El amor sí tiene edad… pero sólo para ellas

Rosa Montero escribió un libro, La carne, en la que se trataba este tema y en una entrevista le preguntaban por la protagonista de 60 años porque había gente que no se imaginaba a una vieja teniendo vida sexual. “Pues sí señores, claro que tenemos vida sexual a los 20 a los 40 y a los 60”, expresa la autora

7 Reasons Why Women Actually Prefer the Cougar Lifestyle (Peace Quarters)

POR Mila Fernández

Rosa Montero escribió un libro, La carne, en la que se trataba este tema y en una entrevista le preguntaban por la protagonista de 60 años porque había gente que no se imaginaba a una vieja teniendo vida sexual. “Pues sí señores, claro que tenemos vida sexual a los 20 a los 40 y a los 60”, expresa la autora

La modelo alemana Heidi Klum, de 44 años, tiene nuevo novio: Tom Kaulitz, guitarrista del grupo Tokio Hotel, de 28 años. Una vez más, los titulares en prensa no han dejado de destacar que lo más importante de esta historia son las diferentes edades de ambos. El diario Mundo Deportivo decía “Heidi Klum y Tom Kaulitz: una relación de 16 años de diferencia”.

A Heidi Klum ya le pasó en su anterior relación con el millonario coleccionista de arte Vito Schnabel, también más joven que ella. Madonna, Julianne Moore, Demi Moore o la duquesa de Alba también han tenido que aguantar las críticas derivadas de los prejuicios que siempre han rodeado a las relaciones en las que la mujer es mayor que el hombre.

Hace unos años, Julianne Moore fue galardonada con el Oscar por su interpretación en Siempre Alice y El Mundo lo anunció con el titular “Un Oscar para la cougar Julianne Moore”. ¡Me agarré un cabreo! ¿Tú crees que dirían lo mismo de Scorsese o George Clooney? “Ni siquiera existe un equivalente de la palabra cougar –expresión del argot inglés para definir a las mujeres que buscan una pareja más joven— en masculino”, señala Dolores Conquero. La periodista acaba de publicar el libro Amores contra el tiempo, una recopilación de las historias de amor que importantes mujeres (Madame Curie, Agatha Christie, Coco Chanel, Pasionaria…) vivieron con hombres mucho más jóvenes.

“Las cosas no parecen haber cambiado mucho. Algunos creen que en esta época tenemos casi todo superado, y no es verdad. Yo creo que al hombre le sale muy bien que esto siga siendo así: él alarga su vida amorosa y a nosotras nos la intentan acortar. A partir de cierta edad, siempre hablando en general, la sociedad pretende que dejes de tener vida amorosa y sexual y que te apartes. Mientras, ellos van cumpliendo años y siempre lo tienen más fácil, de tal manera que a los 20 pueden estar con una mayor o con una de su edad; a los 40 también y a los 60 con una de 40”, indica Conquero.

Rosa Montero escribió un libro, La carne, en la que se trataba este tema y en una entrevista le preguntaban por la protagonista de 60 años porque había gente que no se imaginaba a una vieja teniendo vida sexual. “Pues sí señores, claro que tenemos vida sexual a los 20 a los 40 y a los 60”, expresa la autora.

Enamoradas, fuertes y valientes

Cougars On Point: Dating Older Women Could Be a Fantastic Idea (I love relationship)

Dolores Conquero sabe de lo que habla. Ella también se enamoró de un hombre más joven y tuvo que sortear los problemas derivados de esa relación. Del cabreo surgió el blog minovioesmasjoven.com.

“Cuando me enamoré de un chico joven me di cuenta de la enorme diferencia que hay de trato… Estaba cabreada y empecé a fijarme y me di cuenta de que a mi alrededor no había tantas historias así. Y eso que en esta época supuestamente hay muchas más… Pero de eso nada. Eran cuatro famosas y ya está. Y sufren mucho. Con Madonna, por ejemplo, se están metiendo todo el rato. Es verdad que, a la larga, ellas harán por normalizar y de hecho están haciéndolo. Pero todavía tienen que aguantar mucho”, señala.

Fue entonces cuando la autora se dedicó a buscar este tipo de historias de amor… Y las encontró. Y muy interesantes. En el libro, Dolores Conquero ha seleccionado nueve protagonizadas por importantes mujeres de diferentes ámbitos, desde Diana de Poitiers a Gala, pasando por Victoria de Inglaterra, Coco Chanel o Julia Urquidi (la primera mujer de Vargas Llosa), que a las penas lógicas de toda historia de amor añadieron las de la diferencia de edad.

“Todas las mujeres del libro eran fuertes y valientes. Y por eso son mujeres importantes. Desafiaron muchos tópicos. Desde madame Curie, que fue una absoluta pionera en el mundo de la ciencia, a Coco Chanel, que fue una visionaria. Por no hablar de Pasionaria que, menos en una foto publicada en un libro en la que está rodeada de niñas en un mitin, en todas las fotografías oficiales era la única mujer. El rasgo que todas tienen en común es una personalidad un poco fuerte. De madame Curie y Pasionaria hubo gente que quiso aprovechar sus historias de amor con hombres más jóvenes para desprestigiarlas… Y entonces, a veces, es un efecto bola de nieve: alguien lanza un infundio y ya nadie lo puede parar. Ellas dos tienen en común que había hombres que envidiaban su talento y las veían como una amenaza a batir. Porque si la competencia era otro hombre, lo soportaban, pero si era una mujer, no lo podían tolerar”, abunda Conquero.

Casi 500 años separan las historia de Diana de Poitiers y la del matrimonio Macron, una de las parejas que más titulares ha dado en los últimos años por su diferencia de edad, y aún hay que hacer frente a los mismos prejuicios. Aunque matiza la autora: “Yo creo que los hemos sustituido un poco. Si antes eran más morales, ahora los hemos cambiado por el prejuicio de la juventud y de la belleza. Mira cómo se ríen de Madonna… A pesar de estar estupenda, van y se ríen porque besa a un chico más joven. Y dicen: ‘¡Ay qué asco! Es vieja’. ¿Cómo que es vieja? ¡Cuántos tíos viejos hay por ahí con chicas más jóvenes!”

“La vejez de ellos la aceptamos porque a ellos les interesa y les viene de maravilla. Además, la idea del amor romántico nos ha hecho mucho daño, entre otras cosas porque ellos no la tienen. Imagínate que nosotras tuviésemos cuarenta y tantos y llegara cualquier chico, y se enamorara y nos admirara y nos respetara porque somos un pedazo de profesionales, y no pasara nada. Pero la realidad es que casi siempre se piensa: ‘¡Qué vergüenza que me vean con esta mujer!’. Eso es cultural y son años y años. Y cambiar eso cuesta años y años…”, añade Conquero.

 Tomado de: Huffington Post. Abril 11, 2018.