Tres de Sexto Piso

Peter Kuper vivió en Oaxaca de 2006 a 2008, durante el conflicto magisterial, y Ruinas es en parte el resultado de lo que tuvo oportunidad de ver. Digo “en parte”, porque a mí lo que realmente me mantuvo en suspense es esa historia de amor entre Samantha y George que se desmorona conforme avanza la obra, con un final triste y nostálgico

POR Óscar Garduño Nájera

Peter Kuper vivió en Oaxaca de 2006 a 2008, durante el conflicto magisterial, y Ruinas es en parte el resultado de lo que tuvo oportunidad de ver. Digo “en parte”, porque a mí lo que realmente me mantuvo en suspense es esa historia de amor entre Samantha y George que se desmorona conforme avanza la obra, con un final triste y nostálgico

Advertencia: no trabajo para la editorial Sexto Piso, no hago reseñas por encargo, que se entienda bien; tampoco obtengo nada por estos textos más allá de las lecturas que se comentan. Sin embargo, Sexto Piso es una de las pocas editoriales con las que se puede trabajar cuando quieres comentar un libro: es accesible, te lo hace llegar inmediatamente y no te presiona para saber en qué medio aparecerá la reseña.

Los niños de la muerte

Tras la publicación de su última novela, La historia de mis dientes (Sexto Piso 2013), señalé que era una muy mala novela, pero que al ser joven su autora, Valeria Luiselli, había que darle el beneficio de la duda, porque además contaba con las herramientas literarias suficientes para dar más de sí misma (basta con leer Los ingrávidos, en cuya adaptación teatral actúo nada más y nada menos que Joaquín Cosío Villegas en el papel de Gilberto Owen) que La historia… y aunque no se trata de una novela (aunque por momentos sí lo parece), Valeria Luiselli lo consigue con Los niños perdidos (Un ensayo en cuarenta preguntas) (Sexto Piso 2016), un libro testimonial y doloroso acerca de los niños que buscan llegar a los Estados Unidos en su afán por encontrarse con un familiar o para alcanzar ese American Dream que cada vez está más cerca de terminar por convertirse en un mito.

Valeria Luiselli sabe narrar y en este libro hace uso de todos los recursos con los que cuenta. Si se tratara de un texto donde sólo se plasman las respuestas que dan los niños cuando se les interroga para que puedan permanecer o no en Estados Unidos habría sido anodino, como uno de esos informes gubernamentales. La clave de este libro está en las distintas perspectivas que Luiselli ofrece al lector de una misma temática, de tal manera que combina casi a la perfección pasajes personales (en ocasiones a manera de road movie) con pasajes profesionales, siempre manteniendo una escritura bien sopesada, breve y directa.

Pero más allá de esto, también está la problemática que en el fondo plantea Luiselli, una problemática por demás preocupante, donde al terminar la lectura sabes que tienes una deuda pendiente, que de alguna manera te has convertido en cómplice de lo que ocurre con los niños centroamericanos que intentan llegar a Estados Unidos y que en su andar padecen cientos de maltratos.

Bowie es el Rey

Valeria_2

Puesto que es un libro que maneja datos que cualquier fan de David Bowie debería saber, no es propiamente un libro para sus admiradores; no obstante, nunca está de más volver a alimentarse de una figura tan emblemática como lo fue Bowie, un fenómeno musical que supo impactar en el imaginario colectivo y que consiguió hacer de su música y de su persona una sola cosa.

Les haré una confesión: hasta antes de su muerte, para mí David Bowie no significaba nada, y fue con este libro con el que alcancé a comprender la importancia que tuvo en el contexto musical de los años 70 y, posteriormente, en la historia de la música al convertirse en un icono de esos que bien vale la pena admirar. Desde esta perspectiva es que escribe Simon Critchlet, quien estudió Filosofía y actualmente escribe periódicamente para The Guardian y The New York Times, quien de contar la primera vez que quedó sorprendido ante la figura de David Bowie, con la interpretación de “Starman” en el programa de la BBC Top of the Pops el 6 de julio de 1972, pasa a relacionar su adolescencia con la música de Bowie, así como a analizar el significado de distintas letras de sus composiciones y contar su anecdotario con el gran músico inglés.

Me retracto: creo que Bowie (Sexto Piso 2016) sí es un libro que debe estar como libro de cabecera de cualquier admirador de David Bowie. No sólo es una lectura amena y bien llevada, sino que, además, es uno de esos libros que bien se puede acompañar con música, y tanto ustedes como yo sabemos a qué me refiero.

Una historia de amor

Valeria_3

Llegué a Peter Kuper gracias a la editorial Sexto Piso, quien antes de poner en mis manos Ruinas (Sexto Piso 2015), obra que recibió el Premio Eisner 2016 a la Mejor Novela Gráfica en la Comic-Con International de San Diego, puso El sistema (Sexto Piso 2014), con lo cual comprobé que Kuper es un gran historietista y caricaturista estadounidense que no sólo se queda en las figuras y en los colores, como ocurre con tantos que quizás sean talentosos para la ilustración, pero que a la hora de explicarlas se quedan mudos. Y es que su obra, al menos los dos libros que tuve oportunidad de leer y admirar, van acompañados de una fuerte crítica social, ahí donde el tiempo parece terminar para el ser humano y donde siempre está a un paso de llegar a la desolación.

Peter Kuper vivió en Oaxaca de 2006 a 2008, durante el conflicto magisterial, y Ruinas es en parte el resultado de lo que tuvo oportunidad de ver. Digo “en parte”, porque a mí lo que realmente me mantuvo en suspense es esa historia de amor entre Samantha y George que se desmorona conforme avanza la obra, la cual tiene uno de los finales más tristes y nostálgicos que he leído. Y si a esto le sumamos el maravilloso viaje que emprende la mariposa monarca en su inmigración anual desde Canadá a México, historia que Kuper alterna de forma contundente, mostrando la analogía que existe entre los lepidópteros y el ser humano, quien siempre está frente a adversidades que debe vencer.

Peter Kuper tiene un estilo que en ocasiones puede ser colorido como es el caso de Ruinas, donde consigue plasmar todos los colores de la vegetación oaxaqueña, o sombrío, como el caso de El sistema, donde predomina lo burdo de una ciudad que parece abandonada, con personajes grises y tenebrosos. Aunque no los he consultado, sé que Sexto Piso ha publicado también Diario de Nueva York, Alicia en el País de las Maravillas, A Través del Espejo y lo que Alicia encontró allí y Teo y la nota azul.