Alejandría

Para, papá, para

Para, papá, para

María casi devuelve la comida de la mañana. Galletas maría y leche, pero se aguanta. Julián no quería tenerla parada. Cerraba los ojos. Él sí sentía asco. Al ver a su hermana mujer ahí. Quería que su papá se aburriera y los dejara tranquilos. Se juraba ya no ir con sus amigos. Nunca más. Sólo de vez en cuando

Mujeres mayores y erótica, romper el tabú

Mujeres mayores y erótica, romper el tabú

Hay que construir una estética cultural de mujeres viejas y bellas, y recordar que el deseo de sentirse atractivo y gustar no se apaga. Los hombres envejecen exactamente igual pero en cambio la mirada social no es tan aniquiladora, pese a que ellos siguen sometidos al mandato que iguala sexo con coito, difícilmente alcanzable para ellos en la vejez

Sobre La literatura nazi en América

Sobre La literatura nazi en América

En La literatura nazi en América aparecen claros por primera vez tres elementos que marcarán el resto de la producción literaria de Roberto Bolaño, el grupo de libros que, redactados en menos de una década, lo colocarán como el narrador más destacado de su generación, como el escritor con el cual cierra el siglo XX de las letras hispanoamericanas

Irvine Welsh: El final de la cultura juvenil ha llegado

Irvine Welsh: El final de la cultura juvenil ha llegado

Al borde de los 60 años, el escritor valoró que “hay una cierta sabiduría que llega con la edad” y “se pierde un tipo de pasión irresponsable que se tiene cuando se es joven”. “Es genial tener ese tipo de intensidad. Uno lo pierde a medida que se hace mayor, cuando ya sólo ves todas las tonalidades de gris”

Martín González, el Inmutable

Martín González, el Inmutable

A Martín le brillaron los ojos cuando divisó la pulquería a la que nunca había podido entrar. Por una cosa o por otra siempre se le negaba la oportunidad de ponerse una peda en ese ya mítico lugar para él. Esta vez sí lo logrará pero con funestas sorpresas. Empujó las puertas con resorte, de regreso una de ellas le pegó en el codo justo en el nervio

Aladino, un cuento chino

Aladino, un cuento chino

El orientalista francés Antoine Galland empezó su traducción de Historia de Aladino o la lámpara maravillosa de forma clara: “En la capital de un reino de la China, muy rico y muy vasto, cuyo nombre no acude ahora a mi memoria…” No se trata de una transcripción literal: eliminó los pasajes más escandalosos, que contenían sexo o violencia extrema

Ojos infinitos

Ojos infinitos

Fue en una noche, pintando en una vaga obscuridad, alumbrando la pared sólo con un par de velas, cuando sintió que una mano tocaba su espalda. Unos pequeños dedos rozaron su cuello. Volteó, agachando la cabeza, para ver a una niña con ojos que parecían no tener fin. Ella era quien lo estaba molestando

Jules Verne: un escritor polímata

Jules Verne: un escritor polímata

De acuerdo con el especialista Mario Armiño, ensayos, artículos, discursos y conferencias “demuestran que Verne estaba al día, que estudiaba también mucha geografía, y que estaba al tanto de hechos científicos más o menos estabilizados en su momento”, que luego en sus narraciones desarrollaba “con sus imaginaciones”

Disculpe, hay una rata en mi café

Disculpe, hay una rata en mi café

Sentí que todo el mundo me miraba a pesar de que el restaurante estaba vacío. Por supuesto la rata seguía ahí. Ahogada en mi café negro. Llegando al infierno de las ratas. El mesero se dirigió a la cocina dejándola ahí. Enfrente de mí para que la contemplara un poco más. La bella obra macabra de alguien sin tener que hacer