Gojira: Japón bajo el terror del monstruo

Kaiju significa “bestia extraña” o “monstruo gigante“. El género engloba a las películas de fantasía y ciencia ficción que se centran principalmente en este tipo de criaturas ya sean protagonistas o antagonistas. Remarcamos lo de “gigante” puesto que Drácula o el Monstruo de Frankenstein aunque son monstruos no son considerados kaiju por su tamaño

Original Godzilla Quotes (www.hippoquotes.com)

POR Abraham Leal Vázquez

Kaiju significa “bestia extraña” o “monstruo gigante“. El género engloba a las películas de fantasía y ciencia ficción que se centran principalmente en este tipo de criaturas ya sean protagonistas o antagonistas. Remarcamos lo de “gigante” puesto que Drácula o el Monstruo de Frankenstein aunque son monstruos no son considerados kaiju por su tamaño

En Las Cosas que nos Hacen Felices nos encantan los monstruos. Sean clásicos, sean gigantes, sean japoneses o sean americanos. Nos gustan tanto que en vista de lo acontecido en esta nueva era cinematográfica vamos a emprender un viaje por el universo kaiju japonés y el universo de monstruos clásicos de la industria americana.

Se puede decir que esta nueva sección no empieza aquí. Ya hemos hablado de otras películas de monstruos más recientes como Kong: La Isla Calavera o Shin Godzilla, pero realmente este es el primer artículo de la sección. Aunque “viaje por el monstruoverso” se centrará principalmente en el nuevo universo de Kong y Godzilla de Legendary Pictures, nos vemos obligados a dar a conocer las raíces de este fantástico género.

¿Y qué mejor forma de empezar que hablando de Japón bajo el terror del monstruo?

El comienzo de una gran era

  1. ¿Se dice pronto, no? Han pasado más de 60 años y aún así esta película merece ser recordada. No únicamente como película en sí sino por su historia, por lo que aportó a la industria. De esto hablaremos con más detalle dentro de poco, antes vamos a presentaros la película.

Distribuida por la productora japonesa Toho y dirigida por Ishiro Honda, Gojira o Japón bajo el terror del monstruo como se tradujo al castellano, fue la primera película que fundó el género kaiju. Al igual que King Kong en 1933 y otras películas anteriores inspiradas en las novelas de Jules Verne como Viaje al centro de la Tierra y 20.000 leguas de viaje submarino, Gojira tiene como premisa la aparición de una enorme y “fantástica” criatura. Aunque evidentemente su enfoque sería completamente distinto. Si bien King Kong es anterior, el género kaiju no se reconocería como tal hasta 1954 gracias a este film, pero está claro que sirvió como inspiración para los japoneses. Igualmente debemos aclarar que estos sí consideran a King Kong como un kaiju.

La palabra kaiju significa sencillamente “bestia extraña” o “monstruo gigante“. El género engloba a las películas de fantasía y ciencia ficción que se centran principalmente en este tipo de criaturas ya sean protagonistas o antagonistas. Remarcamos lo de “gigante” puesto que Drácula o el Monstruo de Frankenstein aunque sean monstruos no son considerados kaiju por su tamaño. “Gojira” por otra parte es la combinación de las palabras gorira que significa “gorila” y kujira que significa “ballena”. También es la combinación de ambos conceptos: una criatura que puede sumergirse a grandes profundidades en el mar y además puede caminar erguido por la tierra. Godzilla es la traducción occidental que aportaron los propios japoneses.

Sci-Fi (iwantedwings.com)

El éxito de Gojira en 1954 fue totalmente inesperado. Recaudó 152 millones de yenes, que se traducen como 2.25 millones de dólares. Hay que comprender el contexto de la época, pues esa cifra por aquel entonces (y además en Japón) era algo increíble. Toho se encontró con una gran aceptación por parte del público, de nuevo más por el mensaje que reivindicaba que por la película en sí, así que hicieron una segunda parte. Como se sabe, Estados Unidos es el amo y señor de la publicidad y de la manipulación de masas, así que no podía permitir que la industria cinematográfica japonesa volviera a retratar los horrores de la Segunda Guerra Mundial como lo hizo Gojira. La solución a esta situación fue coproducir las siguientes cintas junto a Toho para transformar la franquicia en puras películas de fantasía y alejarla de su mensaje original. Comenzaría así la serie Showa, que daría pié al concepto de cine kaiju en plenitud. Esa serie se caracteriza por las trepidantes luchas entre personas disfrazadas de monstruos con nulo sentido del ridículo, explosiones hechas con petardos y varias toneladas de maquetas. Sin duda hay que reconocer el trabajo de Toho al experimentar y desarrollar los efectos especiales del cine de la época.

La película a destacar de esa etapa fue el apoteósico primer enfrentamiento entre King Kong y Godzilla en 1962, siendo curiosamente la primera película a color de ambos y una de las cintas con mayor aceptación de la productora japonesa.

La película y el terror

Gojira es una película de terror. Posiblemente una de las películas más terroríficas de la época. No era una película como La cosa del pantano o La mosca, que en parte sus peculiares personajes hacían que el terror no fuese el pináculo de sus cintas, que no fuese un terror creíble que se introdujera en el espectador. En este tipo de películas vemos fuerzas sobrenaturales ajenas a lo que realmente transmite miedo a las personas. En Gojira esto es distinto.

El terror de Gojira se centra en las pérdidas humanas y concretamente en la pérdida de los seres queridos. Padres, madres, hermanos, hijos, amigos… Esto es lo que de verdad aterroriza a las personas. El monstruo Godzilla es únicamente un vehículo para alcanzar este fin. Una bestia fantástica y surrealista para transmitir un miedo muy real.

Gojira te muestra sin tapujos las continuas pérdidas humanas y el miedo que sienten las víctimas al contemplar al monstruo. El horror se plasma perfectamente en las expresiones faciales y en la gesticulación de sus actores, consiguiendo transmitir al espectador las emociones de vértigo y pavor que sienten los personajes. Los diálogos y la actuación tanto de actores secundarios como principales son sublimes. Hay que reconocer que en esto Gojira hoy en día sigue siendo superior al cine de terror moderno que se resguarda en los sustos acompañados de unos estridentes efectos de sonido. Mientras que la banda sonora de, por ejemplo, Insidious. se compone de música envolvente y los ya dichos típicos efectos de sonido, Gojira tiene una gran banda sonora original que se centra únicamente en ambientar la película, no en provocar sobresaltos al espectador. La música forma parte de la película, pero no del terror que quiere transmitir. Si esto es un punto a favor o en contra es subjetivo.

Los efectos especiales de la época comenzaban a desarrollarse y Gojira sin duda fue partícipe de una parte importante de esa evolución. Para Toho esta película conllevaría una labor impresionante. La reconstrucción a maqueta del centro de Tokio y de varios pueblos costeros fue un trabajo brutal, y si bien algunos efectos especiales no eran muy creíbles y algunos diseños de la criatura podrían haber estado más pulidos, para la época eran espectaculares. Hay que recordar que estamos hablando de una película de hace 70 años.

La trama por otra parte es excelente. O más bien, el ritmo de la misma. Hay un buen equilibrio entre las escenas de acción en las que aparece Godzilla, las escenas de suspense y misterio y los debates “filosóficos” entre científicos donde se decide qué hacer con el monstruo. En general, Gojira es una película muy seria y muy bien producida para la época.

La metáfora y la historia

Gojira (1954)/ Godzilla, King of the Monsters (1956) (Cinefantastique Online)

No quiero adentrarme más en política, pero sí en el contexto histórico. Tras la II Guerra Mundial, Japón sufrió una gran censura que le imposibilitó comunicar al mundo su parte de la historia. No sólo sufrió una gran crisis economía, tampoco pudo exportar su cultura al resto del mundo hasta los años 50. Por esto, Gojira es tan importante. Fue una de las primeras películas japonesas que consiguió ver la luz, aunque evidentemente bajo la supervisión de Estados Unidos. He hecho especial hincapié en el terror que quiere transmitir la película porque éste es precisamente una metáfora sobre el terror que sintió Japón al final de la II Guerra Mundial. Godzilla no es otra cosa que la representación del “monstruo gigante” que es Estados Unidos y la destrucción que provocaron las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki.

La escena a la que pertenece este plano sugiere una similitud con la destrucción de ambas ciudades.

Durante la película podemos ver constantes críticas a la guerra y al capitalismo, así como a la experimentación científica destinada a elaborar armamento militar. Aunque el mensaje original fue alterado y casi olvidado durante la serie Showa, en ésta aún se podían apreciar críticas a la contaminación global y a la destrucción del ecosistema. Hedorah, La Burbuja Tóxica, el monstruo antagonista de Godzilla vs. Hedorah, es un claro ejemplo de ello. A pesar de todo, en la actualidad el mensaje original de la película no se ha olvidado. Esto se lo debemos en gran parte a Hideaki Anno con su dirección en Shin Godzilla.

Tomado de: Las Cosas que nos hacen Felices. Marzo, 31, 2017.