Un paseo por el Londres que inspiró a la literatura británica

Sherlock Holmes Museum

POR Pablo Mora

Podríamos escribir una obra completa sólo con las referencias que ha hecho la literatura a Londres a lo largo de la historia. Y es que la urbe más importante de Reino Unido ha cautivado no sólo a locales y foráneos, sino también a muchos de los autores literarios más importantes de todos los tiempos

David Copperfield en las calles de Londres

Museo de Dickens

Si hay un autor que ha convertido a Londres en un protagonista más de sus obras ese es Dickens. El escritor y novelista, natural de Portsmouth, describió magistralmente a la ciudad en sus novelas y, de hecho, desarrolló la mayoría de sus tramas en la capital británica.

Buena prueba de ello es que aún hoy se respira la esencia de la época victoriana en buena parte de sus obras o incluso las miserias que le tocó vivir durante la Revolución Industrial. El considerado uno de los mejores escritores de la literatura universal de todos los tiempos paseó por la ciudad del Támesis y no sólo destacó por su fuerza narrativa sino también por sus magníficas historias llenas de crítica social.

Y aunque Londres recuerda al novelista con placas por toda la ciudad o lugares como la casa Museo cerca del barrio de Camden, es en sus obras donde realmente cobra sentido la esencia de aquel entonces. Así, Oliver Twist, nos llevará hasta la zona de Chancery Lane o, si nos acercamos hasta el centro de Londres, quizás nos topemos con los callejones por los que transitaba David Copperfield. Entre sus obras más recordadas encontramos también Historia de dos ciudades, Casa desolada o la obra navideña Las campanas, en las que, por supuesto, también hacía referencia a Londres.

Sherlock Holmes en Baker Street

Sin lugar a dudas, el personaje ficticio más conocido de la ciudad probablemente sea el famoso detective Sherlock Holmes. Grandes aventuras son las que ha dado Holmes a la capital británica y viceversa. Por ello, la mejor forma de sumergirse en el universo de este personaje creado por Arthur Conan Doyle es acudiendo al Sherlock Holmes Museum, situado el 221-b de Baker Street, donde residía el famoso detective. Sin embargo, fue en el 15 de Welbeck Street donde Moriarty quiso acabar con la vida de Holmes. Y naturalmente, tampoco podía faltar el hogar del Dr. Watson en el 9 de Queen Anne Street. Mención aparte merecen Oxford Circus o el St. James Hall, que también fueron frecuentados por los carismáticos personajes de Conan Doyle.

El Círculo de Bloomsbury

Se conoce con este nombre a un grupo de intelectuales británicos que durante el primer tercio del siglo XX se reunió en casa de la escritora Virginia Woolf y, adoptando el nombre del barrio en el que vivían y que rodea al Museo Británico, compartían su afición por el arte y la literatura, al tiempo que desarrollaban sus actividades intelectuales.

Entre los miembros del grupo de Bloomsbury se encuentra el novelista y ensayista E.M. Forster, en cuyas obras trata la hipocresía de la sociedad británica de principios del siglo XX, la homosexualidad o la diferencia de clases. Entre otros autores, en este lugar de encuentro de la bohemia intelectual, también destacan el pintor post-impreonista Duncan Grant, el economista John Maynard Keynes o el crítico de arte y pintor Roger Fry.

Hampstead inspiró a John Keats

Barrio de Hampstead

John Keats es probablemente uno de los poetas británicos del Romanticismo más importantes de la historia. La lírica de Keats se caracteriza por sus referencias sensuales, sobre todo en el conjunto de sus odas; y además por su lenguaje exuberante e imaginativo. Esto es una de las características de los poetas románticos, que acentuaban la emoción extrema a través del énfasis de las imágenes naturales. Hoy, sus poemas y letras son algunos de los más populares y más analizados en la literatura inglesa. Endymion, Hyperion y Oda a un ruiseñor son sólo algunas de sus obras más importantes. Actualmente se puede visitar la casa del poeta en el barrio de Hampstead, una zona con un acogedor ambiente rural que sirvió de fuente de inspiración para Keats.

Desde King’s Cross hasta Hogwarts

Plataforma de King Cross

La estación de King’s Cross de Londres es popularmente conocida gracias a su aparición en Harry Potter, una de las sagas más importantes de la historia, escrita por la británica J.K. Rowling. El andén secreto 9¾, situado ficticiamente entre las vías 9 y 10, aparece como el punto de partida hacia el colegio de Hogwarts, donde Harry Potter vivirá un sinfín de aventuras junto a sus amigos Hermione Granger y Ron Weasley. Además, el exterior del apeadero de King Cross fue utilizado para el rodaje de la película Harry Potter y la cámara secreta.

La capital británica y la literatura

Y aunque estos son sólo algunos ejemplos de cómo la literatura ha usado las calles de Londres, cabe mencionar que son bastante numerosas las referencias que se han hecho a la capital británica durante todos los tiempos. De modo que no podríamos acabar un reportaje literario obviando la figura de William Shakespeare, que si bien desarrolló la mayoría de sus tramas en Italia, es el autor por excelencia de las letras británicas.

Asimismo, Londres también sirvió de inspiración para otros genios de la escritura como Oscar Wilde, Daniel Defoe (Robinson Crusoe), James M. Barrie (Peter Pan), George Orwell (1984, Sin blanca en París y Londres), Robert Louis Stevenson (El extraño caso del Doctor Jekyll y Mr. Hyde), Anthony Burgess (La naranja mecánica) e Iris Murdoch (Bajo la red), entre otros.

Tomado de: El Ibérico. Agosto 2, 2017.