es un reino muy corto” se atribuye al filósofo ateniense Sócrates. Sandra Edwards tuvo oportunidad de confirmar las palabras del pensador, a la que quizás debió añadir que las beldades no están exentas de tragedias.

El 8 de diciembre de 1961, Edwards se casó con el también actor Tom Gilson, un hombre alcohólico y violento, con el que tuvo un hijo. Un año después de la ceremonia nupcial, la mujer abandonó a Gilson y se fue a refugiar a la casa los Davis: su hermana y cuñado.

El 6 de octubre de 1962, los Davis se fueron a una fiesta. Edwards se quedó en casa con sus tres hijos, uno de nueves meses y dos más de matrimonios anteriores. Gilson, en estado de ebriedad, llamó por teléfono a su aún esposa y le gritó que quería ver a su hijo, de lo contrario, la mataría a ella y a sus dos hijos. Edwards se comunicó con su hermana para decirle que estaba aterrorizada por la amenaza de su esposo. El cuñado llegó a casa y le dio una pistola a Edwards, aconsejándole que si Gilson aparecía disparara al aire para espantarlo.

El actor arribó a la casa, vociferó, amenazó y finalmente empujó violentamente la puerta e ingresó al inmueble. La señora Edwards le apuntó con la pistola, pero lejos de atemorizarse, Gilson retó a su esposa. Cuando el hombre quiso arrebatar el arma, Edwards accionó el gatillo, pero no al aire sino al corazón de su cónyuge, quien murió minutos después. Aunque el veredicto del jurado la exoneró del homicidio, la estrella de Sandra Edwards se apagó para siempre.

El fotógrafo del glamour

Peter Gowland (Abril 3, 1916–Marzo 17, 2010) quiso ser actor pero el destino le reservó un lugar como fotógrafo de estrellas de cine y de revistas. Por casi 60 años sus imágenes glamurosas recibieron un amplio reconocimiento social. Gowland fue responsable de más de mil fotografías en portada de revistas como Rolling Stone, Playboy y Modern Photography. El artista inventó las cámaras y equipo de élite que se utilizaron para fotografiar a las pinups de la época. A finales de los años 50 del siglo pasado creó la cámara Gowlandflex de lentes gemelos que desde entonces ha sido utilizada incluso por la afamada fotógrafa Annie Leibovitz.

En marzo de 1957, Gowland capturó la belleza de Sandra Edwards para la revista Playboy.