Judío

Adela

Adela

Apostar por el poder curativo de las historias sería erróneo. Las historias no curan. Sean del tipo que sean. Son sólo palabras y como palabras se quedan. Sin embargo, cuando se está enfermo puedes pedir que te cuenten una muy buena historia. No sanarás del todo, pero acaso las penumbras de tu corazón alcancen a sonreír de buena manera

LOS LIBROS, LAS PROSTITUTAS, EL TIEMPO

Como gran observador de la condición humana, Walter Benjamin escribió: “Los libros y las prostitutas entrecruzan el tiempo. Dominan la noche como el día y el día como la noche”. Por su parte, el húngaro avecindado en París, Brassaï, dedicó gran parte de su tiempo a fotografíar la oscuridad de la Ciudad Luz y de sus habitantes de la noche, entre ellas las prostitutas