Andrea Mireille

Albañil de las letras, dedico mi vida a la palabra escrita. Para mí no hay pretexto; cada situación, tropiezo y experiencia sirven para crear. Eterna aprendiz, sarcástica, noctámbula e impetuosa.
Y, sí, carne de diván.