Marvels. 25 años. La miniserie que marcó una época

Un nuevo mundo se presenta en la vida de miles de personas que no pueden más que ser espectadores de hechos que rebasan al ser humano común por mucho, haciéndolo casi obsoleto. Y siempre, de cerca, está el ojo de Phil Sheldon para registrar los sucesos

POR Iñigo Pérez

Un nuevo mundo se presenta en la vida de miles de personas que no pueden más que ser espectadores de hechos que rebasan al ser humano común por mucho, haciéndolo casi obsoleto. Y siempre, de cerca, está el ojo de Phil Sheldon para registrar los sucesos

Hay creadores que tienen la fortuna de dejar huella con una obra. Otros, pueden hacerlo con varias de ellas, mientras que los genios se reinventan constantemente. Esos casos son los menos.

En esta ocasión me refiero a un pintor y escritor, fan y profesional del comic, que tuvo la suerte de poder demostrar su talento y dejar marca indeleble: el norteamericano Alex Ross, quien en 1994 publicó junto con el gran escritor Kurt Busiek, una serie corta que revisa la historia del Universo Marvel desde la perspectiva más humana posible.

¿Cómo sería el mundo si realmente existieran los seres con superpoderes? ¿Cómo afectarían la vida cotidiana? ¿Realmente nos sentiríamos seguros sabiendo que nuestras vidas y las de los nuestros corren constante peligro en un planeta en el que, al igual nos podemos topar a un loco en traje de spandex o a un ser con los poderes de un dios, capaz de destruir una ciudad con sólo un pensamiento?

Esas son las dudas que plantean Busiek y Ross en Marvels y sus cuatro partes de duración, además de un especial número 0. ¿Un número “cero”? Sí, en el mundo de los comics, todo se puede.

Marvels #1 se publicó en enero de 1994, mientras que el #4 –y último— llegó en abril del mismo año. En agosto se agregó el mencionado número cero, con un formato de menos páginas de las habituales, pero que enriquecía la experiencia en general. Posteriormente se recopiló toda la historia en un solo volumen y desde entonces se ha mantenido accesible tanto en formatos físicos como en digital. Se han hecho ediciones de aniversario, expandidas, de mayor tamaño; en fin, las que se te ocurran; cualquier pretexto es bueno para volver a esta serie, de las más humanas y mejor realizadas.

Con motivo de los 30 años de su publicación, en 2019 se reimprimieron los cuatro números principales de Mavels desde el mes de abril, con nuevas portadas y una expansión considerable de páginas, en las cuales minuciosamente se explican las numerosas referencias culturales escondidas dentro de sus paneles.

También, el 24 de julio, salió a la venta una nueva historia de 16 páginas, realizada por el mismo equipo creativo de Alex Ross y Kurt Busiek. Juntarlos fue toda una tarea ya que sus múltiples compromisos se lo impedían, amén de que existía un distanciamiento creativo que si bien, no los convirtió en enemigos, sí hizo que evitaran trabajar juntos durante algunos años.

El formato de la miniserie original también fue innovador: más allá de la portada de papel más grueso, como en el común de los comics, para Marvels se hizo una doble cubierta. La primera era una portada de cartón que contenía el arte sin ningún tipo de elemento gráfico, a fin de poder apreciarlo sin distractores. Sobre el cartón, se encontraba una segunda cubierta, una hoja de acetato, con el título enmarcado. Una sobre otra, permiten ver la portada completa.

El arte debe ser apreciado en su máxima expresión, ya que consiste de paneles totalmente pintados por parte de Alex Ross. Cada viñeta es una pintura independiente, realizada con toda la técnica y profesionalismo posibles. Iluminación, poses logradas con la utilización de modelos vivos, anatomía, perspectiva, narrativa y demás elementos eran requeridos para cada una de los cuadros. En sí es todo un logro el hecho de que un sólo pintor pudiera realizar dicho trabajo de una forma tan rápida y perfecta. Y como decíamos, cada página cuenta con referencias tanto del mundo del comic, como de los momentos históricos y culturales que representa la historia. Así que además de contar la historia, se aderezó con una enorme cantidad de sorpresas, lo que provoca que el lector regrese una y otra vez para descubrir lo que oculta la historia.

Y ya que mencionamos la historia, vayamos a ella: Marvels es, realmente, acerca de la vida de una persona. El fotógrafo y escritor Phil Sheldon, cuya pasión y trabajo lo llevan a vivir todo tipo de experiencias, fascinantes o aterradoras, a lo largo de su vida.

FOTO Marvels 2 Pinterest Henry Grey, en Avengers Marvel (Imágenes y Esculturas)

Cada número de Marvels abarca una época distinta en el Universo Marvel y en la vida de Sheldon. El primer número comienza con la creación de la primera Antorcha Humana (en 1939): Jim Hammond es un androide creado con conciencia propia y el poder de arder en fuego, habilidad que logra tener en control absoluto para no hacerse daño a sí mismo ni a los demás. Un incipiente Sheldon es partícipe de la presentación este extraño ser, del primer “hombre misterioso” que se apartaba de toda definición humana. Las reacciones son diversas, desde quienes se maravillan ante el milagro tecnológico hasta aquellos que repudian con horror a Hammond.

Desde ese momento, comienzan a surgir personajes que parecen salidos de leyenda: Namor, un atlante que se dice Rey de los Mares, declara la guerra a la superficie. Por su parte, Captain America hace su debut muy a tiempo para la Segunda Guerra Mundial, dando un sentido de esperanza al pueblo norteamericano. Todos estos hechos significan la llegada de las “maravillas” (Marvels).

Un nuevo mundo se presenta en la vida de miles de personas que no pueden más que ser espectadores de hechos que rebasan al ser humano común por mucho, haciéndolo casi obsoleto. Y siempre, de cerca, está el ojo de Phil Sheldon para registrar los sucesos.

La llegada de los Fantastic Four, de mano del genio Reed Richards (Mr. Fantastic), su novia Sue Storm (Invisible Girl), el joven Johnny Storm (una nueva Human Torch) y el héroe de guerra Ben Grimm (The Thing). Ant-Man y The Wasp, Iron Man, Iron Man, Hulk, seres de quienes no están claras sus lealtades.

¿Héroes? ¿Monstruos? ¿Un poco de ambos? Sin embargo, gente como The Thing, demuestran que la humanidad se lleva al interior, aunque el exterior tenga poca semejanza humana. Algunos incluso se reúnen en grupos para ayudar a los humanos. Se hacen llamar The Avengers.

De pronto, surgen los mutantes. Seres “defectuosos” por nacimiento que no requieren de accidentes de laboratorio para desarrollar habilidades sobrehumanas. Lo llevan en la sangre. Y si bien puede ser un talento que todos desearíamos como lo es el volar; también existe una gran posibilidad de convertirse en un ser que puede derretir a otros al disparar rayos con sus ojos. Es una ruleta rusa. Cualquiera podría ser un mutante. Tal vez el vecino o sus hijos. Podrían destruirnos mientras dormimos. Ese tipo de pensamiento lleva a muchas personas al miedo y al odio.

El racismo y la discriminación se convierten en un tema relevante dentro del Universo Marvel. Entre los mutantes, hay quienes están dispuestos a levantarse en contra de la humanidad y dominarla, como Magneto. Por otro lado, Charles Xavier y sus X-Men pretenden una coexistencia entre ambas especies, la utópica paz. Humanos con recursos, como Bolivar Trask, están dispuestos a erradicar el mal de raíz con sus Sentinels, robots programados para destruir a todo ser que no sea humano.

Algunos héroes se convierten en celebridades. La boda de Reed Richards y Sue Storm, de los Cuatro Fantásticos, es la sensación mediática.

Muchas veces hemos oído hablar del “fin del mundo” y en nuestro universo, no ha pasado de ser una superstición o creencia, pero… ¿qué pasaría si fuera realidad? Los habitantes del Universo Marvel debieron descubrirlo ante la llegada de Galactus, ser cósmico que se alimenta del núcleo de los planetas vivos. Como la Tierra.

Después de la incertidumbre y el terror, es gracias a The Fantastic Four y al también alienígena -y propio guardia de Galactus-, The Silver Surfer, que el fin del mundo es prevenido.

La confianza y esperanza es puesta en algunos héroes. Pero… ¿y si perdieran?

Se descubren nuevas civilizaciones: los Skrull, los Kree. La humanidad se ve atrapada entre ambas. Definitivamente nada ha sido igual desde la llegada de los primeros seres fantásticos, en ese lejano 1939. Phil Sheldon ha sido testigo de los hechos, los ha registrado y escribe un libro: Marvels. Nosotros, como lectores, no sólo vemos de manera rápida algunos de los eventos más importantes de Marvel, sino de la vida de Phil, un ser ordinario que debe narrar hechos extraordinarios. Desde sus inicios en su labor, hasta el nacimiento de sus hijas y su propia enfermedad.

Seres temidos como Spider-Man (después de todo, si J.J. Jameson dice que es una amenaza, debe ser cierto, ¿no?) o que se encuentran en un área gris, ambigua, como Luke Cage, Black Widow, Hawkeye o Daredevil, forman parte de un exquisito mundo de ficción.

Recabando datos, Phil Sheldon entrevista a una joven, Gwen Stacy, quien le hace ver lo magnífico que sigue siendo el mundo. Phil se da cuenta de que la diferencia de edades a veces sólo es distinguible por el cinismo.

Stacy tiene la capacidad no sólo de ver un mundo mejor, sino de perdonar al presunto asesino de su padre, el capitán de policía George Stacy, a manos de Spider-Man y Doctor Octopus.

Sheldon descubre una capacidad de asombro que había perdido.

Pero, tiempo después de la entrevista, un hecho ocurre que obligará a que Sheldon a encontrar palabras propias para poder terminar su libro, una obra de toda una vida.

Esa es parte de la historia de Marvels, de las mejores que podrás encontrar en comic y que este 2019 cumple ya 25 años de haber sido dada a conocer.

FOTO Portada: Marvels: La era de los prodigios, un repaso fotográfico a la historia de Marvel (rtve.es)

Tomado de: Up Date México. Julio 29, 2019.