“El desierto, la última metáfora de Estados Unidos”: Jean Baudrillard

América es el viaje por carretera del provocador francés a través de un Nuevo Mundo cuya banalidad y extrañeza lo fascinan. En las autopistas, centros comerciales, desiertos y ciudades de Estados Unidos percibe una vacuidad extática, una apoteosis de lo hiperreal

Jean Baudrillard y la incomunicación de la comunicación (Revolución 3.0)

POR Rob Doyle

América es el viaje por carretera del provocador francés a través de un Nuevo Mundo cuya banalidad y extrañeza lo fascinan. En las autopistas, centros comerciales, desiertos y ciudades de Estados Unidos percibe una vacuidad extática, una apoteosis de lo hiperreal

Todos saben que los mejores filósofos escriben como novelistas y que los mejores novelistas escriben como filósofos. Jean Baudrillard ha escrito en el horizonte del evento donde la teoría posmoderna y la ciencia ficción se vuelven indistinguibles. De forma atinada, los Wachowski incluso le solicitaron que apareciera en una secuela de The Matrix. Baudrillard se negó, afirmando que Matrix era exactamente el tipo de película que Matrix haría sobre sí misma.

De acuerdo con Baudrillard, lo real se ha desvanecido en imágenes de sí mismo: ahora estamos en la era de la simulación. Hay un nihilismo sin disculpas en sus evocaciones post-marxistas de un mundo “fresco” en el que todos los valores se han aplanado, un universo sin profundidad donde las superficies brillantes se reflejan entre sí y cada gesto humano es un simulacro estilizado.

América es el viaje por carretera del provocador francés a través de un Nuevo Mundo cuya banalidad y extrañeza lo fascinan. En las autopistas, centros comerciales, desiertos y ciudades de Estados Unidos percibe una vacuidad extática, una apoteosis de lo hiperreal. Para Baudrillard, el desierto es la última metáfora de América: vacío, vasto, radiante, indiferente, sublime. Y como todo lo demás, el desierto ha sido absorbido por el cine: no podemos mirar su horizonte sin ver a través de la lente de John Ford, percibiendo los estratos de la mitología astral.

Baudrillard es un maestro de ese tipo de oraciones peculiarmente francesas que no necesariamente significan algo, sino que más bien ofrecen sugerencias poéticas a cuentagotas. América plantea en gran parte de observaciones como la siguiente: “Aquí, en la transversalidad del desierto y la ironía de la geología, la transpolítica encuentra su espacio mental genérico”. El efecto acumulativo es hipnótico, y las ideas a menudo son inquietantes: “No hay nada más misterioso que un televisor abandonado en una habitación vacía… Es como si otro planeta se estuviera comunicando contigo”. Para Baudrillard, la sonrisa ubicua estadounidense “significa solo la necesidad de sonreír. Es un poco como la sonrisa del gato de Cheshire: sigue flotando en su cara mucho después de que la emoción ha desaparecido”.

Hoy, la América que pensábamos que conocíamos se ha desvanecido. Baudrillard sugiere que nunca estuvo realmente ahí.

Tomado de: The Irish Times. Marzo 2, 2019.

Trad. José Luis Durán King.