Viene de “Solidus” una moneda de oro de la época con la que pagaban a las legiones y que tenía un valor fijo, es decir, sólido. De “Solidus” derivó también “solidatus”, soldado, el militar que cobraba un sueldo.