Nostalgia en vinilo

El 12 de agosto se celebra el Día Internacional del Vinilo, fecha que fue instaurada (ironía de por medio) en 2002, cuando los discos de vinilo estaban prácticamente extinguidos. La efeméride recuerda y honra al formato en que se comercializó la música del siglo XX

The Doors, el álbum de estudio de 33 1/3 RPM que marca el debut de esta banda de la ciudad de Los Angeles formada en 1965, lo compró mi hermano en 1967, en una pequeña tienda de discos que se ubicaba en la calle Mar Tirreno, en la colonia Tacuba. Hacía apenas unos meses que mi madre había adquirido en abonos una consola Stromberg Carlson. Fue en ese aparato, enorme y pesado, donde escuchamos por vez primera la pieza que abre el disco, “Break on Through (To the Other Side)”, de 2:25 minutos, de un material que contenía el éxito “Light My Fire” en su versión larga (como la llamábamos) de 7:07 minutos.

Fuimos legión (¿miles, millones?) los jóvenes y adolescentes de entonces que adquirimos el trabajo registrado entre el 19 y 24 de agosto de 1966 en los estudios Sunset Sound de Hollywood por Jim Morrison, Ray Manzarek, Robby Krieger y John Densmore. Más adelante, compré dos discos de 45 RPM. Uno de ellos contenía el tema en el Lado A “Little Old Man” (El viejito) y, en el lado B, nada menos que “All Along the Watchtower”, compuesta por Bob Dylan e interpretada por Jimi Hendrix. El otro “extended play” que comento me hice de él por la pieza “She’s not There”, a cargo del grupo The Road. Confieso que en esa época yo desconocía a la banda The Zombies, creadores, precisamente, entre muchas, de “She’s Not There”.

A partir de estos discos, tanto de 33 1/3 RPM como de 45 RPM, mi hermano y yo construimos pacientemente, y de acuerdo con el poco dinero con que contábamos, una colección interesante de rock, con nombres extraordinarios de bandas y solistas como Johnny Winter, Steppenwolf, Livin´ the Blues, Savoy Brown, The Flock, Chase, Catmother, The Animals, Canned Heat, John Mayall, The Cream, Jimi Hendrix Experience, Procol Harum, Quicksilver Messenger Service, Frank Zappa, Gentle Giant… y también muchas agrupaciones fresas como People, The Monkees, Strawberry Alarm Clock, Sly and the Family Stone… ufff, y muchos más.

Disculpen pero mis recuerdos los ha pisado mucha gente y algunos se fueron pegados como chicles en sucias suelas de zapatos y otros han sobrevivido, aunque bastante deteriorados. Todo lo anterior viene a cuento porque el 12 de agosto se celebra el Día Internacional del Vinilo, fecha que fue instaurada (ironía de por medio) en 2002, cuando los discos de vinilo estaban prácticamente extinguidos.

La efeméride recuerda y honra al formato en que se comercializó la música del siglo XX, y tiene como objetivo “preservar el patrimonio musical del pasado”. Como parte de esas generaciones que escuchamos las bandas de rock que grabaron su obra en vinil, me quedo, a manera de nostalgia, con la gran fidelidad que reproducía el vinilo (¿mito o realidad?), con las portadas de los materiales en 33 1/3, la información que generalmente acompañaba a esos discos y, en el caso de los álbumes importados”, con ese aroma dulce que siempre fue consorte de las sorpresas.

P.D. Por cierto, el neoyorquino Joel Brodsky fue el fotógrafo que aportó la imagen del álbum debut de The Doors, la cual acompaña esta nota.