Guía de perplejos

Helado: la comida icónica de las rupturas

Helado: la comida icónica de las rupturas

“El cerebro está configurado para desear alimentos calóricos como recompensa. El helado tiene dos de las sustancias a las que el cerebro está más preconfigurado para identificar como premios: grasa y azúcar. Nos hemos vuelto muy efectivos produciendo en masa estos alimentos”, señala especialista

Brujas, inquisidores y feminismo

Brujas, inquisidores y feminismo

No es anecdótica la cantidad de cazadores de brujas y jueces de la verdad que también acabaron en la hoguera. Recuerda al poder y caída de muchos caudillos y dictadores, que mientras su fuerza es consistente se le apoya sin fisuras, pero en el momento que algo falla, se resquebraja todo

El fraude que infectó a Isaac Asimov

El fraude que infectó a Isaac Asimov

El Virus de Inmunodeficiencia Humana, que no es ciencia ficción, se introdujo en la vida de Isaac Asimov tras una operación para instalar un triple bypass. Su viuda, Jannet Jeppson, recordó que después de la operación, “al día siguiente tuvo mucha fiebre… sólo años más tarde nos dimos cuenta de que la infección por VIH se había manifestado”

La fealdad imaginaria

La fealdad imaginaria

El Trastorno Dismórfico Corporal tiene bases en la percepción distorsionada de la imagen corporal, de sus partes, formas, límites, así como de los pensamientos sobre el aspecto y las emociones asociadas al mismo

Y seguimos sin saber quién fue Jack el Destripador

Y seguimos sin saber quién fue Jack el Destripador

En 2014, el autor Russell Edwards publicó un libro con base en los resultados que le reportó Jari Louhelainen, señalando al peluquero polaco Aaron Kośmiński como Jack el Destripador. El libro fue criticado por la comunidad científica, por un gigantesco error de nomenclatura y porque carecía de información completa sobre las muestras

Hikikomori: los jóvenes que nunca salen de sus cuartos

Hikikomori: los jóvenes que nunca salen de sus cuartos

Un tema controversial en las investigaciones sobre los hikikomori es la influencia de la tecnología moderna en el aislamiento. Todavía está lejos de establecerse cualquier vínculo potencial entre estos dos fenómenos, pero preocupa que la “generación perdida” de Japón pueda ser un llamado de atención de nuestras cada vez más desconectadas sociedades