Pornografía y asesinato serial

Existen múltiples estudios sobre el efecto que tiene la pornografía en los asesinos en serie, pero no hay muchas investigaciones que reconozcan la influencia de las revistas True Detective en el comportamiento de estos criminales, quienes se vieron estimulados y persuadidos por fotos de mujeres torturadas

Serial Killer Videos at ABC News Video Archive (abcnews.com)

POR Entorno Inteligente

Existen múltiples estudios sobre el efecto que tiene la pornografía en los asesinos en serie, pero no hay muchas investigaciones que reconozcan la influencia de las revistas True Detective en el comportamiento de estos criminales, quienes se vieron estimulados y persuadidos por fotos de mujeres torturadas

La última entrevista de Ted Bundy antes de ser ejecutado en 1989 se enfocó en su temprana exposición al contenido lascivo de las revistas True Detective. En el último esfuerzo de ser “muy importante para matar”, Bundy se reunió con el Dr. James Dobson, un psicólogo religioso y activista contra la pornografía.

Bundy describe cómo durante su niñez se convirtió en adicto a estas revistas, con portadas en las cuales frecuentemente mostraban a mujeres aterrorizadas, quienes por lo general salían amarradas, utilizando ropa ajustada y provocativa. Él trató de impresionar a Dobson en cuanto al impacto significativo que tuvieron estas imágenes en él: Le abrieron paso a su adicción a la violencia.

“La pornografía puede alcanzar y sacar a un niño de cualquier casa hoy día. A mí me sacó de mi hogar”, afirmó.

La gente frecuentemente descarta esto como su última maniobra de manipulación. Se resisten a la idea de que los activistas antiporno tienen razón. Sin embargo, cualquier cosa puede influenciar en el desarrollo de la violencia en alguien quien se convierte en un asesino serial, incluyendo la Biblia. Tal vez Bundy estaba tratando de manipular a Dobson, pero no es el único en describir cómo estas publicaciones lo impactaron. No se las consideraba pornografía, por eso estaban extensamente disponibles en todos lados, ofreciendo el “lado profundo” de un verdadero crimen.

Estas revistas eran carne de cañón para las fantasías de los adolescentes, por lo tanto, no tenían que mostrar un porno Hard Core. Incluso, el asesino en serie Harvey Glatman , pretendía ser fotógrafo para True Detective , haciendo sus “propias portadas” con mujeres atadas, a quienes él engañaba haciéndoles creer que se convertirían en modelos.

Entonces, ¿en qué deberíamos creer?

De acuerdo con el criminólogo Eric Hickey, miles de personas leen pornografía sin lastimar a nadie. No obstante, “no se puede ignorar el hecho de que ciertos asesinos seriales han insistido en que la pornografía fue una gran influencia en los asesinatos de mujeres jóvenes y niños”, señala.

Asimismo, Hickey concluye que la adicción a la pornografía “afecta a cada individuo de una manera diferente. Los eventos complejos, la curiosidad, la soledad, e incluso la baja autoestima son elementos que pueden combinarse para afectar a alguien de una forma única.”

Él cita un estudio que definió un síndrome en cuatro pasos:

  1. Adicción a las imágenes. 2. El incremento del apetito por esas imágenes. 3. La desensibilización de la violencia. 4. Recreación de las imágenes.

(detective_tales)

En otro estudio realizado por Hickey se descubrió cómo estas publicaciones distorsionaron la información sexual, enfatizaron la dominación sobre la mujer, y por ende, tuvieron un fuerte impacto en adolescentes que las utilizaban como fuente de educación sexual.

El autor del libro Real Life Monsters: A Psychological Examination of the Serial Murderer, Stephen Giannangelo, entrevistó a un residente llamado “Rick” en el Corredor de la muerte; el hombre explicó que esas imágenes no sólo incentivaban al asesinato serial sino también “contribuían con el desarrollo de la objetificación”. Incluso, algo tan inocuo como una película de terror “puede tener más impacto que una porno sin violencia, debido a que objetifica y deshumaniza a las mujeres en escenarios violentos”, explica. En este caso, Rick creyó en la descripción de Bundy porque él vio cómo las revistas True Detective le abrieron las puertas a estos personajes. “Algunas personas son vulnerables”, aseveró.

Por otra parte, en el libro Confession of a Serial Killer, el asesino Dennis BTK Rader admitió que encontró un lote de revistas True Detective debajo del asiento de conductor del carro de su papá. Un día, descubrió una edición de 1959 la cual tenía como portada a una mujer aterrorizada, amarrada y amordazada. El artículo principal de esa edición era “El fotógrafo sexualmente alocado y su cementerio de modelos”. Rader tomó esta revista para practicarse una asfixia autoerótica y luego confesó que fue el mejor orgasmo que había tenido en su vida.

Finalmente comenzó a recrear sus fantasías criminales en 1974, continuando hasta 1991. Cada vez que entraba en la etapa de cometer asesinatos, él acudía a estas revistas. De igual modo, Melvin Rees, Jr., un músico de jazz y asesino de siete personas durante los años 50, culpó a las revistas True Detective, las cuales solía leer compulsivamente.

Aunque muchas personas creen que el desarrollo de un asesino en serie puede describirse como una simple fórmula, de hecho, es un proceso complejo. Y aunque es improbable afirmar que las revistas Detective puedan convertir a alguien en asesino, sí se puede exponer su influencia cuando los propios asesinos en serie como Bundy, Glatman, Rader o Rees han admitido el impacto que tuvieron en ellos.

La revista True Detective se publicó desde 1924 hasta 1995. La misma inició el género de las revistas sobre crímenes en Estados Unidos durante los años 40 y 60, vendiendo millones de copias y a partir de ella comenzaron a editarse numerosas imitaciones. Inicialmente se publicaban historias de ficción y no ficción, además de publicar los trabajos de escritores aclamados como Dashiell Hammett, Jim Thompson y Ann Rule, entre otros.

Existen múltiples estudios sobre el efecto que tiene la pornografía en los asesinos en serie (como el caso de Bundy ), pero no hay muchas investigaciones que reconozcan la influencia de las revistas True Detective en el comportamiento de estos criminales, quienes se vieron estimulados y persuadidos por fotos de mujeres torturadas. Quizás estas imágenes no convertirán a alguien en un asesino serial, pero para algunos hombres jóvenes pueden convertirse en un potente detonante.

Abril 16, 2017.