La CIA desclasifica documentos sobre un robot insecto espía

Se pensaba que una abeja sería un buen candidato, pero su compleja mecánica de vuelo no se descifraría hasta finales del siglo XX. Entonces, un entusiasta de las libélulas propuso este insecto como prototipo. El animal tenía una aerodinámica estable, maniobrabilidad y capacidades de flotar, es decir, las cualidades necesarias para el futuro proyecto

POR Sputnik

Se pensaba que una abeja sería un buen candidato, pero su compleja mecánica de vuelo no se descifraría hasta finales del siglo XX. Entonces, un entusiasta de las libélulas propuso este insecto como prototipo. El animal tenía una aerodinámica estable, maniobrabilidad y capacidades de flotar, es decir, las cualidades necesarias para el futuro proyecto

En 2003, la CIA expuso en su museo muchas herramientas de espionaje nunca antes vistas. Entre ellas había una pequeña libélula robótica. Ahora la agencia ha desclasificado documentos que muestran cómo funcionaba este pequeño robot.

A primera vista, este artefacto de los 70 se parecía a cualquier libélula verde. Sin embargo, no era un insecto, sino un insectóptero que marcó un gran avance en la robótica en los tiempos de la Guerra Fría.

En aquel entonces, escuchar conversaciones con dispositivos electrónicos era una herramienta de espionaje poderosa y relativamente nueva, pero algunos lugares seguían siendo más difíciles de alcanzar que otros.

La CIA usó retrorreflectores, pequeñas cuentas de cristal que reflejan la luz láser a su fuente. Este rayo láser reflejado puede ser interceptado por cualquier vibración en el vidrio. La CIA podía entonces analizar el rayo devuelto y recrear las vibraciones que lo perturbaron, esencialmente extrayendo el sonido de la luz. En la práctica, estos retrorreflectores servían como un micrófono remoto para escuchar cualquier conversación.

¿Por qué fue elegida una libélula?

El desafío para los diseñadores consistía en desplazar pequeños retrorreflectores al lugar apropiado para escuchar las conversaciones. Los intentos de colocar los dispositivos a gatos o aves terminaron sin éxito. Entonces, fue propuesto crear un robot insecto que podría pasar desapercibido. Charles Adkins dirigió el proyecto.

El objetivo de Adkins era construir un dispositivo que pudiera volar 200 metros y llevar 0,2 gramos de cuentas retrorreflectoras sin ser notado.

Se pensaba que una abeja sería un buen candidato, pero su compleja mecánica de vuelo no se descifraría hasta finales del siglo XX. Entonces, uno de los colegas de Adkins, un entusiasta de las libélulas, propuso este insecto como prototipo. El animal tenía una aerodinámica estable, maniobrabilidad y capacidades de flotar, es decir, las cualidades necesarias para el futuro proyecto.

El equipo de diseñadores enfrentó el problema de cómo replicar las alas de una libélula, que aletean hasta 1,800 veces por minuto.

Para lograrlo, los científicos utilizaron un pequeño oscilador fluídico, un dispositivo sin partes móviles que es impulsado completamente por el gas producido por los cristales de nitrato de litio. Cuando las pruebas iniciales mostraron que el prototipo no podía llevar la carga útil requerida de 0,2 gramos, los diseñadores añadieron un empuje adicional parecido a la propulsión a chorro.

El modelo final pesaba poco menos de un gramo. Sus brillantes ojos eran las cuentas de cristal retrorreflectoras destinadas a espiar a objetivos desprevenidos.

Una cosa es construir, otra cosa es manejar

No obstante, había otra aún más complicada tarea para la CIA: cómo controlar la libélula espía.

El control por radio estaba fuera de discusión porque cualquier peso extra condenaría al pequeño insectóptero. Por eso, los diseñadores recurrieron a los láseres usados para los retrorreflectores. La idea era que el láser calentaría una cinta bimetálica que luego abriría o cerraría el escape de la libélula. Al mismo tiempo, otro laser serviría como un volante para dirigir el pequeño dron a su destino.

Esta libélula podría volar sólo 60 segundos. Sin embargo, era suficiente para llevarla a un objetivo a unos 200 metros de distancia.

Sin embargo, el prototipo era difícil de controlar en condiciones diferentes de las de laboratorio.

En teoría, la libélula podría volar con vientos de menos de 11 kilómetros por hora, pero “la demostración definitiva del vuelo controlado no se ha logrado todavía”, informó finalmente Adkins.

“Aunque las pruebas de vuelo fueron impresionantes, el control en cualquier tipo de viento cruzado fue demasiado difícil”, señaló.

El programa costó 140 mil dólares, unos 2s millones de dólares de hoy. Ninguna misión de la CIA nunca requirió el nuevo espía libélula, y finalmente el proyecto se cerró.

FOTO Portada La CIA desclasifica documentos sobre un robot insecto espía (Sputnik Mundo)

Febrero 19, 2020.