Paños menores

El beso: lo que no sabías…

El beso: lo que no sabías…

El Renacimiento otorgó cierta tolerancia pública al beso. Sin embargo, la tolerancia fue decayendo hasta que, en el XIX victoriano, volvieron a imponerse, en Occidente, los rigores de la completa abstinencia pública. Fue hasta los años 60 cuando recuperaríamos lo del beso en la plaza como reivindicación de lo subversivo de los afectos públicos

El sexo, el gran desconocido

El sexo, el gran desconocido

Socavar los roles tradicionales puede tener efectos terapéuticos para la pareja. Del Cuckolding pasamos al Pegging en el que la mujer toma el rol dominante y penetra al hombre. Su popularidad se debe al célebre periodista y escritor Dan Savage que lo bautizó tras una encuesta entre sus lectores

Libertinaje y seducción, el fin de la aristocracia

Libertinaje y seducción, el fin de la aristocracia

Fueron los últimos representantes de una forma de ver el mundo moldeada durante siglos que no soportaría el embate de los nuevos tiempos. En Los últimos libertinos (Siruela) la escritora Benedetta Craveri reúne las biografías de siete aristócratas del XVIII francés, representantes de un orden que las Luces apagaron para siempre

Las conductas basura del ligoteo 2.0

Las conductas basura del ligoteo 2.0

La superficialidad, la inmediatez y la sensación de acceder a un vasto mar con múltiples posibilidades gracias a las aplicaciones con las que entran en contacto los solteros han disparado el nacimiento de comportamientos antes desconocidos, pero que no pueden calificarse más que de conductas basura que la sociedad acaba por aceptar e incorporar

El arte del escándalo

El arte del escándalo

Miguel Ángel pintó desnudos en la Capilla Sixtina que, poco más tarde, varios papas ordenaron cubrir con ropas. Toda obra está sometida a los valores del tiempo y el lugar en que fue creada, y una de las grandes lecciones de la historia del arte es que el péndulo de la moral no ha parado de oscilar

El secreto encanto de las mujeres fatales

El secreto encanto de las mujeres fatales

El estereotipo de mujeres fatales que las relaciona con la sensualidad, la seducción, la manipulación, la ambición y la utilización de sus encantos para el logro de sus objetivos es un invento masculino que encontramos ya en los textos sagrados, así como en la mitología, la literatura, la pintura y, especialmente, en el cine