*

Poetisas feas, poetas guapos

Poetisas feas, poetas guapos

Los poetas jóvenes nos han ganado terreno y ahora ellos son los que se quedan con las mejores chicas, que no las inteligentes, sino las que mejor llenan los vestidos, las medias, los escotes. No importa lo que leas ni cómo lo leas. No importa si vas en chanclas o de zapatos para baile de XV años. Tienes barba. Eso sí importa

Ogros, brujas y lobos: la arqueología del cuento de hadas

Ogros, brujas y lobos: la arqueología del cuento de hadas

En una sociedad en la que la violencia, la discriminación o la sangre está mal vista en los cuentos parece que, más allá de las versiones con el filtro de Disney, corren peligro, si no de desaparecer, por lo menos de adaptarse tanto a la época en la que los toca vivir que perdamos el conocimiento de la fuente

Ahorcando al ganso…

Ahorcando al ganso…

“Apretarle el cogote al ganso…” Un acto simple pero lleno de perversidad y por tanto deseado. El varón se iniciaba en un acto bestial, esto es, tenía sexo con un animal, en este caso el ganso. El punto culminante de ese encuentro era cuando al finalizar el acto, ahorcaba al animal cuyas reacciones, decían, no los superaba la imaginación

Melville y Hawthorne: dos monstruos de la literatura estadounidense

Melville y Hawthorne: dos monstruos de la literatura estadounidense

La amistad de Melville y Hawthorne fue de confidencia literaria y personal. Intercambiaron conocimientos y se dieron consejos, incluso Melville le presentó parte de la obra que escribía, a la que había bautizado como The Whale, de la cual Hawthorne recomendó hacerle cambios, de forma que pasó de ser un texto minucioso sobre la labor de cacería de las ballenas a un trabajo alegórico

Melville, 200 años de un explorador de la modernidad

Melville, 200 años de un explorador de la modernidad

Todos los libros de Melville, cada uno con sus historias particulares, tienen como impronta la inclusión de los mundos que vivió a través de sus viajes a lo largo del Pacífico. La gente que conoció y los paisajes que observó y que luego ficciona son el contexto en el que aparece la mayoría de sus historias

Instrucciones para armar un taller de literatura

Instrucciones para armar un taller de literatura

Comparta el cartel en su Facebook cuantas veces sea necesario; de hecho, de ser posible abra un perfil con el nombre del taller de literatura y ponga fotografías de Hemingway, de Poe, de usted o de su novia. Dígale a su diseñador que sobre la frente de las fotografías ponga un letrerito que pregunte: ¿Quieres ser escritor? No hay falla con esta pregunta