Coronario

Literatura y mierda: razones para escupir

Literatura y mierda: razones para escupir

Hay un momento en la vida en que frente a una mujer tienes dos opciones: escapar, morderte los labios, patalear, llorar con la cabeza en la almohada; o morir ahí mismo, frente a su mirada y su lástima, como ese mismo perro que queda en medio de cualquier avenida bañado en sangre

La cueva de un animal herido

La cueva de un animal herido

Escribo. Si existen fines terapéuticos para la escritura confió en ellos. Sin ningún tipo de pretensiones. Por favor, créanme. A lo lejos los días son grisáceos y sin sentido. Soy ese animal herido que se hunde en su lúgubre cueva a lamer sus heridas con tal de sanarlas y salir al encuentro de las hienas. Ahí me encuentro. En una cueva

Norma

Norma

Pienso en lo que está por llegar. Sé que es ocioso hacerlo. Aceptemos que somos expertos en ociosidades de ese tipo. Hay un hombre. Hay una mujer. Hay una estación de trenes en ruinas. Cientos de palomas disecadas y palabras de esas que dicen se atoran en la punta de la lengua. Pienso en lo que está por llegar

Norma

Norma

No tengo más expectativas que aquellas que me sostienen con suspiros en el día a día. Pero lo hago. En ti es que pienso. En cada una de tus fotografías dispuestas en una pared. En el color de esa pared. En la forma infinita de tus chinos. En tu mirada. También en tus labios. En todo eso pienso mientras la mañana interrumpe con su sol violento por la ventana

Suspiros y otra manera de destruir el mundo

Suspiros y otra manera de destruir el mundo

Hace mucho que deje de creer en los procesos terapéuticos de la escritura. Y tampoco me interesan. Pero si consigues plasmar el odio que sientes hacia el mundo y la muerte tienes un paso adelante. Tampoco es que te vayas a salvar o que dejes de ser el mismo animal moribundo, pero al menos tendrás una escritura honesta

Cuando la vida de tus sueños se pudre

Cuando la vida de tus sueños se pudre

Los sueños no existen. La mujer de tus sueños tampoco. El hombre de tus sueños menos. No hay relación amorosa que no nazca rota porque está comprobado que el ser humano es incapaz de soportarse a sí mismo si no fuese por las herramientas que tiene a su alcance: Internet, televisión, porno, alcohol, drogas, y todas las exquisiteces mundanas

José María Álvarez y Sexto Piso

José María Álvarez y Sexto Piso

Sexto Piso sabe que si a alguien se le puede ceder la palabra es a José María Álvarez. Por lo tanto Ruiseñores de Inglaterra (Sexto Piso 2017) es una selección de poemas hecha por quien, al igual que Borges, es un gran lector antes que un autor. Son muchos los nombres que se nos presentan en esta bella antología

14 de febrero: carta

14 de febrero: carta

Hasta usted llego con palabras que seguramente le han repetido los mismos hombres de siempre. Hace usted bien. Se creen tan poderosos que creen en el amor a perpetuidad, cuando la realidad es que día con día el amor muere, y nada podemos hacer por detenerlo más que llenar su espacio de miles de besos para que la caída no sea tan fuerte

Amorcito corazón

Amorcito corazón

Amorcito corazón se trata de una coedición con el Instituto Sonorense de Cultura. De un tiempo para acá Sonora despunta con buenos talentos literarios (daría para otro texto los nombres) tanto en prosa como en poesía. Lo mejor es que apoya a autores que no son tan famosos, le apuestan por distintas propuestas narrativas y generan apoyos para publicar

Alcohol y escritura

Alcohol y escritura

Piénsenlo por un momento: la postura del alcohólico que es capaz de sobrevivir a todo es la mejor publicidad de un autor que, como Charles Bukowski, incluso hace del alcohol y los excesos una de las temáticas obsesivas de su obra literaria. ¿Sería tan popular si se hubiese tratado de un hombre sobrio?