Vampiros campesinos y vampiros aristócratas

El vampiro campesino de Europa del este era un cadáver que acababa con la paz de los pueblos, pero al menos era fácil de destruir. El tipo de vampiro aristócrata, seductor y corrupto era mucho más poderoso y apareció por primera vez en 1819 en un cuento corto de William Polidori titulado, precisamente, El vampiro

Before Bram: a Timeline of Vampire Literature (Oxford University Press)

POR Roger Luckhurst

El vampiro campesino de Europa del este era un cadáver que acababa con la paz de los pueblos, pero al menos era fácil de destruir. El tipo de vampiro aristócrata, seductor y corrupto era mucho más poderoso y apareció por primera vez en 1819 en un cuento corto de William Polidori titulado, precisamente, El vampiro

La palabra “vampiro” apareció por primera vez en inglés en 1732 y fue traída de reportes confusos sobre un incidente en los límites del imperio de Habsburgo, en el este de Europa. En Medreyga, un pueblo rural en Hungría, los campesinos habían creado gran revuelo al demandar que se exhumase a uno de los vecinos, que había sido enterrado hacía meses. Los lugareños aseguraban que el cadáver era una amenaza para el pueblo y que provocaba que el ganado se perdiese en los campos durante la noche.

La palabra que usaron para esta criatura ambivalente, atrapada entre la vida y la muerte, fue “vampiro”.

Cuando abrieron el ataúd se encontraron supuestamente con un cuerpo en perfecto estado y con sangre fresca saliéndole de la boca. Los campesinos entonces clavaron el cuerpo en la tumba con una estaca en el corazón y quemaron los restos, sólo para asegurarse.

Unos cuantos años después, un monje benedictino recopiló sucesos parecidos en un libro titulado Sobre los vampiros de Hungría, Bohemia, Moravia y Silesia. Fue de estas historias marginales que surgió el mito de los vampiros.

El vampiro aristócrata

El vampiro campesino de Europa del este era un cadáver que acababa con la paz de los pueblos, pero al menos era fácil de destruir.

El tipo de vampiro aristócrata, seductor y corrupto era mucho más poderoso y apareció por primera vez en 1819 en un cuento corto de John William Polidori titulado, precisamente, El vampiro.

Lord Ruthven era su nombre: una bestia lujuriosa que cazaba mujeres jóvenes y era particularmente terrorífico porque actuaba en los exclusivos círculos de la alta sociedad. El vampiro había pasado desde los marginales extremos de la sociedad campesina a la aristocracia más libertina.

Y para darle más interés resulta que su autor era quien había sido designado médico personal del aristócrata más notorio de Inglaterra: Lord Byron, expulsado del país por su escandalosa vida sexual. En ese exilio había estado presente Polidori, quien fue testigo de las historias de fantasmas que Byron compartió con los autores Percy y Mary Shelley cerca del lago Ginebra en 1816.

El vampiro había nacido a la vez que el monstruo del barón Frankenstein en una lluviosa noche de verano.

Pero hay algo más que un poco de Byron en el personaje de Ruthven. Algunos incluso afirman que El vampiro, que apareció de forma anónima al principio, era o bien un retrato de Byron o una confesión del pervertido jefe de Polidori.

Pero si lo que éste quiso fue vengarse de su jefe, le salió el tiro por la culata, ya que la popularidad de Byron no hizo más que aumentar gracias a la historia. De hecho, El vampiro fue reimpreso y dramatizado en toda Europa, a menudo sin darle crédito a Polidori, quien murió poco después.

Dulcemente seductor

El vampiro, como un diablo corrupto que seduce a través del sexo y el dinero, nunca ha dejado de estar presente en el inconsciente colectivo. Esa es la imagen que inspiró una serie de relatos que datan de 1840 titulados Varney el vampiro o La fiesta de la sangre. En ellos se incluían mujeres de la aristocracia que se bañaban en sangre de vírgenes para conservar su juventud eternamente.

El más famoso de estos relatos fue la historia de Sheridan Le Fanu Carmilla, que data de 1872, y que fue la primera de miles de relatos sobre fantasías de vampiresas lesbianas.

Le Fanu fue también un editor de diario que le dio a Bram Stoker su primer empleo como escritor, así que no es casualidad que la primera versión del Drácula del autor irlandés estuviese ambientada en Styria, Austria, el mismo lugar que Carmilla.

Tomado de: “¿De dónde vienen las historias de vampiros?” BBC Mundo. Agosto 6, 2015.