Gatos y rituales paganos

Love Your Familiar: Cats (Witchful Thinking-WordPress.com)

POR EFE

“Muchas de las ceremonias cristianas tienen una raíz en ritos precristianos que se incorporaron a la liturgia (lo que se conoce como sincretismo religioso), mientras que otras ceremonias paganas fueron consideradas como comportamientos heréticos o brujería, y fueron desapareciendo de las tradiciones de occidente”, señala investigador

Barcelona. Los gatos no sólo eran desollados para aprovechar y comerciar con su piel en la Edad Media sino que sus huesos eran utilizados en rituales paganos, de acuerdo con una investigación realizada por los arqueozoólogos de la Universidad de Barcelona Lluís Lloveras y Jordi Nadal.

Los dos investigadores han publicado un trabajo en el que por primera vez han estudiado y datado con carbono-14 restos de gatos de la Edad Media procedentes de los territorios cristianos de la península ibérica.

La investigación analiza un conjunto de casi 900 huesos de gato del yacimiento de El Bordellet de Vilafranca del Penedès (Barcelona), y concluye que los animales fueron desollados para aprovechar la piel, aunque también deja abierta la posibilidad de que, además, hubieran formado parte de algún ritual pagano.

De acuerdo con los investigadores, en Europa del Norte se han encontrado y estudiado numerosos yacimientos de estas características, pero en el sur de Europa este es un estudio prácticamente inédito.

Los restos analizados pertenecen a nueve gatos jóvenes, de entre nueve y 20 meses, que vivieron hace aproximadamente mil años.

Los restos se encontraban en uno de los silos del yacimiento utilizados para almacenar grano, y que una vez abandonados se aprovechaban para verter desechos, por lo que es habitual encontrar restos óseos de especies diversas, normalmente usadas para el consumo de carne.

En este caso, sin embargo, los investigadores constataron que los gatos no habían sido destinados a la alimentación, sino despellejados para aprovechar la piel.

“El estudio de los restos de fauna procedentes de yacimientos arqueológicos es una práctica de larga tradición en determinados países, pero en España lo es menos, con excepción de los yacimientos prehistóricos, en los que sí es una actividad más generalizada”, ha explicado Lloveras.

Los investigadores han precisado que “el estudio de los restos óseos de fauna permite contestar preguntas que a menudo no pueden responderse a partir de otro tipo de registros, como la cerámica o las herramientas de piedra o metal, así como dar información sobre el tipo de alimentación o los sistemas de producción ganadera, por ejemplo”.

Las marcas y las fracturas que se observan en los restos han permitido a los investigadores reconstruir la forma en que los animales fueron desollados.

El comercio con piel de gato, usada para elaborar prendas –como abrigos—, era bastante común en la Edad Media, cuando se comerciaba tanto con la piel de gatos domésticos como con la de salvajes, que era bastante más cara.

En el caso del yacimiento de El Bordellet, los restos de gatos estaban acompañados de una cabeza de caballo, un cuerno de cabra y los restos de un huevo de gallina que parece que fue depositado entero, elementos que se asocian a menudo a rituales paganos.

De acuerdo con Nadal, “ello no debería sorprendernos demasiado, ya que en las sociedades tradicionales –como el mundo rural de la España medieval— cada gesto o acción, por más cotidiano que fuera, iba acompañado de fórmulas religiosas, tanto cristianas como paganas”.

“Muchas de las ceremonias cristianas tienen una raíz en ritos precristianos que se incorporaron a la liturgia (lo que se conoce como sincretismo religioso), mientras que otras ceremonias paganas fueron consideradas como comportamientos heréticos o brujería, y fueron desapareciendo de las tradiciones de occidente”, señala Nadal.

Julio 5, 2017.