Fin al misterio de la desaparición de Etan Patz

Todo ocurrió el 25 de mayo de 1979. Era la primera vez que los padres del niño, Julie y Stanley Patz, dejaban ir a su vástago solo a la parada del autobús escolar. Pero Etan nunca llegaría a subirse a la unidad. Su madre supo de la desaparición de su hijo al ver que éste no regresaba de la escuela, ocho horas después

Paul Brown, el portavoz del Departamento de Policía de Nueva York sostiene un cartel con una fotografía de Etan Patz (Keith Bedford/ Reuters)

POR RT

Todo ocurrió el 25 de mayo de 1979. Era la primera vez que los padres del niño, Julie y Stanley Patz, dejaban ir a su vástago solo a la parada del autobús escolar. Pero Etan nunca llegaría a subirse a la unidad. Su madre supo de la desaparición de su hijo al ver que éste no regresaba de la escuela, ocho horas después

El misterio de los crímenes más espeluznantes de la historia de la ciudad de Nueva York se ha despejado al fin tras casi 40 años de espera. El martes 14 de febrero, un jurado neoyorquino declaró culpable a Pedro Hernández, de 56 años, de haber secuestrado y asesinado al niño Etan Patz, un menor de seis años, informa el periódico The New York Times. Hernández ya había confesado en 2012 haber sido autor del estremecedor crimen.

Un crimen espeluznante

Todo ocurrió el 25 de mayo de 1979. Era la primera vez que los padres del niño, Julie y Stanley Patz, dejaban ir a su vástago solo a la parada del autobús escolar. Pero Etan nunca llegaría a subirse a la unidad. Su madre supo de la desaparición de su hijo al ver que éste no regresaba de la escuela, ocho horas después. La familia vivía y vive aún en el vecindario del barrio neoyorquino del Soho. La zona era entonces habitada por gente de clase media-baja.

En 2012 Hernández confesó a la policía que ofreció al niño una bebida gaseosa y que lo llevó a la bodega donde trabajaba, la cual se encontraba muy cerca de la parada de autobús. Allí ahorcó al pequeño en el sótano. Detalló que después metió su cuerpo, todavía vivo, en una bolsa de plástico, colocó la bolsa en una caja y la dejó tirada en un basurero en la calle. El asesinó hizo hincapié en que el niño todavía estaba vivo cuando lo metió en la bolsa. Hasta la fecha no han sido encontrados los restos mortales.

La defensa de Hernández sostuvo que su cliente no era capaz de distinguir la realidad de la ficción porque padecía trastornos psicológicos. Su hija aseveró que su padre una vez dijo que tenía visiones de demonios y ángeles. No obstante, los fiscales asumieron que Hernández exageró los síntomas de su enfermedad mental o que hasta podría haberlos simulado.

Un niño convertido en símbolo

El caso de Etan Patz conmovió a todo el país. El pequeño se convirtió en símbolo de las desapariciones de niños y su caso empujó al ex presidente Ronald Reagan a declarar el 25 de mayo Día Nacional de los Niños Desaparecidos. Su rostro fue reclamo en campañas de información para recabar datos sobre personas desaparecidas.

El dolor por la pérdida de su vástago ha hecho que sus padres se convirtieran en activistas y su empeño ha servido para que Estados Unidos incorporara legislación destinada a la protección de menores.

Febrero 15, 2017.