Las cafeterías más literarias del mundo

De España a Argentina, pasando por Reino Unido, Noruega o Francia, entre otros, existen en el mundo cafeterías que fueron lugar de recreo, refugio o inspiración de grandes escritores. En México, La Ópera puede presumir de haber tenido clientes de la importancia de Gabriel García Márquez, Octavio Paz y Sofía Basi

La Ópera (www.barlaopera.com)

POR Cristina E. Lozano

De España a Argentina, pasando por Reino Unido, Noruega o Francia, entre otros, existen en el mundo cafeterías que fueron lugar de recreo, refugio o inspiración de grandes escritores. En México, La Ópera puede presumir de haber tenido clientes de la importancia de Gabriel García Márquez, Octavio Paz y Sofía Basi

  1. Café Brasilero, Montevideo, Uruguay

En el corazón de Montevideo, en la calle Ituzaingó 1447, se encuentra el elegante Café Brasileiro. Fundado por Correa y Pimentel a finales del siglo XIX, el Café Brasileiro mantiene buena parte de su estilo, fachada y mobiliario original y puede presumir de tener una clientela de lo más ilustre: Mario Benedetti, Idea Vilariño y José Enrique Rodó pasaron por allí. También Juan Carlos Onetti; de hecho, Onetti escribió las primeras palabras de El pozo en esta cafetería, la primera de la ciudad en ser declarada de Interés Cultural. Pero, si hay un autor conectado a la historia del Café Brasileiro, ese es Eduardo Galeano. El autor de El libro de los abrazos y Las venas abiertas de América Latina fue un cliente regular durante más de 20 años. Hoy, uno puede sentarse en la que extraoficialmente era su mesa (una de las que están junto a la ventana) y tomarse un café Galeano, una de las formas que ha encontrado el Café Brasileiro de rendir tributo a unos de sus más fieles, célebres y queridos parroquianos.

  1. Les Deux Magots, París, Francia

París es una de las ciudades más artísticas e intelectuales de Europa, una urbe llena de cafés para beber, debatir y charlar. La lista de cafeterías literarias de París podría ser muy larga, pero una de las que destaca entre las demás es Les Deux Margots, una de las favoritas de la escritora feminista Simone de Beauvoir y del filósofo Jean-Paul Sartre. Dicen que a los autores de El segundo sexo y La náusea, respectivamente, les encantaba este lugar ubicado en el número 6 de la Plaza de Saint-Germain des Prés. Junto con el Café de Flore, otro de los preferidos de la pareja, el café Les Deux Magots es una de las cafeterías más literarias del mundo.

  1. Café Gijón, Madrid, España

También la capital española tiene varios cafés altamente literarios. Destaca entre ellos el celebérrimo Café Gijón, ubicado en el mismísimo Paseo de Recoletos. Un café tan elegante como centenario. Abierto en 1888, el Café Gijón ha visto desfilar a todo tipo de artistas, intelectuales y personajes. Desde ilustres representantes de la Generación del 98, como Ramón María del Valle-Inclán, hasta políticos como el ministro José Canalejas y la mítica espía Mata Hari. Más recientemente han pasado por allí escritores de la talla de Francisco Umbral o Rubén Loza Aguerrebere. Tan estrecha es la relación del Café Gijón con la literatura que hasta hay un galardón destinado a premiar novelas que lleva su nombre: Premio Café Gijón.

Studio Špaček: Kavárna Slavia, Praha (Arch.cz)

  1. The Elephant House, Edimburgo, Escocia, Reino Unido

Mucho más actual que los intelectuales del Café Brasileiro, Les Deux Margots o el Café Gijón y, desde luego, con un registro totalmente diferente es The Elephant House. La cafetería escocesa The Elephant House es el salón de té desde el que la escritora J.K. Rowling escribió buena parte de las historia de la saga Harry Potter. Ubicada en el corazón de Edimburgo, en el 21 de George IV Bridge, es hoy lugar de culto para los amantes de estas novelas de ciencia ficción. Pero no sólo Rowling se ha sentado a escribir aquí. También lo han hecho plumas como la de Ian Ranking, escritor de novela policiaca y padre de las historias del inspector John Rebus, y Aleander McCall Smith, autor de La primera agencia de mujeres detectives y El club filosófico de los domingos, entre otros libros.

  1. Grand Café, Oslo, Noruega

El Grand Café’ de Oslo, en el número 31 de la calle Karl Johans desde 1874, fue desde el principio un punto de encuentro de la intelectualidad noruega. En él cenaba asiduamente el escritor Henrik Ibsen, el padre del teatro realista y el mejor escritor de teatro de todos los tiempos con permiso de William Shakespeare. Cuentan que desde las mesas de este elegantísimo café, Ibsen leía la prensa y creaba personajes para sus obras a partir de los clientes del local. También el pintor expresionista Edvard Munch pasó por el Grand Café. Sin embargo, el presupuesto de Munch era más ajustado que el de Ibsen. Dicen que Munch intentó pagar unas cenas a cambio de una de sus pinturas.

  1. Café Slavia, Praga, República Checa

Ningún artículo sobre las cafeterías más literarias del mundo puede olvidarse de la coqueta y hermosa ciudad de Praga. En la capital de la República Checa se encuentra el Café Slavia o Kavárna Slavia, uno de los salones literarios favoritos de la intelectualidad y los políticos del país. Por aquí han pasado desde los escritores Karel y Josef Capek y los poetas Vítezslav Nezval y Jaroslav Seifert, hasta los pintores Jan Zrzavy y Vaclav Spála, entre otros. Dicen también que, igual que El Unicornio Dorado y el Café Louvre, el Café Slavia guarda un buen puñado de anécdotas sobre el filósofo y escritor Franz Kafka, cuya obra es considerada una de las más influyentes de la literatura universal.

  1. La Ópera, Ciudad de México, México

La Ópera es una de las cafeterías-restaurantes más exquisita de Ciudad de México, aunque comenzara como pastelería en 1876. Necesitó 20 años para transformarse en cantina y ser uno de los lugares de encuentro de la flor y nata mexicana. Por La Ópera lo mismo han pasado estirados políticos, como Porfirio Díaz, que rebeldes revolucionarios de la talla de Pancho Villa. De este último aún se conserva una bala en el techo de un día que la pistola se le fue de las manos. Prácticamente, no hay presidente de México que no haya pasado por La Ópera. Pero, si hablamos de libros y letras, este bello café puede presumir de haber tenido clientes de la talla de Gabriel García Márquez, Octavio Paz y Sofía Basi, entre muchos otros. De ahí que se merezca estar en cualquier listado de las cafeterías más literarias del mundo que se precie.

La Biela, Buenos Aires (Wikipedia)

  1. La Biela, Buenos Aires, Argentina

Otra cafetería mítica y muy literaria es La Biela. Encontrarás La Biela en la avenida Presidente Manuel Quintana 596, en el emblemático barrio de La Recoleta de Buenos Aires. En sus mesas se sentaron escritores de la talla de Julio Cortázar y Jorge Luis Borges, pero también aclamados cantautores como Joan Manuel Serrat o Joaquín Sabina, actores, actrices, diplomáticos, personajes de la realeza y, ¡hasta pilotos de Fórmula Uno!

  1. The White Horse, Nueva York, Estados Unidos

Aunque Nueva York está llena de locales literarios, vamos a quedarnos con ‘The White Horse’, en pleno West Village. Allí, en el número 567 de la calle Hudson, se encuentra este emblemático local abierto a finales del siglo XIX (1880) que no fue lugar de tertulia literaria hasta los años 50 del siglo XX. Desde entonces han desfilado por allí Jason Mitchell y Dylan Thomas, Bob Dylan, Richard Farina, Jim Morrison, Hunter S. Thomsom y Jack Kerouac, aunque este último no se comportó precisamente como un cliente ejemplar. Al parecer, el autor de En el camino fue expulsado del local en varias ocasiones, hasta el punto que cuentan que alguien escribió en la puerta del baño “Jack, ¡vete a casa!”. Si pasas por allí, compórtate.

  1. Antico Caffé Grecco, Roma, Italia

Y por último, pero no por ello menos importante, un café de cafés, esta vez de estilo italiano. Abierto en 1760, el Antico Caffè, el Caffè Greco o el Antico Caffè Greco es la cafetería más antigua de Roma y la segunda más antigua de Italia, sólo por detrás del Caffè Florian de Venecia (1720). Sobrio y elegante, por este lugar han desfilado multitud de personalidades y literatos desde que abriera sus puertas a mediados del siglo XVIII. Goethe, Schopenhauer, Stendhal, Lord Byron, Henrik Ibsen, Hans Christian Andersen o Richard Wagner estuvieron allí, pero también artistas más modernos como María Zambrano, Ramón Gaya u Orson Wells.

Tomado de: Skyscanner. Mayo 24, 2018.